Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Cuando nos invadan los gringos. Por Los Cayapos

Compartir

Cuando nos invadan los gringos

Mascaremos chiclets. Comeremos hotdog y hamburguesas en Mcdonal. Los niños desayunaran conflei de kelou. Tendrán nintendo y verán Nikelodeon Amaremos por feibur y nos arrullaremos con el sonar de los tuiter por black-berry. Manejaremos computadoras y navegaremos por internet. Iremos a la universidad, hablaremos inglés, vestiremos wrangler y levis. Tendremos carro y andaremos felices en las colas de las autopistas. Pasearemos en los centros comerciales disfrutando de los aires acondicionados. Celebraremos la navidad con Papa Noel, el espíritu de la navidad y el halloween. A punta de aguardiente, marihuana y cocaína, perrearemos con regueton y nos llenaremos de tatuaje y pilcen.

Compartir

Leer más: Cuando nos invadan los gringos. Por Los Cayapos

Eterno retorno del fascismo. Por Alvaro Ramis

Compartir

Durante los últimos diez años, en especial luego del 11 de septiembre de 2001, los partidos de extrema derecha han experimentado un auge electoral en la mayoría de los países europeos y en Estados Unidos.

Se trata de un fenómeno que no ha sido fácil de explicar para los analistas convencionales, ya que sus formas y discursos no responden a los parámetros clásicos usados por las derechas racistas y los grupos neonazis. Al contrario, se trata de nuevos partidos o movimientos remozados, con nombres lejanos a la retórica política tradicional: el Tea Party, en Estados Unidos, el Partido de la Libertad, en Holanda, los Verdaderos Finlandeses, el Partido del Progreso, en Noruega, etc.

Este giro ha sido asumido también por partidos de la vieja derecha cambiando de liderazgos y radicalizando sus posturas. Además han abandonado toda referencia a temas cruciales para ese sector político. Ya no hubo referencias a las razas inferiores o superiores. En cambio se empezó a hablar de incompatibilidades culturales, al calor de las tesis sobre el choque de civilizaciones de Samuel Huntington. Se abandonó la argumentación basada en las diferencias raciales para abordar una amenaza del multiculturalismo. Se encontró en el Islam un excelente recurso para criminalizar a todos los inmigrantes de una manera más tolerable. Y ya no se atacó a los judíos. Al contrario, estos nuevos partidos se han inscrito en un abierto apoyo al Estado de Israel, que pasa a ser un excelente aliado si se mantiene en su territorio y controla a los árabes, los nuevos chivos expiatorios de todos los males de Occidente. Tampoco se trata de “revisar” el pasado, tratando vanamente de negar Auschwitz, las fosas adreatinas o Villa Grimaldi.

Dados estos cambios formales, la mayoría de los políticos y los medios de comunicación han tachado a estos nuevos grupos políticos con rótulos ambiguos, tales como derecha populista, neoconservadores, derecha identitaria, antiislamistas, nacionalistas, etc. Sin embargo, una minoría ha advertido que todas estas categorías no dan cuenta del peligro que este fenómeno entraña para las democracias. Por ejemplo, el holandés Rob Riemen planteaba, en noviembre de 2010, que sólo cabe un nombre para describir este fenómeno: fascismo. De la misma opinión era el novelista sueco, autor de la famosa trilogía Milennium, Stieg Larsson, quién describió estos cambios en la revista Expo y por ello vivió largos años bajo amenaza de muerte. Sin embargo, las advertencias de este tipo de autores cayeron una y otra vez en saco roto.

En enero de 2011 un terrorista de ultraderecha identificado como Jared Loughner atacó un acto político en Arizona, matando a seis personas y dejando a 14 heridas, incluyendo a la organizadora de esa actividad, la congresista demócrata Gabrielle Giffords. Fue imposible dejar de asociar ese ataque con el tipo de discurso que los dirigentes del Tea Party han instalado en el debate político en Estados Unidos. En los últimos dos años, Sarah Palin, ex candidata a la Vicepresidencia norteamericana por el Partido Republicano, ha abusado de frases como “no hay que retirarse, hay que recargar”, entendiendo que en inglés reload (recargar) es una palabra que se refiere específicamente a las armas de fuego.

Ahora, julio de 2011, el atentado a los edificios de gobierno noruegos y la posterior masacre en la isla de Utoya ha arrojado un balance preliminar de más de setenta muertos. El terrorista se llama Anders Behring Breivik, un joven acomodado, autodeclarado cristiano, furibundo antimarxista, antiislamista, y enemigo del multiculturalismo y la tolerancia democrática. Tal vez lo más aterrador es su monstruoso texto de 1.500 páginas, titulado 2083, en el que ha sistematizado todo el odio acumulado en décadas por los fabricantes de la muerte.

Ambos atentados no son los únicos en este nuevo tipo de ultraderecha. Solamente son los más brutales y masivos.

No es posible pensar que este tipo de fenómenos se deba sólo a individuos con patologías mentales. Cada vez que han ocurrido estos atentados, los políticos que han instigado a estos terroristas se han escudado diciendo que es obra de locos aislados. Pero lo que han hecho estos criminales en Oslo o en Arizona no ha sido más que llevar los argumentos de estos políticos a su concreción y hasta sus últimas consecuencias. ¿Habrían sido capaces de tal grado de perversidad sin el cúmulo de prejuicios y obsesiones que han difundido por décadas grupos mediáticos como News International, de propiedad de Rupert Murdoch? ¿Habrían llegado a la paranoia total sin el empujón retórico de políticos como Geert Wilders, en Holanda, Berlusconi, en Italia, Le Pen, en Francia o Sarah Palin, en Estados Unidos? ¿Acaso su odio patológico al marxismo no es el mismo que hemos conocido en América Latina bajo los ropajes de la doctrina de Seguridad Nacional?

El nuevo terrorismo de la derecha europea y norteamericana no es obra de un puñado de locos. Es el producto más completo y sofisticado de un nuevo fascismo. Recoge, reconfigura y renueva los rasgos esenciales del viejo fascismo: nihilismo, miedo patológico al cambio, nostalgia de un pasado tan idílico como irreal, rechazo a la democracia, búsqueda de liderazgos autoritarios, criminalización de los adversarios y discriminación del diferente. Nuevas ropas para un viejo relato de terror.

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 739, 5 de agosto, 2011

revistapuntofinal@movistar.clEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

www.puntofinal.cl

www.pf-memoriahistorica.org

Suscríbase a PF!!

Fuente: http://www.revolucionomuerte.org/index.php/especiales/3810-eterno-retorno-del-fascismo-

Compartir

La fotografía que prueba el apoyo de Venezuela a la guerrilla colombiana. Por Pascual Serrano

Compartir

guerrillaFuente: http://www.aporrea.org/tiburon/n162315.html

Tenía dudas sobre la veracidad de las afirmaciones del gobierno colombiano que acusaban a Venezuela de proteger a los guerrilleros de las FARC. Pero gracias al riguroso trabajo informativo de los corresponsales de la prensa española y la veracidad de sus trabajos ya no tengo ninguna duda. Esta fotografía de la agencia Efe publicada en el diario ABC es la mejor prueba. De ahí su claro y contundente pie de foto: "Guerrilleros de las FARC en un campamento en suelo venezolano, una de las pruebas aportadas a la OEA". (1)

Nadie discutirá que basta una rápida mirada para comprobar que se trata de cuatro intrépidos y peligrosos guerrilleros, que cuentan con armamento sofisticado de última tecnología, que disponen de suministros alimentarios para soportar una dura guerra contra el ejército colombiano, y que el paraje donde han sido sorprendidos por el fotógrafo no permite albergar dudas de que es territorio venezolano. Comprobado todo esto, es lógico concluir que cuentan con la complicidad y ayuda del presidente venezolano Hugo Chávez.

Compartir

Leer más: La fotografía que prueba el apoyo de Venezuela a la guerrilla colombiana. Por Pascual Serrano

FRENTE A LA AGRESIÓN DE LAS OLIGARQUÍAS, UNIDOS CON CHÁVEZ. Por un Grano de Maíz

Compartir

Los pueblos de Colombia y Venezuela son hermanos, o más preciso, son el mismo pueblo que fue desmembrado en el momento mismo de su nacimiento por las oligarquías, truncando así el sueño del Libertador, condenando a la nación escindida a ser víctima de la miseria y la explotación.

La traición afectó el mismo vientre de la Patria Grande , la Gran Colombia fue descuartizada, y desde entonces este pueblo vive el extrañamiento inoculado por la oligarquía, por los burgueses. Somos un solo pueblo, que no se reconoce por la manipulación de los explotadores.

Les conviene la separación, así nos hacen débiles, ya el Libertador concebía que sólo unidos en una gran nación podríamos hacer frente a los grandes polos de poder que dominan al mundo.

La división es producto y beneficio de los oligarcas, son los mismos que asesinaron al Libertador para poder dividirnos, son los mismos que hoy enfilan sus perfidias contra Chávez. Aquí cabe una pregunta:

¿Por qué ese odio contra la Revolución Bolivariana , contra el Comandante?

La Revolución Bolivariana es, en esencia, el retomar la obra que el Libertador dejó inconclusa, es restituir la unidad de la Patria Bolivariana, es volver a reconocernos como un solo pueblo. Para que eso sea realidad es necesario derrotar a las oligarquías venezolana y colombiana, que nos mantienen separados. Por eso el odio, por eso el ataque.

El surgimiento de la Revolución Bolivariana es una amenaza para las oligarquías, el sueño del Libertador renace, la historia verdadera es develada, el fraude de la separación es puesto al descubierto, los pueblos miran hacia San Pedro Alejandrino y comprenden que es desde allí que debe comenzar su redención, que fue ese el extravío.

La oligarquía que traicionó al Libertador en Venezuela siempre conspira contra su sueño, lo persigue con saña en donde quiera que aparezca. Así ha sido siempre, no toleran a Bolívar combatiente, haciendo lo mucho que aún tiene por hacer en la América, lo prefieren de bronce, rígido, inocuo, no lo toleran encarnado en pueblo y líder.

Los que hoy se oponen a la Revolución son los mismos oligarcas que enfrentaron al Libertador en la Independencia, hasta llevan los mismos apellidos, Zuluaga es uno de ellos. Antes asesinaron a Zamora, a Fabricio, y ahora intentan magnicidio contra Chávez.

El imperio gringo, las oligarquías europeas, tal como ayer conspiraron contra el Libertador, ahora utilizan de ariete a la oligarquía colombiana, nos provoca de manera descarada y grosera, intentan que el hermano pelee contra el hermano. No lo lograrán.

Ahora sabemos que la lucha es del pueblo Gran Colombiano escindido, contra las oligarquías colombiana y venezolana, se trata de un enfrentamiento de oligarquías contra pueblo humilde rebelado, que asume su unidad e identifica a su verdadero enemigo.

¡Colombia y Venezuela un solo pueblo!

¡Si se atreven derrotaremos a las oligarquías y profundizaremos el Socialismo!

¡Crucificaron a Cristo, asesinaron al Libertador, ahora vienen por Chávez… El Gólgota no se repetirá, San Pedro Alejandrino no se repetirá!

Compartir

… y se murieron de hambre

Compartir

Donde una vez los mayas erigieron una gran civilización, hoy sucumbe un pueblo bajo la soberbia de un sistema implacable. ¿Cuántas Áfricas hacen falta para financiar los privilegios de Bill Gates, Warren Buffet o Gustavo Cisneros? ¿Cuántos desiertos y sequías debemos padecer los “sub-desarrollados” para garantizar los oasis de unos pocos afortunados? ¿Cuántas Guatemalas más?

Este país centroamericano tristemente se posiciona en los titulares de prensa por su crisis alimentaria ya en fase de hambruna, consecuencia directa de la desgracia histórica de haber sido saqueada, en principio, por el Imperio Español, luego por las transnacionales del Imperio Yankee. Y cuando en la década de los ‘50 se intentó subvertir la desgracia histórica, a través de una revolución encabezada por Jacobo Arbenz, la mano tiránica de las transnacionales con un golpe de estado cruento, acabó con la esperanza de un tajo.

El Capitalismo no puede tratar a nuestros pueblos de otra manera, es su esencia explotadora; cuando no usa la careta de Dictadura Fascista, como en nuestra vecina Honduras, se viste de virus pandémico o de cruel hambruna; no tiene rostro humano, es sólo una careta que se inventa el reformismo pequeño burgués. El Capitalismo, firme en sus propósitos, siempre busca negar la vida y abrir paso a la muerte.

En medio de esta terrible realidad, surge en las inmediaciones de la OEA (Venezuela) una iniciativa grotesca: como en un Reality Show, estudiantes universitarios activistas de la derecha venezolana protagonizaron una inefable huelga de “hambre”, que asquea ad nauseam por su idiotez.

Estos mismos huelguistas, declarados firmes defensores del Capitalismo –el mismo que mata de hambre a cuatro departamentos de Guatemala y a buena parte de los pueblos pobres de la tierra-, apelan burlescamente a ésta histórica forma de lucha y a la mentira mediática atacando a la Revolución por los políticos presos, para proseguir en la consecución del Plan que busca acabar con la Revolución Socialista y salir de Chávez sin importar los medios y métodos.

Paradójicamente, los privilegiados, la burguesía venezolana, diseña todo un grotesco TeleShow donde fingen sacrificar su confort, su “apetito” burgués, en aras de perpetuar su status de dueños absolutos de la riqueza social, mientras, que centenares de millones de personas en el mundo no tienen cómo ocultar su hambre de verdad consecuencia definitiva de un sistema cruel, al que combate la Revolución Bolivariana.

Ya levantaron su huelga, ¿… y se murieron de hambre? ¡Nunca la han padecido!, no conocen la diferencia entre hambre y apetito; ¡nosotros sí!

El Capitalismo está globalizando el Hambre

Acábese con el Hambre y no con el Hombre

Contra la burla obscena de la derecha venezolana, expropiación inmediata

de sus Medios de Difamación

Integración Universitaria

Compartir

Página 17 de 17