Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

CONTRATIEMPO: Las elecciones del 6-D. ¿Reconciliación nacional o el derecho al revés?

Compartir

Contratiempo6d

"No importa ganar o perder,

hasta que pierdes"

(Snoopy , tira cómica)


En todo proceso de competencia el escenario de la derrota es evidentemente indeseable. Esa condición de indeseable cuando se supone superioridad se convierte en impensable. En la medida que es impensable la posibilidad de enfrentar con la suficiente inteligencia y gallardía una improbable pero siempre posible derrota es escasa. El 6-D en el juego electoral venezolano parece que seremos testigos de derrotas. ¿Sabremos enfrentarla?

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: Las elecciones del 6-D. ¿Reconciliación nacional o el derecho al revés?

CONTRATIEMPO: La Universidad: ¿La Cosa Nostra en una sociedad de mafias? (y III)

Compartir

contratiempoventauniversidad

"Todo hombre tiene su precio, lo que hace falta es saber cuál es".
Robert Walpole o Joseph Fouché

El epígrafe en esta ocasión es revelador hasta en sus fuentes. Las fuentes de la frase son dudosas y con ello se pone en duda la integridad de uno (Fouché en este caso por razones cronológicas) pero bien pudo Fouché decirla sin saber que alguien lo había dicho antes. La naturaleza humana es tan débil que la frase lejos de una predicción posible se convierte en sentencia previa. Unos batallarán más que otros, pero al final deberán sucumbir. Curiosamente, siempre suponemos que es un asunto de dinero, pero puede tratarse de favores que pueden incluir el perdonar la vida de los seres queridos o la propia. Somos definitivamente débiles y la organización de la sociedad busca precisamente contribuir a superar esas debilidades que harían de la sociedad el coto de caza de los fuertes. "El hombre es lobo para el hombre" define la cara más atroz de esta frase que de forma sutil enuncia la compra y venta del ser humano. ¿Qué ocurre cuando la sociedad se construye sobre la certeza de la imposibilidad de reducir esa incertidumbre? Es decir, cuando la sociedad sabe que es corrupta y toma esa condición como el punto de partida del ordenamiento de las acciones colectivas.

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: La Universidad: ¿La Cosa Nostra en una sociedad de mafias? (y III)

CONTRATIEMPO: La Universidad. ¿Esperanza en una Venezuela insondable? (II)

Compartir

ContratiempoVenezuelaInsondable

 

"Empezamos redefiniendo qué es un profesional.

Un profesional es alguien con una combinación entre competencia, confianza y fe.

Un zahorí es un profesional. Una partera tradicional es una profesional.

Un alfarero tradicional es un profesional.

Son profesionales que están en cualquier aldea aislada del mundo"

(Bunker Roy, Escuela de los descalzos)

En un artículo anterior abordamos la universidad desde una perspectiva anclada en el agotamiento del modelo rentista y el extravío de la institución universitaria en ese modelo. Señalamos el drama que supone para una universidad no estar en condiciones de tributar a la sociedad lo que se supone es su tarea fundamental y la condición de accesorio que adquiere la universidad para la sociedad misma. Veamos ahora una perspectiva distinta. Consideremos el tema desde una dimensión que hemos denominado la Venezuela insondable. Para ello, requerimos trazar de forma gruesa alguna de sus características.

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: La Universidad. ¿Esperanza en una Venezuela insondable? (II)

CONTRATIEMPO: La Universidad ¿Bastión rentista en la Venezuela post petrolera?

Compartir

ContratiempoPetroleo2

La universidad no está para guiar a la sociedad

sino para ser compañero inteligente

en su camino

Resulta contradictorio que en medio de tantas noticias que nos bombardean e inquietan en estos tiempos donde las fronteras parecen desdibujarse por la presión de los pueblos y las agendas políticas que se contradicen justamente allí donde los bordes y los actores se hacen particularmente complejos para descifrar sus intenciones y comprender sus acciones, que dediquemos este contratiempo a un tema que parece no mover al debate ni constituir un objeto de polémica. Pero justamente eso es lo que lo hace motivo de interés. Pero, pongamos la pregunta que nos mueve en cuestión: ¿Qué pasa cuando la universidad no da que pensar en el presente?

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: La Universidad ¿Bastión rentista en la Venezuela post petrolera?

CONTRATIEMPO: La muerte da la vuelta al mundo.. y un niño le da la espalda al mundo

Compartir

alyan

 

“No me gusta en el viaje
hallar, en los rincones, la tristeza,
los ojos sin amor o la boca con hambre.”

(fragmentos del poema “El barco”, Pablo Neruda)

 

Está insoportablemente quieto..de espaldas al cielo y como si hubiera dejado que el peso de su cuerpo, de su vida y ahora nos vamos percatando entre el estupor y la sorpresa que también el peso de su muerte se deja sentir sobre el mundo... Quien haya dormido a un niño podrá recordar que hay un momento en el umbral de su sueño justo al hacerse profundo, en el cual se dan vuelta y le dan espalda al mundo que suele ser su madre, su padre o aquel quien sustituye a uno de ellos o ambos, para velar su sueño. Sin embargo, esta muerte y fotografía que nos atenaza la garganta y al hacerse viral en las redes, se convierte en insulto, pero también se erige de un modo que nos retrata un arte poshumano: Esa foto es una naturaleza muerta. Quizás quedaría mejor llamarla “vida detenida”, “vida quebrantada” o “vida aún”. Pero la etiqueta poco importa. Se trata de que ha emergido en las redes como una denuncia hecha arte. Habrá que ver con calma cuánto de esto nos reconcilia con lo humano o nos muestra que la humanidad ya no está de moda. Ahora, no es la hora.

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: La muerte da la vuelta al mundo.. y un niño le da la espalda al mundo

CONTRATIEMPO: La insoportable levedad del Estado y la voluble verdad de los medios de información

Compartir

contratiempo

"En tiempos de engaño universal,
decir la verdad se convierte en un acto revolucionario"
George Orwell

La figura del Big Brother (El Gran hermano) de Orwell se ha encarnado de un modo que no deja de revelarnos que toda ficción, en especial si involucra la tecnología, siempre es alcanzada por la realidad y superada. Resulta ahora que el Big Brother, aquella versión totalizante y totalitaria de la vigilancia encarnada hasta los tuétanos no sólo de las masas sino del individuo se ha alcanzado con la complacencia y complicidad de los propios vigilados. El afán de estar interconectado nos ha conducido a una red de vigilancia que no se escapa nada ni nadie. La ausencia en la red se transforma en delito y nos conduce casi que de inmediato a ser sospechosos de cualquier delito que se reduce objetivamente a la ausencia en la red de vigilancia permanente que son las llamadas redes sociales virtuales.

Compartir

Leer más: CONTRATIEMPO: La insoportable levedad del Estado y la voluble verdad de los medios de información