Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

A 3 años de la siembra de nuestro joven Compañero Yorsiño Carrilo

Compartir

25 de enero o no te has ido

Te veo caminar fugazmente

Y llegas aquí

Sonriente, ingenuo y loco

El tiempo aún no es para ti

No hay temor

Solo amor.


Te veo soñar, en medio del atardecer

Y preguntas ¿Cuánto queda? ¿Qué ha pasado?

Sin importar continúas

no sabía

¡Estabas ahí!

Ahí vienes, queda poco, no sigas detente aquí,

Falta poco, no te apresures

otros tiempos serán para ti

 

Continuamos sin saber donde estabas tú,

llegas pronto, vete de aquí

no es tu tiempo, regresa pronto

no se que haces aquí

falta poco...


Ya te veo ¡abatido! estás ahí.

¡qué ha pasado!

tu sonrisa, se ha perdido,

tus ojos, se han cerrado,

tu corazón apagado, por las balas y el fusil,

No te vayas,

No tan pronto,

para siempre te has quedado,

Aún te veo caminando y soñando,

ya te has ido, 

Aún sigues ahí,

queda poco, no nos dejes

la esperanza no has dejado.

No te vayas, el recuerdo,

lo acordado,

lo soñado,

Siempre estas aquí

No te has ido

Te has quedado

Para siempre.

Hasta Siempre.

Camarada hasta siempre

te has quedado

Aún te veo

No te has ido… te has quedado…

Wilmer Melo.

Compartir

¡Que se rinda tu madre! 2

Compartir

El 15 de enero de 1970, 300 guardias somocistas rodearon la casa donde estaba una célula guerrillera del Frente Sandinista de Liberación Nacional, junto al Cementerio Oriental de Managua. Llevaron granadas, una tanqueta, un helicóptero...Y dispararon hasta destruir la casa. Fueron tres horas de intenso fuego. Miles de personas vieron aquel combate desigual.

El párroco del barrio Larreynaga, padre Francisco Mejía (tío de los hermanos Mejía Godoy), fue al lugar y pidió a la guardia: "¡Respeten sus vidas!..." Por eso cayó preso y fue torturado. La guardia se llevó de la casa más libros que armas. También se llevaron la Biblia de Leonel Rugama. En la casa sólo había tres muchachos: Róger Núñez Dávila, 18 años, Mauricio Hernández Baldizón, 19 años; y Leonel Rugama Rugama, 20 años. Charneleados, heridos, desangrándose, cantaron el himno nacional. Y cuando la guardia les gritó: "¡Ríndanse!". Rugama rugió su último poema: "¡Qué se rinda tu madre!" Leonel quedó sereno y casi sonriente... Vivió feliz lo que había escrito: "La entrega de nuestra vida orientada a la liberación del pueblo representa nuestra muerte, pero con ella estamos dando vida".

Compartir

Leer más: ¡Que se rinda tu madre! 2

El 10 de enero de 1929 cayó asesinado en México el líder comunista cubano Julio Antonio Mella.

Compartir

El 10 de enero de 1929 cayó asesinado en México, por encargo del tirano Gerardo Machado, el líder comunista cubano Julio Antonio Mella. El 29 de septiembre de 1933, al recibir sus cenizas en La Habana, el también dirigente comunista Rubén Martínez Villena pronunciaba estas palabaras.

Camaradas, aquí está, sí, pero no es un montón de cenizas, sino en este formidable despliegue de fuerzas. Estamos aquí para tributar el homenaje merecido a Julio Antonio Mella, inolvidable para nosotros, que entregó su juventud, su inteligencia, todo su esfuerzo y todo el esplendor de su vida a la causa de los pobres del mundo, de los explotados, de los humildes… Pero no estamos sólo aquí para rendir ese tributo a sus merecimientos excepcionales. Estamos aquí, sobre todo, porque tenemos el deber de imitarlo, de seguir sus impulsos, de vibrar al calor de su generoso corazón revolucionario. Para eso estamos aquí camaradas, para rendirle de esa manera a Mella el único homenaje que le hubiera sido grato: el de hacer buena su caída por la redención de los oprimidos con nuestro propósito de caer también si fuera necesario…

Compartir

HUGO. Por Edgar Gutiérrez

Compartir

A veces pienso que todo el pueblo
es un muchacho que va corriendo
tras la esperanza que se le va
la sangre joven y el sueño viejo
pero dejando de ser pendejo
esa esperanza será verdad
A.P.

Disculpa, pues aunque yo soy mayor que tú, te siento como mi hermano mayor y así te hablo ahora.

Esta pelea, la que estas librando ahora es la más difícil. Todas las otras, las ya libradas y las que faltan son contra la historia, la falsa, la oficial, y no es que sean más fáciles, es que simplemente esta de ahora es diferente.

La vida, eso que llamamos vida, nos conduce casi siempre hasta circunstancias que a veces son luminosas, pero a veces son oscuras.

Lo más sencillo de decir, lo escribía en estos días ante la muerte de un camarada, que se habla de muerte como la continuación de la vida o la solución de la vida, o su resolución. Hasta algunos filósofos, hablan de que somos seres para la muerte. Ahora, cuando pienso esas cosas sólo siento rabia, y la siento porque estos últimos años se han empeñado en mostrarme que eso es completamente falso.

Yo no soy creyente, pertenezco a ese grupo de personas (nada minoritarios, por cierto) que no vivimos preocupados por la existencia de algo o alguien superior que decide o determina la vida. Tampoco “creo” en la historia. Si lo has notado, seguro que sí, existen personas que hacen de la historia, o de la ciencia, ese ente superior que (aunque no se le llame un dios) nos predetermina. No me preocupa, de verdad, que va pasar después de mi muerte, no me quita el sueño saber o pensar en que hay más allá.

Me preocupa sí, lo que hay aquí.

Pienso que es muy probable que dios no exista, pero los seres humanos sin duda existimos. La vida, especialmente la vida humana existe. El hombre y la mujer, ese par de animales particulares con “pulgar oponible y telencéfalo altamente desarrollado” crearon un mundo de relaciones, de intereses, de intenciones que nos determinan.

Desgraciadamente, por aquello de que “todos los hombres son iguales, solo que hay unos que son más iguales que otros” inventamos la propiedad, el dinero, la mercancía, el control del conocimiento, todo ese montón de mierda que hace que las relaciones humanas hayan terminado siendo “relaciones mercantiles” y que “sueño dorado” sea el mercado. Desgraciadamente, todo eso hace de eso que llamamos la sociedad un sistema organizado para garantizar y mantener aquellas “relaciones mercantiles”. Y hace que hasta el amor y el sexo, el cariño y la confianza, es decir todas esas cosas que deberían definir la vida humana en tanto tal, se hagan mercancías y por lo tanto cosas que sencillamente se compran y se venden.

Pero desde siempre, ha existido personas que aman la vida como ella es, que entienden que la vida humana es todo lo que ella es o no es nada y entonces dedican su existencia a luchar contra el sistema de las “relaciones mercantiles”. Se dedican a luchar por una vida que sea mucho más que un cajero electrónico a la vuelta de la esquina. Una vida donde podamos vivir sin miedo a que nos compren o nos vendan, sin miedo a que nos pongan precio y hasta un código de barras si no en el cuello seguramente en la conciencia.

Entre esas persona, y de manera especial estás tú. Apareciste a contrapelo de la historia y cambiaste un destino que parecía marcado inexorablemente. En muchos sentidos nos salvaste la vida, especialmente a muchos de mi generación que veníamos de derrota en derrota y de frustración en frustración. Es cierto, algunos nunca abandonamos la lucha, pero la esperanza era sin duda algo que se nos escurría… Pero apareciste tú a resucitar la historia, a demostrar que los sabios de las “relaciones mercantiles” que la decretaron muerta (la historia) estaban equivocados. Y hoy gracias a ti, a pesar de todas las contradicciones que puedan existir aun, tenemos patria, tenemos esperanza, tenemos motivos y razones.

Y por esa razón, y por muchas otras más, te quiero decir que esta no es hora de morir. Te lo digo a ti y me lo digo yo mismo. Es hora de seguir viviendo. Yo sé que tú crees en Dios y yo creo en la vida, en el ser humano para la vida. Creemos en la necesidad de ocuparse de lo que hay aquí, de lo que pasa aquí y ahora. De luchar contra la mercantilización de la persona, de luchar para que así la persona realmente libre pueda vivir y tenga como vivir y para que vivir. Estoy seguro de que la vida continúa aun cuando falte una persona. Pero a pesar de todo eso, creo que si en algún momento no está permitida la muerte es en éste, especialmente o particularmente porque toda la vida está por delante y aunque esta sea la pelea más difícil que nos haya tocado vivir siempre abra razones para vencer y motivos para luchar.

En este momento me acaba de llegar la noticia de que saliste satisfactoriamente de la operación. Es definitivo, y no es un lugar común: Hugo, hermano, te necesitamos. Definitivamente no es momento para morir. De pana vale…

Compartir

¡Los pueblos de América, con el Comandante Chávez!

Compartir

1image6-8ef10Declaración de la Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA

¡Los pueblos de América, con el Comandante Chávez!

Antes las declaraciones que se hicieron públicas el pasado sábado 8 de Diciembre, donde el comandante Hugo Chávez Frías manifiesta que debe someterse a una nueva intervención quirúrgica por la reaparición de "algunas células malignas" en su cuerpo, la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA se solidariza y quiere hacerle llegar al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela nuestro más ferviente apoyo.

Compartir

Leer más: ¡Los pueblos de América, con el Comandante Chávez!

Alí nació, seguro que nació un día… Por Edgar Gutiérrez

Compartir

Y vivió, y se hizo militante de su sueño, y por ello llegó más allá de su canto, pues comprendió que cantando se ama, se hace al hombre, se hace la historia. Este es el Alí que trasciende los tiempos, aquel que fue niño limpiabotas y adolescente boxeador, y que sin embargo, supo navegar libre y conmoverse por las ajenas hambres y los dolores de todos.

Su voz se hizo estandarte de la lucha desde los inicios de la década de los 60, década de historia y lucha, por ello quizás sus primeras canciones fueron “Humanidad” y “No basta rezar”. Y trascendió porque nunca vendió su canto y por ello no es, ni será, una estatua, “ni mucho menos un santo para prenderle una vela”.

Con el cuatro como equipaje Alí se fue unos años a un lugar de la Europa Socialista, iba a estudiar, pero sobre todo, también cantó. Allí grabo su primer disco: “Gente de mi tierra”. Regresó pronto a Venezuela, pues al igual que el Che sintió que le faltaba el aire fuera de su patria grande y de sus propias luchas. Pero evidentemente aquí fue vetado por las empresas del espectáculo, de la comunicación y la cultura y por ello terminó asumiendo el proyecto “Cigarrón”, una propuesta discográfica subversiva, a través del cual grabó casi todos sus discos, pero donde además grabaron muchos otros cantores y cantoras de la vida que nunca hubiesen podido grabar de otra manera…

Trece discos legó Alí a la lucha y con su canto necesario estuvo presente en numerosos lugares de toda la América Nuestra. Pero esencialmente, o a pesar de eso, llenó con su canto cada espacio disponible, cada fábrica, cada calle, cada escuela, cada sueño, y nos dejó esperanzas, razones y motivos….

Si, Alí “no es un santo para prender una vela”. Y ahora estamos, aquí,  tratando de construir esa Patria Grande con la que el soñó y por la que vivió y cantó. Y ahora su canto es, aquí,  cada vez más necesario… y si no entendemos su canto y su vida como un compromiso absoluto con la lucha y si no hacemos de nuestras vidas un canto que no se venda, traicionaremos, no el canto de Alí, sino la vida misma…

Hagámoslo así “… a quemarropa” y luchemos por el canto por el que él cantó, cantemos por la lucha por la que él lucho… Pero un canto y una lucha que no venda al pueblo, que no venda la Historia, que rescate al anciano herido y al niño de pecho y al grano de trigo solo frente al molino y al pueblo indefenso, pues…

…creo en tu fuerza

porque el trigo germina

y llegará el día pueblo mío

en que se unan tus hijos

para lavar tu frente

que si estás indefenso

no será para siempre

Compartir