Ingrese

FOTO DE PERFIL JUNIO

CABECERA DE PAGINA

[LA MANDARRIA] Epitafio de un Magnicidio

Compartir

LaManda

 

Aquí yacen algunas líneas que pretenden aportar ideas para la comprensión colectiva de lo sucedido el pasado cuatro de agosto en el marco de la conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional.

A primera vista, tomando el hecho como un ataque terrorista con pretensiones magnicidas, podríamos afirmar que se trató de una operación para matar dos pájaros de un sólo tiro: asesinar al presidente (en principio, considerando que al lado del presidente estaban personas de alto gobierno cívico – militar) y por el otro lado, asesinar o lesionar a otras personas. De haberse concretado, lo predecible hubiese sido que la Vice – Presidenta de la República, Delcy Rodríguez, asumiera lo que por norma constitucional le corresponde o, en su defecto, el presidente de la ANC, Diosdado Cabello, nótese que ambos no se encontraban en ese palco presidencial.

Seguramente, la incertidumbre en la ciudadanía y un Estado Shock hubiese impregnado al país. Repetir el escenario del año 2002 es poco probable tomando en cuenta que los niveles de acompañamiento que pudiera tener el Pueblo hacia el Gobierno ha mermado por una sensación generalizada de que éste lo ha abandonado. La oposición no cuenta con un liderazgo sólido o alguna cara visible que permita hacer foco como una opción para la toma del poder y, dada la tendencia de manejar el ocultamiento de información por parte de los medios oficiales, la tesis que más cobra vigor es que la reacción popular se traduciría en una especie de suspensión nacional mientras se asumen medidas como cierre de fronteras, suspensión de algunas garantías para evitar un caos o conmociones, escasez de alimentos y otros.

Ahora bien, el magnicidio se frustró y a éste antecede eventos de importante atención: Acciones en lo económico, afirmación tajante del presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, “A Maduro le queda poco tiempo”; y la reunión de campesinos con el presidente Maduro con posterior muerte en Barinas de tres de sus líderes. Adicionalmente, mientras se desarrollaban los acontecimientos, Álvaro Uribe se encontraba en Francia ofreciendo un discurso en perfecto inglés, refiriéndose a la situación de Venezuela. Entre tanto, una vez que se dieron las explosiones en la Avenida Bolívar de Caracas, luego de una hora, Patria Poleo (optante a la salida del gobierno mediante la violencia) desde Miami lee un comunicado emitido por Soldados de Franela quienes se adjudican la autoria material e intelectual del hecho.

En medio de todo esto, subyacen en el Pueblo unas subjetividades disimiles en torno a la crisis que, naturalmente, serán determinantes al momento de mirar e interpretar lo sucedido, así tendremos:

1. La mirada de quienes apuestan a que, junto al Presidente Maduro, lograremos rescatar el camino hacia el proyecto revolucionario;

2. La actitud de quienes abrumados por una sensación de derrota y decepción ya no quieren apostar a nada, más que a la sobrevivencia dentro o fuera del país (aquí entran opositores y no opositores);

3. La insistencia de quienes defienden la idea de una salida del presidente y aquí entran quienes confían en la divinidad, otorgándole a ésta el destino de la salida del Presidente; otros que apuestan a una trifulca civil y militar que provoque un golpe o magnicidio y,

4. La receptividad de quienes apegados a las instituciones, asistieron a votar el pasado 20 de mayo y seguramente asistirían a un revocatorio.

Visto así, un intento de magnicidio podría reagrupar estas subjetividades en: quienes desprecian los actos de violencia y respetan la institucionalidad (sea opositor o no) desdeñando cualquier hecho de asesinato o terrorismo y, quienes desean la salida del presidente por cualquier medio, algunos celebrarán el hecho, otros tantos de manera escéptica, dudarán de la veracidad del mismo calificándolo de montaje.

Finalmente, ¿Quién o quiénes lo hicieron? ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué ese día y no otro? ¿A quiénes beneficia un magnicidio? ¿Podría sacarse algún beneficio de un magnicidio en grado de frustración? No tenemos las respuestas, pero dejaremos en este epitafio algunos elementos para que sean tomados en cuenta al momento del análisis continuado que cada lectxr pueda estar haciendo en tiempo real:

• Acto formal a cielo abierto, en conmemoración del aniversario de la Guardia Nacional, el componente más cuestionado en su desempeño en el marco de la llamada Guerra Económica.
• Celeridad en el comunicado socializado por los medios más fascistas de la oposición.
• Presunción de la intervención de mafias vinculadas a todo tipo de contrabando en la frontera colombo - venezolana.
• Asesinatos de líderes campesinos, presunción de mafias terratenientes.
• Percepción o subjetividad en torno al Presidente Maduro antes y después del 04 de agosto.
• Los protocolos de seguridad activados antes y después del suceso.
• Convocatorias a concentraciones y marchas en la calle, muy arriesgado tomando en cuenta que representa un peligro agrupar a nuestras fuerzas sin ningún tipo de seguridad y con evidentes alertas de intenciones terroristas.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Compartir