Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

Trump: ¿Incertidumbres para nuestro futuro?

Compartir

El-cambio-climatico-en-la-era-de-Trump

1) El pasado mes de noviembre, en Marruecos, se celebró la Cumbre por los Cambios Climáticos (COP22) y se re-afirmó que la temperatura global subió 1,35ºC este año (2016) que finaliza; ha sido la más alta en los últimos 40 años. Se corrobora lo expresado; la (COP21) de París, se equivoca y es engañosa (Núñez 2016).


2) Riveiro (2016), lo re-afirma, en su excelente reflexión cuando argumenta: en la misma semana que entró en vigor el Acuerdo de París (4/11/2016), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó el informe “Brecha de emisiones 2016”, donde señala que con el actual curso de emisiones, habrá un aumento de 1,5ºC para 2030 ó antes. Agrega que sumando los “compromisos” oficiales que han declarado los gobiernos a la Convención sobre Cambio Climático, la temperatura aumentará 3,5ºC hasta fin de siglo. (http://tinyurl.com/jr3n9mk). Riveiro, cuestiona: ¿Por qué dos organismos de Naciones Unidas dan mensajes tan contradictorios? Para empezar el Acuerdo de París pone una meta “ideal” –que se difunde masivamente y se festeja como si fuera real– pero permite que cada país haga contribuciones voluntarias de reducción de emisiones llamadas Contribuciones Previstas Determinadas a nivel Nacional. No son vinculantes, no obligan a tomar medidas para cambiar el curso de la crisis climática; peor aún, lo que declaran que hacen, ni siquiera son necesariamente reducciones reales (en sus fuentes y por parte de quienes se benefician con el consumo), porque la “contribución” de muchos de los principales países emisores no es tal: se basa en gran parte en mecanismos fallidos como mercados de carbono y tecnologías no probadas ni viables.
 
3) Todas estas confusas, contradictorias e imprecisas apreciaciones y cifras, son reforzadas por las inconsistentes opiniones de científicos, quiénes no aceptan que los cambios climáticos son mayormente ocasionados por acciones de seres humanos y que un porcentaje (> 55%) bastante elevado de las emisiones de gases de efecto invernadero, proviene de los países y grupos económicos más adinerados.
 
4) Las inexactitudes anteriores, son utilizados por el Sr. Donald Trump (recién electo Presidente de USA), quien banaliza los temas ambientales-ecológicos y peyorativamente expresa que los cambios climáticos; “son un cuento chino”, para desplazar en alguna medida la expansión de la economía norteamericana.
 
5) Trump, a varios bufetes y grupos de juristas gringos, les emite la orden de iniciar una revisión de los tantos avances que han emergido en materia ambiental en las localidades y estados del norte. Ordena suspender todas las leyes, jurisprudencias y normas que no se adecuen a las veracidades científicas. Pone en entredicho décadas de estudios, investigaciones, avances, consolidación de políticas, planes y programas y los pone a navegar en un océano de incertidumbres e improbabilidades. Sin exagerar, pareciera que nos aproximamos a una guerra climatológica de consecuencias inimaginables para la humanidad.
 
6) Trump en su campaña electoral, supo re-encantar y embaucar a miles de familias conservadoras precarizadas por la economía neoliberal y globalizadora. En especial las ubicadas en el “cinturón del oxido” y quienes surgieron con la economía “fordista”, la industria pesada y manufacturera de principios del siglo XX. Esta propuesta de modelo civilizatorio, surge con el pensamiento Keinesiano luego de la gran depresión de los años 30’s, y que se combina con la explotación y control de los países de la periferia geopolítica de Estados Unidos (en contraposición al mundo soviético) y madura y se consolida con el “Estado del Bienestar” que igualmente a través de políticas Keinesianas implementó el gobierno de Estados Unidos luego de la segunda guerra mundial (ver economista británico John  Maynard  Keynes). Allí, se consolidó en los años 50’s la “American way of life” que tenía una base populista y de fuerte subsidio gubernamental combinada con la explotación de los países del llamado tercer mundo en una escala mayor, la imposición de dictaduras, invasiones militares, la explotación de los llamados braseros mexicanos y los nativos americanos que suministraron la mano de obra barata para la agricultura y la industrialización de los Estados Unidos. El sistema ferroviario de Estados Unidos fue construido con mano de obra china, casi exclusivamente. De este período resulta el establecimiento del estado de Israel, y el control de los países petroleros del medio oriente como aspectos geoestratégicos de la dominación de EEUU a nivel mundial.
 
7) La caída de la Unión Soviética abre entonces el apetito por un mayor dominio mundial. Además se había inventado el protocolo Internet y se tenía un aparato militar que no tenía equivalente en el mundo. Entonces, se plantea la globalización y el neoliberalismo como la nueva política de los Estados Unidos. Se cierran las fábricas en Estados Unidos, y se abren en México, Centroamérica, Colombia, Perú, Corea del Sur, China, Singapur, y en otros países. En muchos casos establecieron maquilas fuera de la jurisdicción legal de esos países. Son territorios privados de un país extranjero dentro de esos países, donde las leyes laborales no aplican. Esto abarató enormemente los costos de producción y permitió un repunte de la economía estadounidense. De la política keinesiana se pasó al neoliberalismo y a los tratados de libre comercio. Esto ocasionó enormes problemas para la fuerza laboral de EEUU, que ahora veía sus empleos desaparecer en el horizonte lejano. Los dueños capitalistas se preguntaban ¿Por qué pagar entre 9 y 20 dólares la hora cuando puedo pagar a otro trabajador en el extranjero entre 9 y 20 dólares a la semana? Y sin legislaciones laborales o ambientales. Pero la cosa no se quedó a nivel de los obreros. Dentro de los mismos EEUU, los trabajadores especializados y profesionales universitarios ahora tuvieron la necesidad de competir con profesionales extranjeros que eran contratados por las empresas para realizar los trabajos especializados dentro o fuera de los Estados Unidos, pero con sueldos menores.
 
8) Trump, le prometió a los trabajadores gringos recuperar los empleos con la re-apertura de todas las industrias posibles, de 60000 que se declararon en quiebra, para trasladarse al extranjero, o por problemas reales de diversa índole. Con los mineros, el presidente electo, los intimó a prepararse y les enfatizo, que volverán “a dejar el culo”  en la re-apertura de las  minas.
 
9) Estas expresiones groseras, llenas de prepotencia, de banalización extrema e ignorancia supina, no parecen tomar en cuenta las distintas presiones sociales y ambientales que estamos confrontando en nuestra época. En consideración, con  las distintas condiciones de escasez de nuestros recursos naturales básicos y en especial diferentes tipos de materias primas (minerales), componente básico para el buen desarrollo económico y cultural de la sociedad. Se recomienda ver Alicia Valero (2013); en El Agotamiento de los Recursos Naturales No Energéticos.
 
10) La razón de la escasez y de haber hipotecado la bio-capacidad de la biósfera poniendo en juego la supervivencia de nuestra especie humana, vaticinan y como se viene demostrando que la macroeconomía mundial no tiene capacidad de crecer ilimitadamente. Es una falsa ilusión que no podemos seguir alimentando. También suponen, que la Tierra dispone de recursos ilimitados y tiene una capacidad de recuperación ilimitada para soportar la irracional explotación a que es sometida. Ese ha sido el espíritu de las conclusiones de las cumbres señaladas anteriormente, negar la realidad de los recursos limitados.
 
11)  Esta lógica, del pensamiento único mundializado por el neo-liberalismo y materializado en la “American way of life”, hace que muchos analistas políticos y economistas sean prisioneros de su propio pensamiento único. Con mínimas  excepciones, es raro que hagan una auto-crítica que transforme la lógica de este sistema productivista, consumista, individualista y anti-ecológico. Niegan todo tipo de cambio innovador en el área económica. Pareciera que no hay visión del otro futuro posible.

12) También estos economistas y políticos de pensamiento único, banalizan y tratan con desprecio los embates ecológicos y climatológicos que hemos venido padeciendo, como la pérdida de la biodiversidad, de suelos, el stress de agua y los amenazantes cambios climáticos. Niegan las propuestas innovadoras, reales, efectivas y encaminadas a solucionar los distintos problemas emergentes que nos acosan, la complejidad ambiental y social. Niegan la construcción de un porvenir de vida diferente.
 
13) No es sólo la derecha la que maneja el pensamiento único; también hay que renovar el pensamiento de las izquierdas revolucionarias latinoamericanas y de otras latitudes. Propuestas políticas que todavía carecen de un discurso para el futuro civilizatorio posible.
 
14) Leff (2009) lo reclama, “pensar en nuevos futuros posibles requiere nuevos lenguajes y gramáticas, la re-significación de las cosas del mundo, la creación de nuevos conceptos sobre lo real, de nuevos modos de pensar, de nuevos modos de producción y socialización, que permitan abrir los potenciales de lo real y un diálogo de saberes”. Re-afirma el autor, otro mundo es posible sólo si ese mundo se abre a otros mundos; al encuentro de otros mundos de vida y otros saberes”.
 
15) Las reflexiones anteriores nos demuestran que las encrucijadas que nuestra humanidad confronta, tales como: guerras climatológicas; la crisis energética-agro-alimentaria; el deterioro de nuestros ecosistemas; la escasez de recursos básicos mineros; el pensamiento único neoliberal; el superar los modelos ego-ideológicos de todos los tipos y asumir los compromisos por construir un futuro posible, de verdad nos sobrepasan nuestra manera de pensar y a veces de actuar. Nuestro futuro definitivamente está lleno de incertidumbres y de miles de incógnitas, lo cual requiere un extraordinario esfuerzo y tener el profundo deseo de avanzar en la reconstrucción de nuevos saberes y  conocimientos. Estos, deben ser lo suficiente amplios, participativos, colectivos y abiertos a la confrontación de ideas, para ir progresivamente, superando las distintas incertidumbres. Además, estas incertidumbres son complejas y se encuentran de formas inseparables. Encontrar nuevas metódicas, métodos y metodologías, es otro fundamental reto, en la construcción de ese otro futuro posible.
 
Referencias Bibliográficas
 
Leff, E. (2009) La esperanza de un futuro sustentable. En línea: www.sustentabilidades.usach.cl/sites/sustentable/files/paginas/05.pdf
 
Núnez, M.A. (2016) Principios Ecosocialistas para el Siglo XXI. Hacia una nueva visión de la sociedad.Ed. Graficas PortaTitulo. Mérida, Venezuela.
 
Riveiro, S. (2016). Caos Climático, ¿verdad o consecuencia? En línea: América Latina en Movimiento http://www.alainet.org/es/articulo/181687
 
Valero A.(2013)  El Agotamiento de los Recursos Naturales No Energéticos En línea: https://www.youtube.com/watch?v=wRi2VQhLWVo

 

Compartir