Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

Golpe de Timón en 8 claves

Compartir

Golpe-de-timón-1

El 20 de octubre de 2012, el Comandante Hugo Chávez encabezó el primer consejo de ministros del gobierno que había ganado 13 días antes con el 55,07% de los votos, según el escrutinio del Consejo Nacional Electoral. Su disertación de entonces, se convirtió en un planteamiento político-estratégico conocido como Golpe de Timón, de alguna manera adelantado la noche del triunfo (7 de octubre) desde el Balcón del Pueblo cuando enfatizó el inicio de un nuevo ciclo en la construcción del socialismo.

“Son elementos que ayudan a orientar el tránsito y de eso estamos hablando hoy, sobre la economía y cómo ahora, con el nuevo ciclo que se abre, debemos ser más eficientes en el tránsito, en la construcción del nuevo modelo político, económico, social, cultural, la Revolución”, expresó el Comandante Supremo, iniciando aquella histórica intervención ante su gabinete.

Aclaró pedagógicamente que “la revolución política es previa a la económica” y que “siempre tiene que ser así: primero revolución política, liberación política y luego viene la revolución económica”.

Advirtió que de no entenderse y asumir correctamente “puntos claves de este proyecto” bolivariano que él encabezaba, no se estaría haciendo “lo necesario para ir dejando atrás de manera progresiva y firme el modelo de explotación capitalista” para crear “un nuevo modelo: el socialismo venezolano, bolivariano, del siglo XXI”.

  1. Transformación de la base económica del país: hacerla esencial y sustancialmente democrática, al contrario del formato capitalista caracterizado por el individualismo y por ende, la explotación.
  2. Territorializar el modelo: impulsar la capacidad de autoabastecimiento comunitario “como una red”. Chávez ejemplificó este punto así: “Yo me imagino, por ejemplo, un sector de Sarria, la calle real de Sarria, el edificio y la panadería, el Pdval y la Farmapatria”. Alertó que “Sino fuera así, esto estaría condenado al fracaso” porque “sería absorbido por el sistema viejo”.
  3. Consolidación de la plataforma comunicacional: resaltó la conveniencia del manejo acertado de la información hacia los medios de difusión, “para convencer” con argumentos para “ir impactando en ese nivel cultural que es vital para el proceso revolucionario”.
  4. Creación de las comunas como eje primordial del socialismo bolivariano: “Es parte del alma de este proyecto”, dijo antes de encomendar a Nicolás Maduro (entonces vicepresidente), la concreción de esta orden en la que “todos aquí tenemos que ver con esto” a riesgo de ser “nosotros los liquidadores de este proyecto”.
  5. Activación de un sistema productivo que incluya a productores y trabajadores: fórmula que evitaría la acumulación de poder y control de unos pocos sobre la mayoría. El objetivo es lograr la democratización plena de la participación hasta alcanzar “un correspondiente sistema operativo que sea radicalmente diferente a la alternativa operada de manera central”, consentida del capitalismo.
  6. Injertar la propiedad social en la cadena de distribución: orientación dirigida a la promoción de la alianza sólida entre las estructuras nacientes y las ya creadas, o en creación. “No debemos seguir inaugurando fábricas que sean como una isla, rodeadas del mar del capitalismo, porque se lo traga el mar”, avistó, poniendo como ejemplo a Ciudad Caribia, urbanismo producto de su ingenio: “Dónde están las zonas productivas de Ciudad Caribia? Ya hemos entregado bastantes viviendas ahí, pero la zona industrial no la veo”.
  7. Incorporación del máximo valor agregado “a todo”: aspecto direccionado al crecimiento de la calidad de vida, dejando claro que el objetivo es el pueblo. Reiteró la obligación de ejecutar desarrollos de infraestructura, acompañando el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades adyacentes a tales obras.
  8. Consolidación del Sistema Nacional de Medios Públicos: unificar “su interconexión con otros sistemas, o subsistemas”, como los medios comunitarios, regionales o internacionales. Fustigó que “cada uno anda por su lado. Esa es la verdad”.
Compartir

O nos Diferenciamos o Erramos

Compartir

pdvsa

La paráfrasis de la frase del maestro del Libertador se hace necesaria en momentos de crisis, donde la improvisación es mala consejera.

Compartir

Leer más: O nos Diferenciamos o Erramos

Vida, muerte y corrupción

Compartir

corrupcion

Lo contrario a la vida no es la muerte, con la que convivimos día a día, es parte de la vida y es la que nos posibilita vivir eternamente; sino la corrupción en sus diferentes vertientes, que mata la esperanza y los sueños, nos impregna de miserias humanas y justifica al capitalismo que es, en esencia, el sistema de y para la corrupción.
Dozthor Zurlent

Compartir

Leer más: Vida, muerte y corrupción

Repolitizar: Gobernar Revolucionariamente

Compartir

chc3a1vez-3-octubre-2010

Receloso como soy de los “instrumentos” para medir quién es más revolucionario que quién, y enemigo de los concursos de egos, me atrevo, sin embargo, a plantear que sí hay criterios para determinar cuándo se está gobernando de manera revolucionaria.

Compartir

Leer más: Repolitizar: Gobernar Revolucionariamente

El populista incómodo

Compartir

laclau 0

En los tempranos 90 leíamos a Ernesto Laclau con la misma avidez que a los textos de Jacques Derrida. Ambos se colaban en las carreras de filosofía y de ciencias sociales, pero, contrariamente a lo que uno se puede imaginar, no tenían pista amigable: por izquierda y por derecha o los gambeteaban o les caían con patadas voladoras.

Los textos de Laclau, sus ideas, circulaban mientras la filosofía de aquellos años se dedicó a hacer lo que siempre le gustó: conservar sus privilegios en un canon que fue analítico en los 80, habermasiano a fines de esa época y nietzscheano en los ‘90. La puerta de Nietzsche pavimentó el camino a Derridá, aunque más como crítico literario que como filósofo. No había lugar para Laclau en ese canon. Ni en ese sistema: el modo de pensamiento dominante, la práctica académica, el modelo FOMEC (Fondo para el mejoramiento de la calidad universitaria) solo aceptaba tesis bajo la dupla “autor-problema” (casi como buscar novio), lo que no dejaba lugar a plantear problemas que los autores proponían como lo mismo a tematizar. En las ciencias sociales y en las humanidades, las diatribas contra el filósofo -nacido en Buenos Aires en 1935 y residente en Londres desde 1966- fueron otras, pero con “aire de familia”: decisionista, diluyente del marxismo (como si la caída de la URSS o la no concreción de la “democracia obrera” fuera su culpa y objetivo), deconstructor del sujeto. Ernesto Laclau, con sus variaciones gramscianas, neopragmatistas, lacanianas y del análisis del discurso, se filtró no por Letras -como Derridá- sino por la política, la “teoría”; la filosofía política todavía soñaba la pesadilla de la normatividad socialdemócrata o liberal.

La proliferación (“fragmentación” para la sociología conservadora criolla o metropolitana) de movimientos sociales en el capitalismo neoliberal y neoconservador encontró en Laclau más que una reflexión un encausamiento emancipatorio. Laclau discutía con las propuestas multiculturales que enarbolaba el candidato demócrata de los EE.UU Jesse Jackson y su propuesta del “rainbow”: una sumatoria acrítica de diferencias que luego formó parte de la currícula multicultural. Feministas, indígenas, militantes por los derechos LGTB, que habían nacido en los intersticios de las academias, los espacios alternativos de militancia y los partidos políticos de las izquierdas latinoamericanas, encontraron en Laclau una explicación a su accionar político: no se trataba de reinvidicaciones aisladas, sino modificaciones sociales en su conjunto. En los 90 el largo tren revolucionario de la izquierda dejó en el último vagón a los que no respondían a la conciencia como “clara ideología” (lectura desde un cartesianismo de diccionario de la Ideología Alemana de Marx y Engels) y que –¡Oh casualmente!- coincidía con la “dirección del partido y sus mejores cuadros”.

Ernesto Laclau nos invitó en aquel entonces a pensar nuestra historicidad y las posibilidades de acción político en términos de transformación concreta en el marco de un mercado omnipresente, habilitando a iniciativas sociales y culturales despreciadas por los camaradas. Ante esta militancia eterna, cierta izquierda académica se rompía las vestiduras frente a las citas a Laclau al grito de recuperar la “cosa” política. Vendedores ambulantes en lucha por el espacio público, movimientos de diversidad sexogenérica, migrantes, grupos feministas, entre otros -muy lejanos a ONGs tipo Poder Ciudadano o Greenpeace-, les parecían – apelando a un Hegel mal leído- simples “apariencias”. Entonces sobrevino otra típica operación de la inteligentzia nacional: acorralar a Laclau como el “pensador de las minorías”. Haciendo uso de un término criticado (“minoría”) por los propios movimientos de las “diferencias”, la academia dominante proyectaba dicha categoría en una acusación claramente falsa: era el grito de un macho herido que pierde su supremacía epistemológica. Ernesto Laclau no fue ni un comunitarista ni un particularista ni un multiculturalista.Para su pensamiento, la realidad nunca alcanza una conciliación absoluta, siempre está atravesada por conflictos hegemónicos que no tienen fin y que son la garantía de la democracia, la libertad y la igualdad. Los sentidos en conflicto son debatidos en luchas políticas que deben densificar su base hacia un horizonte al que denominó como “democracia radical”: de aquí su apoyo en los últimos diez años a todos los procesos latinoamericanos de emancipación que se instituyeron en la región.

“La razón populista” se editó en Londres en 2002, cuando Néstor Kirchner todavía era gobernador de Santa Cruz, a Evo Morales le faltaban tres años para llegar a la presidencia de Bolivia y a Correa cinco. Sólo Lula, con un par de meses al mando de Brasil, asomaba como el único “populista” en el horizonte latinoamericano. Publicado en 2005 en Argentina, el libro de Laclau fue leído después como el sostén filosófico y político de los nuevos liderazgos post estallidos económicos y sociales. Laclau hace una relectura necesaria de la historia latinoamericana y los movimientos nacionales y populares. Nobleza obliga: Laclau también nos alertaba todo el tiempo sobre la necesidad de de seguir articulando la base democrática de los movimientos populares en América Latina, porque la derecha también puede ser “populista”: los sectores neo conservadores también saben articular demandas de manera populista, es decir, dividiendo el espacio político y afirmándose como mayoría. Se autodeclaró “posmarxista” sin disculparse. Leyó a Jacques Lacan del derecho y del revés, debatió con el neopragmatismo de Richard Rorty, retomó el concepto de lo político de Carl Schmitt y, por supuesto, operó sobre toda la tradición marxista: desde el propio Marx, pasando por Lenin, Trotsky, Bernstein, Mao, Gramsci, Poulantzas, Lukács, Althusser, entre otros. Pero no fue un marxista lejano a la acción política: el peronismo dejó su marca.

Sabemos los devenires de la izquierda local, desde el colaboracionismo imperialista de los Codevilla (comunista y socialista), hasta los distintos modos en que troskismos y socialismos varios se pensaron en relación con los movimientos nacionales y populares: Dickman, Spilimbergo, Abelardo Ramos, Puiggrós. En este espacio de la izquierda nacional que reconoció distintos nombres (Movimiento de Obreros Comunistas, Partido Socialista de la Revolución Nacional, Frente de Izquierda Popular, Partido de la Izquierda Nacional, Patria y Pueblo, etc.) Laclau reconoció el anclaje de sus debates: ¿Cómo pensar la democracia, lo nacional y lo popular en un contexto capitalista periférico? Y aquí, en este cruce no solo desempolvó a Franz Fanón sin su pátina existencialista, sino que avanzó en la tarea de imaginar posibilidades políticas, prácticas concretas de una totalidad emancipatoria donde la diferencia no se confundía con una identidad enquistada (vade retro “políticas identitarias”), sino al modo de Stuart Hall: una operación momentánea de inscripción en el horizonte político de una reivindicación transformadora y autodeconstructora.

Ernesto Laclau sigue siendo un imprescindible. Nos dejó una caja de herramientas que ya usamos en los ‘90 para reivindicar la política asesinada momentáneamente bajo la “mano invisible” del mercado y por la crítica “quietista” de una izquierda “neocon”, y que en la última década nos indicó la posibilidad de pensar lo que el mercado guetiza en nombre de reivindicaciones que nunca son singulares, sino modos materiales de vivir la desigualdad. Ernesto Laclau es un imprescindible. Seamos creyentes o no, siempre estará aquí, con nosotros, los que pensamos que política y teoría son dos caras inseparables de una moneda. Contra los que sostienen la posibilidad de hacer una ciencia objetiva, Laclau demostró que aun la más bella categoría siempre está formada en el barro.

Compartir

Disparos al Arco

Compartir

clo-her-1-tomo-10

¿Arcas llenas? Con el Arco Minero, muchos aspiran a vivir una nueva etapa de prosperidad económica nacional, similar a las varias épocas de vacas gordas que nos ha traído el petróleo. Seguimos confiando en nuestra fabulosa suerte: ¿Cuántas veces nos hemos acostado con las arcas vacías y, al despertar, están llenas? Lástima que también nos ocurre mucho lo contrario.

Compartir

Leer más: Disparos al Arco