Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

La consigna de la esperanza en aquel Tlatelolco: ¡VENCEREMOS!

Compartir

La-Columna

Ayer fue 2 de Octubre, otra vez. Ya van 45 veces desde aquella vez. Y parece que es más fácil olvidar que recordar. Ayer la etiqueta #2DeOctubreNoSeOlvida circuló profusamente  en las redes sociales, en un intento de recordar una tragedia que sigue ahí, intacta.

Compartir

Leer más: La consigna de la esperanza en aquel Tlatelolco: ¡VENCEREMOS!

Aprendiendo de la Historia: La cátedra chilena

Compartir

golpe chile 40annos

Después de la caída en combate del Che Guevara, la revolución mundial entró en estupor, la vía guerrillera sufrió un duro golpe. Había terminado la ola que comenzó en 1959 con la revolución cubana. La esperanza cedió lugar al desánimo, un manto de escepticismo cubrió al continente. La Izquierda se volvió mansa, surgieron teorías que en el fondo eran adaptación al sistema capitalista: aparentar ser, guardar el nombre, un poco de retórica, nada de vergüenza, pero sin correr riesgos. La frase del Che en la carta de despedida retumbaba: “En una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera”. Se desenmascaraba así a muchos de los intentos de cambio que más eran de adaptación que de superación del sistema.

Compartir

Leer más: Aprendiendo de la Historia: La cátedra chilena

Aprendiendo de la Historia: 6 de Septiembre de 1815: Bolívar y su Carta de Jamaica

Compartir

carta de jamaica

Luego de la caída de la Segunda República, Bolívar busca apoyo en la Nueva Granada para emprender una nueva Campaña Admirable y regresar a Venezuela como lo hizo en 1813. No obstante, no cuenta con apoyo alguno y termina en Jamaica, desde donde escribe el 6 de Septiembre de 1815, en Kingston, su célebre carta.

Compartir

Leer más: Aprendiendo de la Historia: 6 de Septiembre de 1815: Bolívar y su Carta de Jamaica

Aprendiendo de la Historia: Siria y La Primera Declaración de La Habana

Compartir

1ra-declaracion-de-la-habana

El 2 de septiembre de 1960 “junto a la imagen y el recuerdo de José Martí” se realizó en la mítica Plaza de la Revolución Cubana la Asamblea General Nacional del pueblo de Cuba, con el objetivo de aprobar la histórica Primera Declaración de La Habana.

Esta Declaración fue hecha como respuesta a la Declaración de San José, emitida en la VII Conferencia de Cancilleres de la OEA, en San José de Costa Rica, el 28 de agosto de 1960, y donde se condenaba a Cuba por sostener relaciones políticas con la Unión Soviética intentando aislarla del resto del continente -contando con el apoyo de los gobiernos lacayos de entonces, representados en la OEA- y convalidar una intervención militar contra la isla.

De esta misma reunión en Costa Rica se desprende la actitud digna del entonces canciller venezolano Ignacio Luis Arcaya quien contra la voluntad del gobierno de Rómulo Betancourt se negó a firmar los acuerdos y declaración de San José.

Junto con Fidel Castro, el pueblo, que había abarrotado la Plaza de la Revolución, se constituyó en Asamblea General Nacional y aprobó la Primera Declaración de La Habana.

En algunos de los párrafos de la Declaración se puede leer: “En nombre propio, y recogiendo el sentir de los pueblos de nuestra América, la Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba (…) Condena en todos sus términos la denominada Declaración de San José de Costa Rica, documento dictado por el Imperialismo Norteamericano, y atentatorio a la autodeterminación nacional, la soberanía y la dignidad de los pueblos hermanos del Continente”. Más adelante dice: “La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba postula (…) el deber de las naciones oprimidas y explotadas a luchar por su liberación; el deber de cada pueblo a la solidaridad con todos los pueblos oprimidos, colonizados, explotados o agredidos, sea cual fuere el lugar del mundo en que éstos se encuentren y la distancia geográfica que los separe. ¡Todos los pueblos del mundo son hermanos!”.

Vibrantes momentos del transitar revolucionario de la Revolución Cubana, lleno de internacionalismo, de antiimperialismo, anticapitalismo, y de rechazo firme a la legalidad imperial que aún hoy es necesario desafiar. Qué aleccionador sería para el continente y el mundo una Primera Declaración de Caracas, en la que ante millones de venezolanos, la Revolución Bolivariana elevara con virilidad su voz ante la aberrante e hipócrita guerra a la que es sometida la nación y el pueblo Sirio. Qué impulso inmenso a la conciencia internacionalista de nuestro pueblo y del continente. Qué impulso inmenso a nuestra Revolución y al ejemplo que el mundo aguarda.

Lea el texto íntegro de La Primera Declaración de La Habana: http://www.pcc.cu/pdf/documentos/otros_doc/primera_declaracion_habana.pdf

Compartir

130° Aniversario de la muerte de Carlos Marx

Compartir

MarxandLenin11

CARLOS MARX. Por Lenin

(Fragmento)
(Breve esbozo biográfico, con una exposición del marxismo)[1]:

Carlos Marx nació el 5 de mayo (según el nuevo calendario) de 1818 en Tréveris (ciudad de la Prusia renana). Su padre era un abogado judío, convertido en 1824 al protestantismo. La familia de Marx era una familia acomodada, culta, pero no revolucionaria. Después de terminar en Tréveris sus estudios de bachillerato, Marx se inscribió en la universidad, primero en la de Bonn y luego en la de Berlín, estudiando jurisprudencia y, sobre todo, historia y filosofía. En 1841 terminó sus estudios universitarios, presentando una tesis sobre la filosofía de Epicuro. Por sus concepciones, Marx era entonces todavía un idealista hegeliano. En Berlín se adhirió al círculo de los "hegelianos de izquierda" (Bruno Bauer y otros), que se esforzaban por extraer de la filosofía de Hegel conclusiones ateas y revolucionarias.

Compartir

Leer más: 130° Aniversario de la muerte de Carlos Marx

¡Gloria al bravo Chávez!. Por Atilio Borón

Compartir

chavez saludaCuesta muchísimo asimilar la dolorosa noticia del fallecimiento de Hugo Chávez Frías. No puede uno dejar de maldecir el infortunio que priva a Nuestra América de uno de los pocos “imprescindibles”, al decir de Bertolt Brecht, en la inconclusa lucha por nuestra segunda y definitiva independencia. La historia dará su veredicto sobre la tarea cumplida por Chávez, aunque no dudamos que será muy positivo. Más allá de cualquier discusión que legítimamente puede darse al interior del campo antiimperialista –no siempre lo suficientemente sabio como para distinguir con claridad amigos y enemigos- hay que partir reconociendo que el líder bolivariano dio vuelta una página en la historia venezolana y, ¿por qué no?, latinoamericana. Desde hoy se hablará de una Venezuela y Latinoamérica anterior y de otra posterior a Chávez, y no sería temerario conjeturar que los cambios que impulsó y protagonizó como muy pocos en nuestra historia llevan el sello de la irreversibilidad. Los resultados de las recientes elecciones venezolanas –reflejos de la maduración de la conciencia política de un pueblo- otorgan sustento a este pronóstico. Se puede desandar el camino de las nacionalizaciones y privatizar a las empresas públicas, pero es infinitamente más difícil lograr que un pueblo que adquirió conciencia de su libertad retroceda hasta instalarse nuevamente en la sumisión. En su dimensión continental, Chávez fue el protagonista principal de la derrota del más ambicioso proyecto del imperio para América Latina: el ALCA. Esto bastaría para instalarlo en la galería de los grandes patriotas de Nuestra América. Pero hizo mucho más.

Compartir

Leer más: ¡Gloria al bravo Chávez!. Por Atilio Borón