Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

VIDEO: [A UN CLICK] Desarrollo de tecnología para inducir al cáncer

Compartir

a un click

Se trata de las investigaciones científicas que se desarrollan en EEUU sobre la inoculación de células cancerígenas en personas, o experimentos que afectan a cientos de ciudadanos en el mundo. En éstos días que recordamos con amor a nuestro Comandante también nos preguntamos: Y si nos lo arrebataron?. Si todo es parte de una reconquista del imperialismo que ha avanzado en nuestro continente en estos, los más tristes tres años de la historia contemporánea. La muerte de Chávez, para el continente, sólo es comparable con el duelo a Bolívar. Con amor, les comparto ésta iniciativa que sólo busca darle una razón científica al más grande de los dolores: el acumulado de los abrazos que nos queda por darle a Chávez, los besos que nos guardamos hasta la hora del reencuentro. VIVA CHÁVEZ, CARAJO. VIVA UNA Y MIL VECES!

Compartir

Leer más: VIDEO: [A UN CLICK] Desarrollo de tecnología para inducir al cáncer

El asesino de Gisella Rubilar Figueroa

Compartir

1gisella

El 8 de marzo de 2014, alrededor de las 8 de la noche un certero disparo, en plena cara, mato a Gisella Rubilar Figueroa, mujer merideña (de origen chilena, pero merideña, al igual que Leticia que como ella también es merideña), educadora, artesana, pero sobre todo luchadora… En pocos días se cumplen dos años de su asesinato y aún estamos esperando que ocurra algo parecido a la justicia.

En una nota publicada el 14 de marzo (1) el presidente Maduro afirmó en ese momento: “Las investigaciones están muy avanzadas, ya están identificados los asesinos, estamos tras de su pista” pero, repetimos, a casi dos años seguimos esperando algo parecido a la justicia.

Ayer, en “El mazo dando”, Diosdado cabello anunció la detención de Ricardo García Sanz, militante de “Voluntad Popular” que estaba siendo solicitado como responsable material del asesinato de Gisella. Y eso proporciona algo de tranquilidad pero no significa justicia, de hecho nada está resuelto. En días pasados se presentó en rueda de prensa en la ULA, apoyado por el señor que dirigió las guarimbas en Mérida, Williams Dávila, que por ser diputado goza de inmunidad y de impunidad, al delincuente Nixon Moreno. Y no pasa nada, salvo algunas declaraciones aquí o allá, no pasa nada y menos cuando la aprobación de una “Ley de Amnistia” es inminente.

En días pasados el pequeño ser que ahora dirige la Asamblea Nacional, y discúlpenme, pero a una persona que habla así de una persona muerta, sea amigo o enemigo, solo se le puede calificar de esa manera, se refirió a uno de los muertos de esos terribles días del fascismo desatado a lo largo y ancho del país como “el tal muerto ese…”. Está claro que para ellos Gisella es apenas la tal chilena muerta y estoy seguro que para ellos es importante insistir en que es chilena y no venezolana, para así justificar que lo de la bala certera fue un azar por estar metida donde no debía.

Y lo triste es que no son ellos los únicos, las cuentas oficiales hablan de 43 y cientos de heridos, las cuentas extraoficiales nos muestran muchos más. Cientos de camaradas muertos (campesinos, trabajadores, dirigentes, hombres, mujeres, jóvenes, niños) y la mayoría de ellos sin asesino identificado. Pero es una tontería insistir en el problema legal de la identificación policial de un responsable. Estos son víctimas de una guerra que existe así se quiera negar, aquí o allá: la guerra entre los desposeídos, los pobres empobrecidos, los proletarios y los desposeedores, los empobrecedores, los propietarios. Una guerra que existirá mientras exista un 1% de personas en el planeta que posea el 90% de las riquezas existentes y que necesita para mantener esa situación, someter al pueblo pobre y hacerlo a costa de lo que sea, incluyendo cualquier tipo o forma de represión. Es lo que Marx llamó “la lucha de clases” es decir la contradicción absolutamente antagónica entre la clase poseedora del capital, y la riqueza y los trabajadores que lo único que tienen es su capacidad de trabajar y producir.

Ningún paño tibio resolverá esto, y menos ningún acuerdo es posible. Está claro. La derecha, por ejemplo, va a aprobar, pronto, una ley que libere de culpa a los asesinos de Gisella aun antes de ser culpados y otra ley que le regrese al trabajo su condición de forma de control sobre los trabajadores. Ya lo decía bien claro uno de ellos: “La Ley del trabajo no puede favorecer al trabajador”. Es decir, ellos no pueden permitir la existencia de una ley de los trabajadores, solo de una ley del trabajo que haga legitima y ética la explotación. Y estos son solo unos pequeños ejemplos.

Y por eso hablábamos antes, de que dos años después de la muerte de Gisella, pero que son seis o 16 o quien sabe cuántos, en tantos y tantos otros asesinatos, apenas esperamos algo parecido a la justica. Y es que la verdadera justicia solo se logrará cuando la propiedad como forma de explotación, es decir el derecho de unos pocos a explotar a la mayoría, basados en el dios “propiedad” se termine. Pero eso significa una verdadera revolución, no un simple cambio de unos dueños por otros o el simple cambio de fachada de algunas cosas para seguir escondiendo la realidad. La verdadera justicia solo se logrará cuando el pueblo trabajador desmonte el capitalismo y construya un sistema social donde desaparezca la propiedad privada de cualquier  tipo, un sistema social donde el ser humano pueda dar según su capacidad y recibir según su necesidad.

Yo conocí a Gisella, como conocí a Leticia a la cual nombre al principio de esta nota, o como he conocido a tanta otra gente, por ahí, en la calle, en la acción, en los hechos concretos. La recuerdo como una mujer alegre, dispuesta a la tarea, activa, clara políticamente y muy merideña. Sus hijas menores son todas merideñas y ella, Gisella, estaba dedicada a trabajar por lo que consideraba su tierra concreta, pensaba como todos nosotros que “la patria es América” pero luchaba en lo concreto por su pedacito de patria en la cual le había tocado vivir.
Para la foto de esta nota hemos tomado esa, que es parte apenas de una foto más grande, y donde está ella como la recordamos, activa y sonriente. Y ese es el camino, la lucha por la igualdad, pero no basada en el odio de los pequeños seres, sino en la verdadera felicidad, esa de la que hablan Bolívar, el Che y Chávez y en la lucha por la cual, los mataron.

¡La lucha tiene que seguir!

 

Compartir

Las dos tácticas de la Derecha

Compartir

EstrategiaDerecha

Mucho se ha hablado de que la derecha no hizo campaña para las elecciones del Domingo 6 de Diciembre en Venezuela. No es así. En realidad, la MUD (Mesa de Unidad Democrática) trabajó intensamente para tratar de derrotar al gobierno de Nicolás Maduro. Sólo que su campaña no la hizo en el terreno electoral, porque es un espacio en el cual ha sido sistemáticamente derrotada desde el triunfo del Comandante Hugo Chávez Frías en las elecciones presidenciales de Diciembre de 1998.

Compartir

Leer más: Las dos tácticas de la Derecha

EEUU y Alemania financian la imposición del imaginario del fraude

Compartir

CNE-3

Hoy, cuando la Unasur ya comenzó sus labores de acompañamiento de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, donde expertos de once países encabezados por el expresidente dominicano Leonel Fernández, la oposición sigue clamando por la injerencia de políticos y observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, y expresidentes conservadores no sólo de América latina.

Compartir

Leer más: EEUU y Alemania financian la imposición del imaginario del fraude

Más de 200 pacifistas exigirán en Guantánamo la abolición de las bases militares

Compartir

11192383w r900x493

El Movimiento Cubano por la Paz exigirá el cierre de la Base Naval de Estados Unidos en la oriental provincia de Guantánamo y la devolución de ese territorio ocupado ilegalmente, durante un encuentro internacional que reunirá a más de 200 pacifistas de todo el planeta, muy cerca del enclave militar norteamericano.

Compartir

Leer más: Más de 200 pacifistas exigirán en Guantánamo la abolición de las bases militares

Por una cultura feminista en América Latina

Compartir

Pearl-Jam-Ni-Una-Menos-680x365

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo.”

Eduardo Galeano

Mucho se ha avanzado en materia de inclusión durante la última década y media en América Latina. Respetando sus particularidades locales, distintos gobiernos progresistas generaron una transformación profunda que logró reducir ampliamente los índices de desigualdad, desnutrición, pobreza extrema y desempleo.

Las mejoras en el ámbito económico vinieron complementadas también con activas políticas sociales, un aumento considerable del presupuesto destinado a la educación, el fortalecimiento de la salud pública, importantes conquistas en materia de derechos civiles y el surgimiento de nuevos canales de integración regional (nacimiento tanto de la Unasur -2008- como de la Celac -2011-, y ampliación del Mercosur –incorporándose Venezuela y Bolivia-).

Sin embargo, son muchos los desafíos que quedan por delante en la agenda de la equidad. Los altos índices de femicidio y los fuertes resabios de la cultura machista representan una de las principales problemáticas vigentes.

El caso puntual de la Argentina constituye uno de los ejemplos más claros respecto a la gravedad que plantea dicha circunstancia: en los últimos siete años se registraron 1808 casos de niñas y mujeres asesinadas, de los cuales 277 transcurrieron durante el pasado 2014.

La escalofriante cifra surge de un estudio denominado “Informe de investigación de femicidios en Argentina”, realizado por el Observatorio Adriana Marisel Zambrano. Los números presentados por la mencionada entidad, que está dirigida por la Asociación Civil La Casa del Encuentro, coinciden con las denuncias y cuestionamientos planteados por múltiples organizaciones de Derechos Humanos. Si bien es frívolo presentar la referida tragedia en base a la divulgación de estadísticas, es necesario para entender la profundidad de su seriedad.

Ante esta realidad tan cruda, el 3 de junio del presente año se llevó a cabo una histórica jornada denominada “marcha del ni una menos”; en la cual más de 500.000 personas se movilizaron en las principales localidades del país para reclamar por los derechos de la mujer. Gesto que destaca un significativo proceso de concientización colectiva.

Pero resultaría un grave error limitar el repudio únicamente al extremo que implica una muerte, o conmocionarse recién cuando aparece un hecho de agresión física; puesto que ello encarna la expresión máxima de una larga cadena de violencia que sufre la población femenina.

¿No es hipócrita una sociedad que aplaude y se solidariza con manifestaciones de repudio al machismo, si naturaliza episodios de vulnerabilidad permanente hacia las mujeres y convive diariamente con ellos?

Cuando ciertos medios de comunicación ubican a la mujer como un objeto, se repiten sucesos de acoso en la calle, con pretextos “moralistas” se les niega la potestad de decidir sobre su propio cuerpo, una empresa determina el salario según el género del empleado o instituciones profesionales discriminan de acuerdo al sexo del personal –limitando el rol femenino a un lugar secundario-; todo ello forma parte de la larga cadena de situaciones que constituye la violencia de género, y sin su habitualidad difícilmente existirían los altos índices de femicidios reflejados más atrás.

Como bien afirma Eduardo Galeano, es necesario romper con el estereotipo del “sexo débil”, secundario respecto al “fuerte” y “dominante”

Argentina es pionera en impulsar reformas que endurezcan penas (tipificación del femicidio en el 2012), como en establecer mecanismos gubernamentales de contención y prevención (existe la línea telefónica 144 para hacer denuncias anónimas y que opera las 24 horas del día). Decisiones políticas fundamentales, que demuestra la existencia de un gobierno decidido a no mirar para otro lado; como también la incansable lucha de las asociaciones y movimientos de mujeres.

Complementariamente, la tarea de fondo pasa por desarticular la cultura del patriarcado. Es indispensable educar a las próximas generaciones en valores de respeto e inclusión, que el colegio sea un pilar que fomente la solidaridad y la comunión social.

Por su parte, la prensa tiene mucho para aportar dada su capacidad de marcar agenda y visibilizar luchas; desarrollar un periodismo que adopte cada vez con mayor fuerza la causa de la igualdad de género es uno de los grandes desafíos de los nuevos comunicadores.

No alcanza con bajar los índices de violencia directa, es necesario asegurar una sociedad donde nadie tenga la impunidad de sentirse por encima de otro.

Compartir