Ingrese

FOTO DE PERFIL SEPTIEMBRE

CABECERA PAGINA

[OPINIÓN] Cumbre y barranco

Compartir

cumbre

1
Una Cumbre de las Américas reunida en Perú para condenar la corrupción, y antes de la cual el Presidente de ese país debe renunciar justamente por corrupción. Una Cumbre de las Américas a la cual el verdadero convocante, el Presidente de Estados Unidos, no asiste por no presenciar el previsible fiasco. Una Cumbre de las Américas que invita a 34 países, de los cuales asisten sólo 14 gobernantes. Una Cumbre auspiciada por el llamado Grupo de Lima para condenar a Venezuela, y a la cual se prohíbe asistir al Presidente Nicolás Maduro, vetándonos el derecho a la defensa. Una Cumbre cuyo único momento trascendente es la protesta de la delegación cubana. Una Cumbre que termina sin propuestas definidas ni resoluciones concretas. Los gobiernos de Cumbre en Cumbre, y los pueblos de abismo en abismo, decía Hugo Chávez Frías. Una Cumbre que degeneró en barranco, y en sepultura del Grupo de Lima. Dale, Señor, el descanso eterno.

2
Mientras gobernantes corruptos se reúnen para condenar la corrupción, los pueblos se organizan. Los Movimientos Sociales son grupos centrados en la consecución de metas económicas, sociales y culturales, que no necesariamente aspiran a la toma del poder político, pero que pudieran ser decisivos en la conquista o las decisiones de éste. Brotan como hongos cada vez que el gobierno descuida o posterga  vindicaciones legítimas. Son el campo abonado donde germinan los nuevos poderes. Dejó sentado Juan Jacobo Rousseau que la soberanía siempre reside en el pueblo y únicamente en él, y que los gobiernos son sólo instrumentos del pueblo, que sin embargo hacen constantes esfuerzos contra él.  Al tiempo que se hunde el Barranco de las Américas confinado en el Hotel Sheraton, progresa una Cumbre de los Pueblos en doce sedes limeñas.

3
Múltiples sedes, temas inagotables. ¿Qué se ventila en las Cumbres de los Pueblos? Las agendas inconclusas que la mayoría de los gobiernos no han podido completar ni emprender.  Ante todo, Nueva Constitución y Poder Popular: la esperanza de que el Soberano reasuma sus supremos poderes y reconstituya el cuerpo político y social  La militarización y criminalización de la protesta popular. La llamada restauración conservadora y el neofascismo, los planes de dominación imperialista y las nuevas dictaduras; la Democracia Protagónica, el Socialismo Comunal. Las amenazas de privatización de la Educación. El rol de los medios de comunicación. La mujer y la resistencia. Los recursos naturales y el cambio climático. Los movimientos étnicos y de género. La Guerra Económica contra Venezuela y la solidaridad con ella. Geopolítica, Poder Corporativo y Movimientos Sociales. Integración continental.  Repasemos estos temarios: son el mapa de la América Latina futura. Algunos fueron ayer fantasías y hoy son realidades prometedoras; otros fueron dogmas y  hoy sólo malos recuerdos.

4
Por este porvenir hacemos el 12 de abril la Gran Marcha Antiimperialista por la Avenida de la Peruanidad, entre doble hilera de policías con escudos, como si ya estuviéramos presos. Abundan pancartas y estandartes, y esas banderas culturales que son los trajes étnicos. Lima, capital de virreinato porque por ella pasaron los catorce millones de kilos  de plata del Potosí que posibilitaron la hegemonía de Europa y el predominio del capitalismo. En la Alcaldía de la ciudad, un enorme retrato de Pizarro, el conquistador, flanqueado por dos retratos pequeños de los Libertadores, Bolívar y San Martín.  Un muro de unos diez kilómetros de extensión separa los barrios residenciales de los pobres. El mundo es un muro cada vez mayor entre quienes lo producen todo y quienes todo lo acaparan.

5
Los medios escandalizan con la supuesta invasión de venezolanos al país de Pizarro.  Se agitan cifras fantasiosas: de creerles, unos cien mil compatriotas  ingresaron al Perú. En realidad, unos 26.239 venezolanos vivirían allí, según los reportajes de  #VenezuelaAlafuga, @Efectococuyo y @ELTIEMPO,  conjuntamente con alianza con @cdr_ @ipys y @ojo_publico, páginas opositoras que posiblemente exageran. Por el contrario, son más bien cien mil peruanos los que viven en Venezuela, y un millón doscientos mil emigraron a otros países, según agencias noticiosas locales que quizá disminuyen la cifra (https://exitosanoticias.pe/mas-de-100-mil-peruanos-viven-desprotegidos-en-venezuela/). En Venezuela nadie escandalizó con este flujo, ni con los caudalosos raudales migratorios que de toda América Latina y el Caribe llegaron a ella: jamás se denigró de los recién venidos, en ningún caso se los culpabilizó de quitarle trabajo a los nacionales, no se los excluyó de la educación, la asistencia médica y demás beneficios sociales gratuitos, nunca se dijo que los países de origen padecieran crisis humanitaria,  y mucho menos que había que invadirlos y destruirlos para remediarla. Ver la paja en el ojo ajeno y no la migración masiva en el propio es la forma de tampoco vislumbrar el futuro.  

6
El fraude mediático no repara en ética ni en hechos. En Venezuela comunicadores disidentes del Código de Ética mienten  que integrantes de la delegación criolla se quedaron en el Perú. Desde luego, no mencionan número ni nombres. Por el contrario, cinco emigrantes solicitaron regresar a Venezuela con el grupo, entre ellos uno invalidado por un ACV, repatriación que les fue concedida sin preguntas y sin costos. La virtud tiene su recompensa en ella misma; la generosidad, en la calumnia.

Compartir