Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

Avanzar con la victoria y aplastar a la apátrida burguesía imperialista.

Compartir

capitalismo

En el marco de la actual coyuntura, la derrota sufrida por las fuerzas imperiales en su última aventura golpista las han conducido a un fuerte estancamiento, que las perfila hacia un rápido declive y la pérdida del posicionamiento político. Ahora resulta ineludible redoblar nuestros esfuerzos para desplegar una fuerte ofensiva, que  permita avanzar en una poderosa configuración de fuerzas políticas y sociales,  para hacer de este proceso revolucionario un proceso irreversible, debemos aprovechar este tiempo político que hemos ganado con esta nueva victoria para terminar de construir la hegemonía social en torno a la visión-transformación del socialismo del siglo XXI, o como lo decía Gramsci, construir el bloque histórico, que no es la suma de grupos y partidos, ni  el reparto de cuotas y representaciones, como se construyo el Gran Polo Patriótico desde la propuesta por demás correcta que formulara el comandante Chàvez , pero que en su ejecución fue desconfigurada hasta lo que es hoy, una herramienta sin duda útil, pero muy distante de lo que realmente el soñó y la revolución necesitaba. La oportunidad que se  nos ofrece es verdaderamente excepcional, nunca en los años de revolución habíamos estado en mejor posición para dar el salto definitivo que conduzca hacia la irreversibilidad de este proceso. Tenemos una oposición interna a la deriva inmersa en un proceso de descomposición y un amo imperial enredado en una profunda crisis que le genera su estado decadente, con una notoria perdida de poder global y con un marcado  impacto en sus relaciones funcionales y en sus estructuras internas, permitiendo el avance de un mundo multipolar, encajando derrotas estratégicas de carácter geopolítico y geoeconómicas tanto en Asia como en Europa, permitiendo el avance del bloque Euroasiático  hasta  América Latina, la expansión de la Organización de Cooperación de Shangai que se ha transformado en la  mayor organización política, económica y militar del planeta, agrupando a la mayor parte de la población mundial, el mayor poderío atómico, y el único proyecto económico global de cooperación y crecimiento compartido,   “Un Cinturón y una Ruta” y en América Latina y África sigue consolidándose el BRICS, en consecuencia el imperio Anglosionista va perdiendo vertiginosamente el control de importantísimos espacios de influencia que en un otrora eran de su única y exclusiva competencia.

Para ello debemos avanzar vigorosamente en algunos aspectos fundamentales a saber:  

1) La producción, que conlleva al auto reconocimiento y a la unificación de clase, el uno no puede concebirse sin el otro. Sino cambiamos el modo de producción, no saldremos del capitalismo, en el modo de producción socialista, la burguesía no desaparece con la revolución, sino que se le aplasta, se le despoja de todo control sobre la mercancía, y ésta ahora se reconoce como un producto  generado durante el proceso social del trabajo, al desaparecer la mercancía desaparece también el efecto regulador y de control que ejerce sobre el metabolismo social. Sin el fetiche de la mercancía, la burguesía carecería de uno de lo instrumentos fundamentales para apropiarse de la riqueza generada por la sociedad, la que seria a su vez  socialmente distribuida mediante las redes de distribución. La producción debe impulsarse desde todos los espacios posibles bajo el control y la supervisión permanente de los trabajadores y el Estado debe tomar posesión de las empresas que participan y participaron en la agresión imperialista, para ponerlas en funcionamiento bajo su control, toda la producción generada en el país que es de consumo directo por parte de la población, de carácter alimentario o no, debe ser acopiada por el Estado independientemente de su origen, para su distribución solidaria a través de las redes sociales. En los CLAP el trabajo colectivo de la clase nos daría la posibilidad de satisfacer nuestras necesidades construyendo un modelo de abastecimiento y producción donde las relaciones sociales que se establezcan deben estar determinadas por la solidaridad, cooperación y el amor tan necesario para vivir con dignidad, ellas son en sí mismas premonitorias de lo nuevo, del socialismo que debemos construir  día a día y que nos llevará más allá del capital.

2) La distribución en manos de la clase y no de la burocracia. El control de la producción y la supresión de la mercancía constituyen los eslabones fundamentales para garantizar que la distribución sea realmente de productos y no de mercancías, nada lograríamos repartiendo mercancías, ello lleva implícito el código ideológico de la ganancia que justifica la explotación, la especulación y la estafa, a través de la cual ocurre la reproducción permanente del capital. No solo debemos controlar la producción interna sino también aquella que ingresa desde el exterior en forma de mercancía y despojarla de su carga capitalista al transformarla en productos necesarios, el Estado debe tener pleno control del comercio exterior, solo así la distribución en manos de los trabajadores organizados y sus comunidades (CLAP) rendirá los frutos esperados. Los CLAP como una nueva forma de organización  surgida al calor de la lucha de clases, como una expresión genuina del poder popular no dependiente de la institucionalidad  burocrática de gobierno, tiene la potencialidad para desarrollar elevados niveles de autonomía y un espacio extraordinario para el ejercicio del poder, condiciones que le son necesarias para  desbordar las relaciones de explotación y dominación del modelo de producción y distribución capitalista. Asumir el abastecimiento y la producción constituye en sí un acto liberador que debemos entender en toda su magnitud y esplendor, no se trata que los CLAP sean un instrumento liberador que nos permitirá crear condiciones materiales para ser libres, sino todo lo contrario, somos capaces de crear los CLAP porque somos hombres y mujeres libres con capacidad para planificar y construir nuestro destino, que no es otro que el reino de la libertad,

3) La intervención efectiva del sistema financiero y la derogación del acuerdo cambiario suscrito por el Banco Central de Venezuela con la República de Colombia. La guerra económica y el brutal ataque a nuestra moneda no se hubiera podido realizar sin la participación activa de la banca privada, quienes participaron en ella deben ser severamente castigados por traidores a la patria y expropiados en compensación a los daños causados.

4) La supresión urgente de la quinta columna bastión de la corrupción en la función publica y  en las políticas de los imperialistas para el  debilitamiento de la revolución. La Quinta Columna esta constituida por individuos que hacen todo lo posible por aparecer actuando como revolucionarios de incuestionable lealtad a sus superiores y a las autoridades nacionales, Sin embargo, su pensamiento y conducta son originados desde la ideología capitalista, considerando a los Estados Unidos y al capitalismo como el único modelo económicamente posible, la falsa y acomodaticia conducta que expresan estas personas les permite ocultarse con cierta facilidad en el andamiaje del Estado, alcanzando incluso cargos de confianza y de altísimas responsabilidades, desde allí se dedican a realizar un sabotaje  constante a las políticas de gobierno y a su ejecución, conduciéndolas al fracaso, siendo muy eficientes y extremadamente eficaces en la implementación y puesta en escena de engaños y falsos resultados, todo ello con la finalidad de generar insumos que son utilizados para la desmoralización y perdida de identidad de la sociedad. Esta quinta columna realiza un sabotaje permanente para impedir que se alcancen los resultados verdaderamente transformadores en la ejecución de las políticas revolucionarias, fortaleciendo el trafico de influencias y la corrupción

5) Demoler a la burguesía en la batalla comunicacional. Aunque el abastecimiento y la producción constituyen expresiones de la lucha de clases separadas en el tiempo y el espacio, el hecho comunicacional es continuo y transversal a ambos, acompañándolos permanentemente y ocupando todos los espacios del hecho social, mediante una acertada dinámica comunicacional la revolución  generaría una aceleración en la ampliación de la conciencia, abriendo caminos para la comprensión cada vez más profunda y precisa de la realidad,  identificando con perfecta claridad a los diferentes actores sociales en el tablero de la confrontación de clases. Por eso las revoluciones avanzan en la misma medida que impulsan y desarrollan los niveles de conciencia de los pueblos que luchan y las ejecutan, ellas no generan mundos nuevos de la nada, los construyen al fragor de la lucha, en la misma medida que van profundizando en el conocimiento de la realidad.  lo que importa ahora es la necesidad de crear una conciencia clara del abismo hacia donde pretendían llevarnos el imperio y sus lacayos de la MUD.

6) Desarrollar las comunas y el Estado Comunal, y consolidar el gobierno de las toparquías. LA LEY ORGANICA DE LAS COMUNAS establece en su articulo 10 lo siguiente: En el Estado comunal el poder es ejercido directamente por el pueblo, a través de los autogobiernos comunales, con un modelo económico de propiedad social, de desarrollo endógeno y sustentable, que permita alcanzar la suprema felicidad social de los venezolanos y venezolanas en la sociedad socialista. Debemos ser capaces de crear nuestro modelo económico y la victoria alcanzada debe servirnos para generar el impulso necesario que nos permita conducir a la revolución en esa dirección y no en otra, desviarse sería perderse.

Compartir