Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

El día del Estudiante Universitario y la lucha por la libertad del pueblo explotado

Compartir

DiaEstudiante

El día del estudiante universitario, se celebra en Venezuela en homenaje a las luchas estudiantiles de universitarios y liceístas durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, más exactamente por la acción acometida el 21 de noviembre de 1957, cuando un grupo de jóvenes irrumpieron en el Congreso de Cardiología de la Universidad Central de Venezuela, haciéndolo además a todo riesgo para denunciar a una dictadura que no permitía publicaciones en los diarios, debates en el Congreso y mucho, muchísimo menos, Comisión de Derechos Humanos. De inmediato la lucha cundió por las calles de Caracas, sobre todo en los sectores populares, sumándose a la fuerza estudiantil, grandes contingentes de pueblo, quienes sin escatimar enfrentaron a las fuerzas policiales. El año siguiente en 1958 los acontecimientos continuaron, la Seguridad Nacional tomó la Universidad Central, puso presos a numerosos estudiantes y cerró los centros de Educación Superior, lo que produjo un revuelo social que se convirtió en uno de los desencadenantes que concluyeron con la huida del dictador Marcos Pérez Jiménez.

De esta forma, un año después, se decreta oficialmente el día del Estudiante universitario en Gaceta oficial N.º 25.818, del Viernes 21 de noviembre de 1958. Sin embargo, todos los valores libertarios defendidos por los Estudiantes, y el pueblo en general, fueron traicionados por una elite política, que vendría a convertirse en vergüenza para la democracia, se llenaron de discursos aduladores al movimiento estudiantil, y al mismo tiempo siguieron con una política de exterminio y silencio ante quienes pretendían profundizar la tan ansiada democracia. La práctica represiva de la dictadura, bien funcionó con la instauración del modelo “democrático”.

La Batalla de la Calle y las Ideas

Ya a esta hora, habían dado la orden de allanar la Facultad de Ingeniería y Medicina, produjeron un apagón en la Av Tulio Febres Cordero de manera intermitente, como a la 02:00 am del 17 el apagón fue definitivo , se oía gente corriendo, más arribita del comedor. Los perros del Bioterio estaban muy alterados. Se corrió la voz que habían llegado más de 100 soldados cazadores, comenzaron a correr y nosotros a escondernos. Los que estábamos en el Centro de estudiantes de medicina al lado del cafetín en un semisotano, corrimos agazapados en dirección de las canchas de tenis, por allí también estaban entrando. Los que estaban en el edificio de ingeniería, se dispersaron, unos para el taller de mantenimiento, otros para la facultad de Ciencias al borde del barranco. Se podían oír los gritos mezclados con los disparos de FAL. Fue a las 02:47 am cuando lo asesinaron, había sido vilmente masacrado DOMINGO SALAZAR, presidente del centro de estudiantes de Medicina. Quien corrió la voz fue el negrito Clemente. Domingo era un revolucionario a carta cabal, convencido de su misión. *El 17 DE NOVIEMBRE de 1969, HACE 47 Años, el Tte. Coronel RODRIGUEZ CORRO, dio la orden de aplastar la protesta estudiantil.
Rafael Caldera era el Presidente.

Ofrecemos disculpas a nuestros lectores, por nuestra imprecisión de no haber dado con la referencia del anterior relato, sin embargo nos parece significativo, y bastante contundente, por demás, para dejar sentada la traición que el puntofijísmo acometió a la lucha estudiantil, a un poco más de diez años después de proclamada aquella Gaceta oficial, en la que se decretaba la celebración del día del Estudiante Universitario, se asesinaban estudiantes en las propias casas de estudio, lo de Domingo Salazar no fue una excepción, más de mil (1.000) estudiantes fueron “desaparecidos” y asesinados durante esa primera década, de la mal llamada “democracia”.

Los tiempos políticos, evidentemente no son siempre los mismos, varían según las circunstancias históricas, sin embargo los proyectos históricos se alimentan en las luchas de los pueblos. Las calles de éste país se convirtieron en un hervidero, la capucha y la molotov, eran símbolos de rebeldía contra un sistema de gobierno elitesco, insulso, que le daba la espalda a las necesidades más sentidas del pueblo Venezolano, el Marxismo y otras teorías de izquierda se atrincheraban en los salones y cafetines de las universidades, mientras que los ideales Bolivarianos corrían como consignas en las calles, se levantaba al mismo tiempo en desobediencia una corriente histórica que estaba convencida que la llamada “democracia”, había dejado de tener sentido, pues en la práctica no había cumplido con las promesas hechas al país. Caracas y Mérida en las décadas del 60' 70' 80' y 90', fueron reflejo de luchas en las calles, las universidades como trincheras y un “martirologio” que tiñó con su sangre cada rincón del país. Parte de esa dirigencia estudiantil, combativa de aquellos años, logró ver en concreto aquel proyecto histórico, encarnado en la revolución Bolivariana, y hoy manifiesta la decisión de construir un país.

Al mismo tiempo que el sueño se lanzaba a la calle, las universidades sufrían un aberrante aburguesamiento, las teorías de izquierda quedaron petrificadas en las tertulias académicas, mientras que en la “real politik” la izquierda con su estrategia de guerra de guerrillas, sufría una derrota importante. Parecía que el rol de la izquierda de ese tiempo, incluyendo la universitaria que era la mayoría, era poner los muertos. Sin embargo, las fuerzas combativas no se replegaron, todo lo contrario, enfrentaron con palos, piedras e ideas a la ignominia, y paso a paso le dieron cuerpo al proyecto histórico expresado en la Revolución Bolivariana.

Nos quedan muchos pendientes

Cada día del Estudiante universitario, cada fecha icono de nuestra historia, es una disputa simbólica, que la burguesía pretende hacerse para sí, adueñarse, manipular y anular la participación del pensamiento crítico y del pueblo en dichos procesos, con la firme intención de despojar de toda conciencia histórica a los de a pié.

Las luchas de los estudiares no han terminado, tampoco la de los obreros, ni la de los campesinos, y cuando evocamos a los estudiantes, no hacemos referencia a los “manitas blancas”, los cuales no defienden ningún proyecto histórico, más bien están entrampados en la esfera de los privilegios. A los estudiantes que alimentan el pensamiento crítico, que creen en un país profundamente libre, les queda como tarea re-significar lo político, convertirse en pregoneros y practicantes de la ética, y comprometerse con las luchas del pueblo explotado.
Pare cerrar, podemos preguntarnos:
¿Eran luchas diferentes, la de los estudiantes de aquellos años a los de ahora?
¿El proyecto histórico de aquel tiempo, no es el mismo que el de ahora?
¿Hay múltiples visiones sobre la política, y con ello estamos ante el surgimiento de una juventud conservadora?
De esta manera, estamos ante la necesidad de dar rienda suelta a un debate que cruza a la universidad en sus entrañas, a la sociedad en sus aspiraciones, a la política como proyecto y al futuro como horizonte.

Compartir

¿Por qué se suicidan los habitantes del municipio más rico de Latinoamérica?

Compartir

Según las estadísticas, apenas 2% de su población es pobre. Sus habitantes viven en una economía agrícola muy lucrativa que los ha llevado a convertirse en el municipio más rico de la región. El problema es que la tasa de suicidio crece en la misma medida. ¿Qué explica ese fenómeno?

Horca

En Los Andes venezolanos hay un pueblo rico, "el más rico de Latinoamérica", enfatiza el profesor de la Universidad Experimental Simón Rodríguez, Moisés Pereira.

Con una población que no supera los 11.000 habitantes, distribuidos en poco más de 100 kilómetros cuadrados, el municipio Pueblo Llano se encuentra el noreste del estado Mérida. Allí, sólo 2% de los ciudadanos es pobre. La principal actividad económica es la agricultura.

"El poder adquisitivo per cápita es muy alto. En cualquier ladito, en el patio de la casa, en un porrón, sea donde sea, se siembra papa, zanahoria, ajo", precisa Pereira, quien también es alcalde del municipio Obispo Ramos de Lora del estado andino.

Producir por ambición

En esa localidad se produce 70% de la papa y la zanahoria que se consume en todo el país. La escasa vocación agrícola de Venezuela, orientada casi exclusivamente a la actividad petrolera, hace que en Pueblo Llano la demanda nunca falte. Dinero siempre hay, en grandes cantidades.

"Antes se producía para comer, pero ahora lo que mueve a los campesinos es la ambición. Quieren dinero a costa de lo que sea", lamenta Pereira. El detalle es que muchos de los frutos de la tierra, cada vez más grandes, apetecibles y de ciclo corto, le deben su aspecto a los agrotóxicos y fungicidas extranjeros que se comercializan a los campesinos de la zona.

"Uy, aquí hay de todas las marcas habidas y por haber: mexicanas, canadienses, norteamericanas", dice Pereira. Se usan tanto que el municipio pasó a tener el mayor índice de natalidad de niños especiales. Los neonatos nacen sin extremidades, con mutaciones genéticas severas o discapacidad visual.

Sólo en Pueblo Llano hay al menos 30 casos de síndrome de Usher (sordo-ceguera) reportados hasta 2012, una cifra muy alta con respecto al resto del país. La mayor incidencia del síndrome de Latinoamérica (5%) también esta en Venezuela, específicamente en la provincia de Macanao (región insular), donde se registran alrededor de 76 casos por cada 100.000 habitantes, refiere el portal del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

Veneno para matar(se)

Pero los efectos no son únicamente congénitos. En Pueblo Llano la tasa de suicidios es muy alta. Un trabajo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) adelanta una hipótesis que señala a los agrotóxicos como responsables de esa realidad.

En 2013, el científico venezolano Eliécer Arias estrenó el documental "El silencio de las moscas". En esa pieza cinematográfica, el investigador puso en evidencia la influencia de los fungicidas en las altas tasas de suicidio de la zona.

Las muertes voluntarias ocurren, generalmente, entre hombres y mujeres menores de 35 años. ¿El método más común? Envenenamiento con pesticidas. La tradición católica de los pueblos andinos y el tabú respecto al suicidio hacen que los casos permanezcan casi en el anonimato.

Entre 2001 y 2012, Venezuela registró una media de 823 de suicidios anuales, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Es decir, hubo dos muertes voluntarias por día. En Pueblo Llano las estadísticas superan el promedio nacional e incluso es mayor a la de país es como Japón.

"Este es un problema de salud pública -expone el profesor Pereira-; debemos replantearnos el tema de las semillas, de los agrotóxicos, proteger nuestra tierra y cambiar la mentalidad de la gente porque nos acostumbraron que el fruto más grande es el mejor, y no es así. Nosotros sabemos que la fruta más pequeña es la más sana, la que recibió menos pesticidas. La situación de Pueblo Llano es preocupante y tenemos que hacer algo ya".

Con un tasa de suicidio que preocuparía al mismo Émile Durkheim, Pueblo Llano puede considerarse como el pueblo rico más triste del mundo. Y la muerte, más que voluntaria, es transgénica.

Compartir

¿Cuál Paz?

Compartir

Paz

“Paz (del latín pax), definida en sentido positivo, es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad. También se refiere a la tranquilidad mental de una persona o sociedad; definida en sentido negativo, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra.
En el plano colectivo, «paz» es lo contrario de la guerra estado interior (identificable con los conceptos griegos de ataraxia y sofrosine) exento de sentimientos negativos (ira, odio). Ese estado interior positivo es deseado tanto para uno mismo como para los demás, hasta el punto de convertirse en un propósito o meta de vida. También está en el origen etimológico de los saludos: shalom en hebreo y salam en árabe significan «paz» o «la paz esté contigo o con vosotros», y también se emplean como despedida, significando entonces ve en paz o id en paz; en cambio, salve, el saludo latino, es un deseo de salud, concepto también muy relacionado. El saludo de paz o beso de la paz es una parte de la misa en que los asistentes «se dan la paz».
En el Derecho internacional, el estado de paz es aquel en el que los conflictos internacionales se resuelven de forma no violenta; y particularmente se denomina «paz» al convenio o tratado (tratado de paz) que pone fin a la guerra. Existe una rama del estudio de las Relaciones Internacionales denominada «irenología» o «estudios de la paz y los conflictos».
Puede hablarse de una paz social como consenso: el entendimiento tácito para el mantenimiento de unas buenas relaciones, mutuamente beneficiosas, entre los individuos; y a distintos niveles, el consenso entre distintos grupos, clases o estamentos sociales dentro de una sociedad.”

Este texto entrecomillado con el que comienzo el texto, lo tomé de la red y me parece muy interesante puesto que se hace evidente en él, la inexistencia de cualquier relación entre el concepto de paz y el de justicia. A lo sumo, como dice al final la paz es “consenso”, es decir hegemonía pero poniéndose de acuerdo. 

Pareciera entonces que la paz es simplemente la ausencia de violencia, de guerra.

Pero, y la justicia, ¿qué es eso, qué relación tiene con la paz, si es que la tiene? Pues que se viene a la mente esa frase tan repetida por Chávez: “No puede haber paz sin la justicia”.

Buscando encontramos, por simple, el significado de “justicia” que dan los diccionarios:

“justicia: nombre femenino 1. Principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde. "por encima de todo deben primar la justicia y la igualdad". antónimo: injusticia. / 2. Cualidad de justo.”

Pero existe además la concepción liberal de la justicia como la aplicación del “derecho”, es decir como algo, ya no moral sino simplemente jurídico, y caemos en recordar aquella jerga legalista que nos dice: “no será justo pero es legal” y entramos nuevamente en contradicción.

Según todo esto la justicia es un principio moral, individual, no necesariamente ético, aun cuando se refiere a la “inclinación” de actuar respetando la verdad y “dando a cada uno lo que le corresponde”. Y la paz se resume a la ausencia de violencia o guerra y no a la existencia necesaria de justicia. Lo que determina que puede haber “paces injustas” y “justicias violentas”. Por ejemplo la paz de la hegemonía imperialista que se impone a bombazos y sin importar los millones de muertos, perdón de “daños colaterales”

Evidentemente el comandante, cuando hablaba de la justicia como requisito indispensable para la existencia de la paz, no pensaba en el concepto jurídico de “justicia” y tampoco en la paz como “consenso” o como simple ausencia de guerra. Evidentemente pensaba en la sociedad convertida en comunidad donde “cada quien da según sus posibilidades y recibe según sus necesidades”, máxima definitoria de una sociedad sin clases que expresa la verdadera justicia y justifica la verdadera paz.

Pues en el capitalismo, las relaciones entre las personas, muestran una situación y hasta una condición inestable por definición, donde están en constante juego los derechos individuales de cada uno, aquellos de que “tus derechos llegan hasta donde comienzan los derechos de los demás” y por ellos es un constante caminar “por el filo de la navaja”. Así, la paz y la justicia son, siempre y únicamente, las impuestas por la clase que ejerce la hegemonía, quien de paso las define, pues es quien imprime los diccionarios.

En la sociedad sin clases, el comunismo, en cambio, las relaciones entre las personas se han hecho, de nuevo, comunitarias, comunales, de ahí el término, y la justicia y la paz son simples consecuencias del ejercicio de esas relaciones.

En el capitalismo, o más bien en las sociedades de clases, la norma es impuesta y por ello nunca es justa por muy consensuada que se pretenda, lo que la hace coercitiva, obligatoria, ya que la persona, por “naturaleza” tiende a ser egoísta y defiende sus derechos por encima de cualquier otra cosa, esencialmente porque estos implican de por sí “competencia”. Mientras que en la sociedad sin clases, en el comunismo, la norma deja de existir, porque las personas simplemente comparten la vida, de manera coherente y simple y cada quien da lo que su condición y situación le permite y recibe todo aquello que necesita para poder ser.

Todas estas reflexiones me surgieron a partir de descubrir, porque me lo mandó un amigo, la última cotización del dólar paralelo, el ilegal, que no se define en la banca ni en la bolsa, sino en la sala de reuniones de un grupo de degenerados que “vive” en Miami protegidos por la “justicia” gringa. Grupo de degenerados que son, en los hechos el verdadero comando de la derecha venezolana, pues son los que canalizan la plata que mantiene a los degenerados que “viven” aquí (es muy importante decir que me estoy refiriendo a los degenerados que pretenden dirigir, ser dirigentes, y no a las personas que los siguen, cosa que pudiera ser distinta).

Fíjense que cosas más interesantes. En los últimos 15 días el dólar "paralelo", es decir ese esperpento ilegal que rompiendo todas las reglas de la propia economía capitalista, y que por posiciones e intereses puramente políticas se fija desde una página web, subió de alrededor de 1000 y tantos bolívares por dólar a más de 1500 en el día de hoy. Pero más grave aún, continúa la existencia del otro “paralelo”, el dólar cucuteño, el cual es todavía más alto, a pesar de que el gobierno colombiano, que se supone que está en conversaciones con el gobierno venezolano para regularizar la actividad comercial en la frontera, dijo que se iba a eliminar, o quizás no ha eliminar, porque Colombia es un país libre y por lo tanto “justo” y allá cada quien vende y cambia las divisas como les da la gana, y el precio oficial es, si acaso, un precio de referencia, pero por lo menos a controlar, cosa que evidentemente no tiene intenciones de hacer.

Y decimos que esos son valores que rompen cualquier lógica del mercado capitalista (miren que no estoy hablando de socialismo) y que solo persiguen objetivos de destrucción, en este caso, de la economía venezolana, a través de la generación de una enorme espiral especulativa; porque, si existe algo a lo que el capitalismo le tema es la inestabilidad de los mercados y de ahí su culto a las bolsas de valores, templo esencial de todas la religiones capitalistas, donde todas se hacen monoteístas, con un único dios, el dólar. El capitalismo para existir necesita estabilidad y por ello crea su propia justicia e la impone por la guerra.

No nos queda otra que llegar a esta triste conclusión: mientras nosotros, apenas comienzan los diálogos, liberamos, en la búsqueda de la paz, supuestos "presos políticos”, entre ellos en degenerado torturador, como un requisito para la búsqueda de un consenso, ellos, ¿en respuesta equitativa? liberan el dólar con la clara intención de terminar de joder la economía venezolana a partir de destruir cualquier cosa que se pueda hacer internamente y terminar de destruir la capacidad adquisitiva del venezolano cualquiera sea su postura política. Efecto que se logrará sin dudas pues todo el "empresariado venezolano" sigue ese dólar porque es el que les garantiza ganancias especulativas bestialmente altas, no importa que a la larga se estén pasando un cuchillo por su propia garganta. Y no les importa porque si algo es el capitalista, es miope ecenómico, es decir solo ve las cosas cercanas y que le garanticen la mayor cantidad de ganancias a cortísimo plazo.

Contamos una anécdota para que se entienda mejor esto último. El otro día oímos en el trole una conversación entre dos empleados de una cierta empresa cuyos dueños tiene inversiones en varios ramos, construcción, mecánica pesada, metalmecánica, artes gráficas, etc. Uno de los muchachos, muy orgulloso de su jefe, comentaba a su amigo que éste, el jefe, había ganado, la semana pasada 25.000 dólares en unas operaciones. Comentaba además que él tenía tres tarifas, una más baja si la persona la pagaba en dólares en efectivo, otra si le pagaba en dólares bancarios y otra, mucho más alta, si pagaba en piches bolívares. Y se reían de la capacidad de su jefe. Días después supe que en esa empresa, por reducción de personal, botaron algo así como 15 personas pues parece que ellos no pueden asumir los costos de los salarios mínimos. Pero saquemos cuentas. 25.000 x 1500 = 37.500.000 Bs., fue lo que ganó, ese jefe en una semana, me imagino que hasta donde supo ese muchacho. Pero 15 personas, ganando salario mínimo integral representan alrededor de 1.400.000 Bs. Es decir con lo que ganó el jefe en una semana puede pagar casi un año de salarios, incluyendo pasivos laborales sin ningún problema. Claro, la culpa es del gobierno por aumentar los salarios sin aumentar la “productividad”. Cuando, alguien me puede dar una muestra de mayor productividad que la ese jefe, que evidentemente no debe estar pasando trabajo luego de que botó esos 15 trabajadores, situación toda esta que está ocurriendo en medio de la terrible crisis económica que “estamos” viviendo. Casi me provoca reunir entre los panas para ir a llevarle al pobre jefe ese, una bolsita de comida.

El asunto es otra vez ¿qué es la paz? y ¿cuál paz? De qué hablamos cuando hablamos de diálogos de paz. De la ausencia de guerra o de la paz con la nos enseñó a soñar el Comandante. ¿Entendemos todos los peligros que existen detrás de esa búsqueda de “consenso” sin justicia y por lo tanto sin posibilidades de paz real. Se dice que no vamos a negociar principios y eso debiera ser así. Un dialogo, que debiera ser parte esencial del concepto mismo de persona, no significa negociar. Debiera significar confrontar ideas para evitar la confrontación de armas.

Pero si en lugar de dialogar, de confrontar ideas, se reduce toda a la búsqueda de un consenso, aun ficticio, para mantener una paz, aun falsa. Estaremos nosotros, los que nunca seremos invitados a la mesa de los dichosos diálogos, obligados a buscar la paz por otros medios, como hemos venido haciendo los pueblos nuestramericanos desde la llegada del “consenso” y la “paz” españoles por allá por el siglo XV.

¡No nos quedará otra, sino seguir luchando por la construcción de la verdadera paz. Así se nos vaya la vida en ello…!

Compartir

Golpe de Timón en 8 claves

Compartir

Golpe-de-timón-1

El 20 de octubre de 2012, el Comandante Hugo Chávez encabezó el primer consejo de ministros del gobierno que había ganado 13 días antes con el 55,07% de los votos, según el escrutinio del Consejo Nacional Electoral. Su disertación de entonces, se convirtió en un planteamiento político-estratégico conocido como Golpe de Timón, de alguna manera adelantado la noche del triunfo (7 de octubre) desde el Balcón del Pueblo cuando enfatizó el inicio de un nuevo ciclo en la construcción del socialismo.

“Son elementos que ayudan a orientar el tránsito y de eso estamos hablando hoy, sobre la economía y cómo ahora, con el nuevo ciclo que se abre, debemos ser más eficientes en el tránsito, en la construcción del nuevo modelo político, económico, social, cultural, la Revolución”, expresó el Comandante Supremo, iniciando aquella histórica intervención ante su gabinete.

Aclaró pedagógicamente que “la revolución política es previa a la económica” y que “siempre tiene que ser así: primero revolución política, liberación política y luego viene la revolución económica”.

Advirtió que de no entenderse y asumir correctamente “puntos claves de este proyecto” bolivariano que él encabezaba, no se estaría haciendo “lo necesario para ir dejando atrás de manera progresiva y firme el modelo de explotación capitalista” para crear “un nuevo modelo: el socialismo venezolano, bolivariano, del siglo XXI”.

  1. Transformación de la base económica del país: hacerla esencial y sustancialmente democrática, al contrario del formato capitalista caracterizado por el individualismo y por ende, la explotación.
  2. Territorializar el modelo: impulsar la capacidad de autoabastecimiento comunitario “como una red”. Chávez ejemplificó este punto así: “Yo me imagino, por ejemplo, un sector de Sarria, la calle real de Sarria, el edificio y la panadería, el Pdval y la Farmapatria”. Alertó que “Sino fuera así, esto estaría condenado al fracaso” porque “sería absorbido por el sistema viejo”.
  3. Consolidación de la plataforma comunicacional: resaltó la conveniencia del manejo acertado de la información hacia los medios de difusión, “para convencer” con argumentos para “ir impactando en ese nivel cultural que es vital para el proceso revolucionario”.
  4. Creación de las comunas como eje primordial del socialismo bolivariano: “Es parte del alma de este proyecto”, dijo antes de encomendar a Nicolás Maduro (entonces vicepresidente), la concreción de esta orden en la que “todos aquí tenemos que ver con esto” a riesgo de ser “nosotros los liquidadores de este proyecto”.
  5. Activación de un sistema productivo que incluya a productores y trabajadores: fórmula que evitaría la acumulación de poder y control de unos pocos sobre la mayoría. El objetivo es lograr la democratización plena de la participación hasta alcanzar “un correspondiente sistema operativo que sea radicalmente diferente a la alternativa operada de manera central”, consentida del capitalismo.
  6. Injertar la propiedad social en la cadena de distribución: orientación dirigida a la promoción de la alianza sólida entre las estructuras nacientes y las ya creadas, o en creación. “No debemos seguir inaugurando fábricas que sean como una isla, rodeadas del mar del capitalismo, porque se lo traga el mar”, avistó, poniendo como ejemplo a Ciudad Caribia, urbanismo producto de su ingenio: “Dónde están las zonas productivas de Ciudad Caribia? Ya hemos entregado bastantes viviendas ahí, pero la zona industrial no la veo”.
  7. Incorporación del máximo valor agregado “a todo”: aspecto direccionado al crecimiento de la calidad de vida, dejando claro que el objetivo es el pueblo. Reiteró la obligación de ejecutar desarrollos de infraestructura, acompañando el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades adyacentes a tales obras.
  8. Consolidación del Sistema Nacional de Medios Públicos: unificar “su interconexión con otros sistemas, o subsistemas”, como los medios comunitarios, regionales o internacionales. Fustigó que “cada uno anda por su lado. Esa es la verdad”.
Compartir

O nos Diferenciamos o Erramos

Compartir

pdvsa

La paráfrasis de la frase del maestro del Libertador se hace necesaria en momentos de crisis, donde la improvisación es mala consejera.

Compartir

Leer más: O nos Diferenciamos o Erramos

Vida, muerte y corrupción

Compartir

corrupcion

Lo contrario a la vida no es la muerte, con la que convivimos día a día, es parte de la vida y es la que nos posibilita vivir eternamente; sino la corrupción en sus diferentes vertientes, que mata la esperanza y los sueños, nos impregna de miserias humanas y justifica al capitalismo que es, en esencia, el sistema de y para la corrupción.
Dozthor Zurlent

Compartir

Leer más: Vida, muerte y corrupción