Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Generación Chávez: un legado por venir

Compartir

tumblr mmy6gfCbPT1sp2nzoo1 500
imagen de Trinchera Creativa

"Nuestra fuerza nace del hecho moral. (...) Y si pierdes moralmente, pierdes generacionalmente. La peor derrota de un revolucionario es la derrota moral. Puedes perder elecciones, puedes militarmente, puedes perder la vida, pero sigue en pie tu principio y tu credibilidad. Cuando pierdes la moral, ya no te levantas, va a ser otra generación, va a ser otro líder el que va a poder levantarse." (García Linera, 2016)

Aún se encuentra presente el debate sobre el legado del Comandante Chávez: ¿Será la comuna? ¿El socialismo bolivariano del siglo XXI? ¿O el Plan de la Patria?... ¿Ninguna de las anteriores? ¿U opciones más defendidas por las tendencias reformistas y/o liberales dentro de nuestro proceso?

Lo cierto es que el destino del Proceso Bolivariano sigue abierto, como transcurso objetivo de la historia, a la modulación y transformación por parte de lxs luchadorxs  (… y otro tipo de actores) que imprimen su voluntad política y acción revolucionaria en la cotidianidad de la disputa, en la lucha por la construcción del socialismo.

En esta ocasión queremos traer a la discusión, el papel clave que juegan las generaciones venideras en esta avanzada. Pues como mejor sabrán lxs combatientes de ayer (que también son los de hoy), la conquista del socialismo se encuentra condicionada por el tiempo y la fuerza que lxs revolucionarixs imprimamos en la tarea militante. Hoy más que nunca tenemos la responsabilidad de aprender sobre las victorias y fracasos que nos anteceden. Nos vemos obligados a trascender los vicios que corroen nuestro proceso y la posibilidad de dar forma a un mundo diferente.

Aristas como: lo comunicacional, el trabajo territorial, la formación política, el estudio y la forja ética, son elementos que debemos atender quienes crecimos en la Venezuela de la democracia participativa y apostamos a la continuidad chavista. ¿Cómo terminar de librarnos del representativismo que aún vemos en las instancias de autogobierno popular? ¿Cómo terminar de entender que el enemigo nos hace daño y vela su rostro tras ingenuos “vivarachos” que sitúan la guerra en el seno de la misma clase trabajadora? ¿Cómo construir instrumentos adecuados a nuestros tiempos que nos permitan invitar, desde las propias estéticas (contrahegemónicas), desde las propias prácticas y desde nuestras propias realidades (no sólo virtuales), a la contienda contra el neoliberalismo? ¿Qué hacer hoy frente a los duros golpes morales que hemos recibido desde el chavismo? Con dirigentes que han claudicado, robado y manoseado nuestras banderas.

Son preguntas a las que debemos responder desde el trabajo pues, resulta innegable, lo que logremos o dejemos de hacer hoy, tendrá una repercusión directa en la concepción en torno al chavismo y la revolución que reciban las generaciones venideras. Las siguientes líneas del libro de la historia dependen, en gran medida, de nuestra capacidad por asimilar nuevos escenarios, de nuestra determinación por comenzar de nuevo lo que no se hizo correctamente, de la correlación de fuerza que conquistemos y las prácticas políticas que asumamos y abracemos como principios.

Si el camino prefigura el objetivo, entonces desde ahora estamos convocados a encontrarnos desde la solidaridad revolucionaria a colocar en ese mozaico las piezas que nos correspondan, desde la humildad y la mutua complementariedad, porque juntos somos más fuertes.

“Si en algo debo insistir en este nuevo escenario, en esta nueva batalla, en este nuevo trance —diría un llanero por allá— bueno es en fortalecer la unidad nacional, la unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias" (Hugo Chávez, 08/12/2012)

Compartir