Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

¿Nestle vía al socialismo?

Compartir

nestle

“Hemos asumido este encuentro (con la Nestlé) como una reafirmación del compromiso de esta empresa con la soberanía alimentaria del país…Hacemos un llamado a todos los empresarios, que tomen este ejemplo, de compromiso, de seriedad en construir al país en una potencia”.

Compartir

Leer más: ¿Nestle vía al socialismo?

El Precio Justo ¿De dónde viene?

Compartir

La Tentación de Santo Tomás

Es común por estos días mencionar la frase “Precios Justos”, eso en pleno siglo XXI suscita contradicciones a la hora de esperar o exigir tal cosa, en otras palabras, resulta contradictorio esperar “precios justos” del capitalismo que, en cualquiera de sus formas (salvaje, rentista, rentístico, desarrollado, periférico), siempre tiene por objetivo el lucro.

Compartir

Leer más: El Precio Justo ¿De dónde viene?

LAS MEDIDAS ECONÓMICAS: EL SOCIALISMO ATRAPADO EN LOS APETITOS

Compartir

nicolasmaduro061113 001

El Socialismo es la explosión cultural más radical que alguna vez se haya planteado la humanidad, se trata de salir del túnel inviable que el humano transita desde que el egoísmo se impuso sobre el amor. El mundo ha llegado a tales niveles de autodestrucción, la raza humana se ha convertido en forajida a tal punto, que es una especie suicida, destructora de su ambiente y propiciadora de condiciones de vida que generan la locura colectiva. El mundo ha llegado a tan altos niveles de disparate, de insensatez, que ya la construcción del Socialismo no es un asunto de libertad, de vivir bien, de hacerlo o no de acuerdo a los pareceres de los gobernantes, hoy el Socialismo es un asunto de vida o muerte, lo hacemos o la humanidad desaparece junto a la vida planetaria.

Compartir

Leer más: LAS MEDIDAS ECONÓMICAS: EL SOCIALISMO ATRAPADO EN LOS APETITOS

Traigamos al general Vietnamita Giap como asesor contra la guerra económica, ¡derrotemos a los gringos!

Compartir

gian chavez

"…Desabastecer deliberadamente el país, manipular políticas económicas, jugar con la moneda, estimular la inflación, auspiciar la conspiración con discursos y actitudes provocadoras traza una raya que apunta hacia la caotización del país…Venezuela está arribando a una situación de ruptura que reclama, para preservar la democracia, medidas urgentes por parte de los que tienen la responsabilidad de defender los valores y la convivencia nacional”1

Compartir

Leer más: Traigamos al general Vietnamita Giap como asesor contra la guerra económica, ¡derrotemos a los...

Una, ¿simple? diferencia de mercado

Compartir

La-Columna

“Donde empiezan los líos —le oí decir a nuestra camarada Mayra, mientras leía a Roque Dalton, en la Marcha Mundial de Mujeres en Sao Paulo— es cuando una mujer dice que el sexo es una categoría política”. Roque en su poema “Para un mejor amor” hace referencia a una cita de Kate Mills (mujer maravillosa, que es una de esas que ubica al sexo como categoría política). Dalton, con su idea, construye el poema, en el cual afirma: “Porque cuando una mujer dice / que el sexo es una categoría política / puede comenzar a dejar de ser mujer en sí / para convertirse en mujer para sí, / constituir a la mujer en mujer / a partir de su humanidad / y no de su sexo, /saber que el desodorante mágico con sabor a limón / y jabón que acaricia voluptuosamente su piel / son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm / saber que las labores propias del hogar / son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar, / que la diferencia de sexos / brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa / cuando se conocen todos esos secretos / que nos mantenían enmascarados y ajenos”.

Compartir

Leer más: Una, ¿simple? diferencia de mercado

Pedir participar, la cultura de la renta. Un grano de Maíz

Compartir

Venezuela es un país petrolero sumergido en una cultura rentista signada por el consumismo y el oropel del norte. No es necesario insistir en las aberraciones, distorsiones y paradojas que caracterizan a nuestra sociedad, es ilustrativo que aquí un mendigo tiene celular y debajo de los puentes hay directv. Estas torceduras impregnan a la sociedad, todo está teñido de rentismo, la política no escapa a esta condición. Siendo así, la pugna por el poder y la conducción de la república están fuertemente influenciados por el opio petrolero.

El dilema es dramático: No es posible construir una sociedad viable, socialista, desde la cultura rentista, pero al intentar superarla corremos el riesgo de que la población, acostumbrada al clientelismo, al logro individual,  nos dé la espalda.

Es paso previo para una Revolución resolver este dilema, sin eso es impensable el salto. Resolver el dilema es en gran medida la Revolución.

Superar esta condición rentista, individualista, no es un mero asunto político, se trata de prepararnos para las dificultades que se avecinan en el planeta por el desajuste climático y la crisis capitalista. La humanidad enfrentará escasez de alimentos, impactos ecológicos de todo tipo, algunos inéditos, y la única manera de superar las dificultades futuras es haciendo que la sociedad entienda que los grandes problemas sólo se pueden resolver con la participación de todos, en conjunto, y esto sólo lo logra una Sociedad Socialista.

¿Cómo hacer la Revolución Cultural , esencia del Socialismo?

Primero debemos estudiar la fisiología de la cultura rentista. ¿Qué somos? Nos caracterizamos por una laxa relación entre el logro y el esfuerzo necesario para conseguirlo. Hasta la oligarquía prefiere pegarse a la ubre petrolera que explotar, la plusvalía cede el lugar al despojo. Esta condición labró una sociedad acostumbrada a recibir y a no participar en las luchas por conseguir los beneficios. Cien años de oro negro nos convirtió en una sociedad que vive la embriaguez de los precios altos y las miserias de los precios bajos, cual jugador de ruleta que gana en dos jugadas para derrochar la fortuna en el bar y volver la noche siguiente a buscar de nuevo la suerte. Cuando los precios están altos aplaudimos a los gobernantes, cuando bajan protestamos como adolescentes malcriados.

Uno de los retos y cambios principales es conseguir que la sociedad participe en la consecución de sus logros y que lo haga de manera colectiva, social. Todo logro debe ir precedido de un esfuerzo, producir una respuesta colectiva.

Por ejemplo, en una capital hay un problema con la basura, el alcalde es tradicional y no resuelve, lo que se debe hacer es quitarle el apoyo al inepto. Hasta allí la respuesta de la política oligarca. Lo correcto, lo revolucionario, es elegir a un gobernante capaz de resolver lo grande y simultáneamente unir al pueblo alrededor de la solución del problema, desde brigadas de trabajo voluntario, hasta disciplina con los desechos. "Resolver educándonos" sería una buena consigna.

¡Con Chávez y sus candidatos, lo demás es traición!

Compartir