Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

[CONTRATIEMPO] - El tiempo histórico del chavismo es constituyente

Compartir

tano pancartas 13a

Nosotros no somos mitos del pasado, ni del presente,
sino que somos pueblos activos.
Mientras que haya un indio vivo
en cualquier rincón de América y del mundo,
hay un brillo de esperanza y un pensamiento original.
(Rigoberta Menchu)

La convocatoria de la constituyente significa en esta hora en la cual se comienzan a escribir esta columna, la derrota más contundente que ha sufrido la oposición violenta en Venezuela. Su golpe ha sido acusado incluso por aquellos que dicen estar guiados por una oposición racional y democrática al modelo que encarna el gobierno.

La pregunta es si estamos hablando de lo mismo cuando nos referimos a las razones por las cuales se está viviendo este tiempo como momento constituyente. Porque esencialmente quienes quieren acabar con el gobierno de Maduro parecen ahora haber entrado en la más oscura y tenebrosa sombra que arroja sobre ellos la incoherencia. Pero, ¿Dónde está la incoherencia?

Probablemente, ya debemos saberlo hasta el cansancio, la oposición se plantea la negación absoluta del proceso que liderizó Chavez. Luego, su tarea concreta es acabar con el chavismo. Pero, ¿Cómo se plantea esta tarea? Pues bien, es precisamente lo que estamos viviendo actualmente lo que nos permite suponer que se trata de una estrategia de exterminio. Lo que esto sugiere es la conversión de la confrontación política en una guerra. Nada podemos añadir a lo que ha sido un profuso y elaborado discurso en torno a los escenarios de guerra, invasión y el tutelaje de una democracia anclada en la anomia que da el acabar de forma “heroica”, violenta y explosiva de un orden. Bien podríamos decir que incluso hasta el más mínimo orden es una manifestación favorable al Chavismo. Justamente acá yace una posible rendija para entender el escenario que se puede construir desde la dimensión del chavismo. Veamos.

Es evidente que el país está confrontando un intento de desorden e ingobernabilidad que es el paso necesario para restituir a Venezuela como un enclave seguro para una relación colonial con el imperio actual a partir de un marco jurídico punitivo, impopular e impuesto. Esa era su preocupación y propósito hace pocos años. Sin embargo, en esencia, el momento constituyente va mucho más allá de escribir una constitución. Es más, justamente allí radica la diferencia profunda con quienes promovieron la constituyente para acabar con el gobierno. Mientras unos andan buscando el libro de la conveniencia jurídica, hay otro sector de la sociedad venezolana que se formula la pregunta con un sentido más profundo: ¿Qué es eso que nos hace venezolanos?. Es más, la osadía está señalada en la propuesta de una constitución como proyecto nacional y continental. Porque, una mirada en términos de aspiraciones legítimas de los pueblos apartados de América, uno no deja de sorprenderse que en la constitución venezolana de 1999, se reconocen derechos a los indígenas que siguen siendo aspiraciones en otros países del continente y en otras llegaron después de estar consagrada en Venezuela. Se habla de la educación como derecho donde aún ahora, eso es objeto de compra y venta.

Puestas las cosas en la dimensión de los miedos de quienes ven la posibilidad de que los pueblos decidan, la acción constituyente es chavista hasta en el plano de ofrecer salidas a procesos como el que vive Brasil, la propia situación de Colombia y la nunca resuelta situación en Honduras y Paraguay. Con todos los errores y reservas que se puedan tener en torno a la forma en la cual se ha realizado la convocatoria a la constituyente es importante poder señalar que constituye el espacio privilegiado para que los venezolanos, todos sin excepción, nos otorguemos los mecanismos y formas para re-conocernos. Porque esencialmente, la única posibilidad de superar ese intento de exterminio de la historia de tantos que se encontraron siendo protagonistas de sus propias historias, gracias a la constitución de 1999, no creo que entreguen con facilidad lo esencial para poder ser venezolano: Ser constituyente de esta nación con pleno derecho y el ajuste a sus deberes.

La amenaza contra la patria anunciada por Chávez el 8 de diciembre muestra sus afilados dientes y es imperativo que todos, declinemos las diferencias para distinguir las coincidencias, quizás siendo la más elemental: Una Venezuela con todos.

Emergentes: La crisis del Brasil es esencialmente la muestra más contundente de que aún en condiciones de ventaja política, la economía anclada en lo financiero y especulativo es la forma más expedita para asesinar esperanzas. Argentina sigue en la lista de estas sendas de la inestabilidad social.

A tiempo: Una niña se disculpa de sus ausencias en clases porque no tienen para pagar el peaje que delincuentes les cobran para salir de sus espacios que son, paradójicamente, espacios de libertad y defensa de la democracia. Puestas así las cosas, importante saber quien está violando los derechos.

Compartir