Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

La burbuja del Ciudadano Neutral y otras burbujas económicas

Compartir

reventar-burbujas-173550-1

Vivimos en una burbuja. Ninguno de nosotros puede advertir todo lo que ocurre, ni entender todas las dinámicas. La burbuja de cada quien, sin embargo, es peculiar. La membrana de la burbuja se define con todo aquello que puede percibir, pero también con lo que puede hacer sobre el mundo, pues percepción y acción son, en la naturaleza, difíciles de separar. Pero lo peculiar es que no estamos, físicamente, imbuídos en la burbuja. Llevamos la burbuja por dentro, en nuestra mente. No podemos saber sobre lo que no podemos percibir. No podemos pretender que cambie un mundo invisible. Y no podemos ver las burbujas de los demás, aunque, increíblemente, sean burbujas compartidas.

Pero podemos hacer un ejercicio de lógica y modelarlas. Permitan tres intentos, entre muchos posibles, para describir cómo piensan personas cuyas vidas están signadas por el mismo origen geográfico y étnico, aunque no quieran llamarlo Patria Venezolana.

Comencemos con un ciudadano residente de la República Bolivariana de Venezuela, a quien llamaremos el Ciudadano Neutral. Este conjunto del reglas lo describen (recuerden, puede ser más de uno y una como él, aunque difícilmente idénticos):

Si la Fuente es independiente entonces confío en la Fuente.

Si la Fuente se opone al gobierno entonces la Fuente es independiente.

Si confío en una Fuente y necesito vender un Bien y esa Fuente dice que la tasa de cambio es Tasa_Actual entonces vendo el Bien a la Tasa_Actual.

Si necesito comprar un Bien y nadie lo vende por menos que Precio y creo que puedo pagar ese Precio entonces compró el Bien a ese Precio.

 

Esa es la burbuja del Ciudadano Neutral que no se mete (mucho) en política y solo se interesa en comprar barato y, vender, cuando puede, “sin perderle”. El elaborado discurso de la reposición de inventarios se ha reducido en su cabeza a: vender tomando en cuenta la tasa de cambio porque “¿Cómo voy a comprar otra vez para volver a vender, si no?”.  Por eso la tercera regla, que a un ciudadano cualquiera de otro país le parecería extraña. La primer regla, sin embargo, es probablemente su razón para declararse neutral: cree en la independencia de opiniones y cuando debe tomar una decisión confía en la fuente independiente. Pero se le ha colado una creencia peligrosa, seguramente posicionada en su mente por la permanente campaña mediática en contra de todo gobierno que intenta regular, como suele hacer un gobierno socialista.  Es la segunda regla: confíar, como si fuese independiente, en cualquiera que diga lo contrario del gobierno. Cómo si no hay otros intereses de qué preocuparse más allá del interés del regulador. Este puede que esté manchado de vicios como la ineficiencia y la corrupción, pero no es el único interés con poder en el mercado ni el más corrupto. Es una creencia ingenua, surgida de aquella campaña, pero también como un resumen práctico de lo que hay que hacer en ciertos casos.

Con esas reglas de conducta en su cabeza, nuestro Ciudadano Neutral es fácilmente víctima de la manipulación por parte de cualquier fuente que se presente como opuesta al gobierno. Ese es justamente el gran problema de vivir en una burbuja: seremos esclavos de cualquier cosa que pueda proyectar impresiones sobre la burbuja.

Pero, ¿de quién podría ser víctima este Ciudadano Neutral? Les presentamos la burbuja de Dolar Today:

Golpeo al gobierno si muchos ciudadanos confían en mi y devalúo el bolívar.

Muchos ciudadanos confían en mi si invento alguna excusa para devaluar y ninguna fuente independiente me desmiente.

Invento una excusa para devaluar si sincronizo la devaluación con algún rumor o noticia manipulada sobre el gobierno o la economía de la frontera.

 

Dolar Today es esa operación que controla la página web, basada en el exterior, que ha venido dictando la tasa de cambio a la mayoría de los venezolanos, quienes la aceptan de buena gana, especialmente desde diciembre de 2016. Es obvio que la burbuja del Ciudadano Neutral está en muchas cabezas que confían en Dólar Today y quienes están constantemente ajustando sus precios de venta a esa tasa, forzando a sus compradores a pagarla y, si estos son vendedores de algo, a hacer lo mismo con el correspondiente bien. Todo esto frente a la mirada indolente de miles de potenciales fuentes independientes que podrían desmentir una fuente de abuso que, no solo tiene una intención política particular, sino que es supremamente desconsiderado con la economía y con el bienestar de toda una nación. Y todo esto simplemente porque comparten un propósito: “Tumbamos al gobierno si golpeamos al gobierno con lo que podamos y sin mirar daños colaterales”.   

Pero en lugar de dibujar la más oscura burbuja dentro de la oposición, veamos la más opaca, dentro del gobierno:

Si dicto una tasa de cambio entonces esa es la única tasa de cambio y todos confían en ella.

Si controlo el comercio internacional entonces controlo las divisas que produce y la tasa de cambio.

 

Esa es la burbuja Maduro, la del Presidente pésimamente aconsejado a mantener la última política económica de su predecesor, el Comandante Chávez, sin atender a un país, con fronteras abiertas y libertad de expresión plena y que no confía en ese “férreo” control que nunca ha funcionado. ¿Por qué iba el Ciudadano Neutral a confiar en la tasa Maduro si todo su entorno, sobretodo clientes y proveedores, se afana por ajustar a la tasa Dolar Today?. Una pregunta simple que todo el equipo económico de Maduro no alcanza a responder.

Estos ejercicios de modelar burbujas son útiles para precisar el origen de ciertas conductas ajenas y para explicar y corregir la propia. Es decir, son útiles para la crítica y, por tanto, la autocrítica. Del Ciudadano Neutral, por ejemplo, se puede decir que es un ingenuo que se conforma con una explicación simple de una dinámica muy compleja y no atiende a sus efectos a más largo plazo. Pero ese es cualquiera de nosotros tratando de lidiar con esas dinámicas al mismo tiempo que trata de llevar una vida “normal”. Además, la ingenuidad no es algo que un profesor pueda condenar de ninguna manera. Ojalá todos los ingenuos pudiéramos intercambiar nuestros ingenuos puntos de vista. Aprenderíamos sin duda.

Sobre Dolar Today hay poco que agregar. Son criminales de guerra. Es pública y notoria su participación en los eventos del 2002-2003 contra Chávez y cuentan con el apoyo franco y abierto del gobierno de Estados Unidos. Apoyo, por cierto, que no podemos rechazar efectivamente pues se escapa a la jurisdicción nacional y está históricamente amparado por aquel “preñados de buenas intenciones” que dictaminó nuestro tribunal supremo. Ahora podemos comprobar que se equivocaron porque esas no son buenas intenciones.

Pero, sin duda, la burbuja más patética, por alienada y desubicada, es la del gobierno. No se le puede criticar su afán por regularizar y regular, pero sí por su afán de creer que lo está logrando cuando toda la evidencia sugiere lo contrario. Pero lo más criticable de todo es que preguntas simples como aquella, que seguramente han escuchado los personeros del gobierno que aún mantienen arraigo popular, no sean ni siquiera contempladas en el discurso público del gobernante.

Pero no es el gobierno el receptor de toda la culpa. Ciertamente se trata de un plan macabro y con apoyo internacional, particularmente de los gobiernos de Estados Unidos y Colombia. Eso ya lo convierte en un problema difícil (que todavía no excusa a nuestro gobierno). Pero la condición de crisis sin salida es causada por un descuido fundamental en el imaginario de izquierda. En nuestro afán por mostrar que el estatus quo está sesgado, que el marco social y legal que heredamos se inclina para el lado derecho y que “nadie es neutral”, hemos descuidado la posibilidad de la neutralidad como independencia de criterio1. Hemos cortado lazos con aquellos que no piensan como nosotros, pero con quienes podríamos crear un plataforma mínima para la compresión compartida de las situaciones.

Al excluir cualquier otra razón “por sesgada”, solo nos quedamos en nuestra burbuja.

Remembranza

La batalla continúa. El reciente empujón de dolar today es parte de un esfuerzo concertado por completar el caos de nuestra economía. El gobierno creyó que con tomar la sede física de la gestora de puntos de ventas resolvería. Ahora tienen que lidiar con la acusación de asalto y del control de las cuentas que siguen recibiendo los aportes de los puntos de venta como si todo estuviera normal. A ver como sobrevivimos al siguiente golpe de devaluación frente a la nueva serie de billetes que el gobierno ha impreso (la más clara acción inflacionaria según los economistas liberales). Si queremos una Feliz Navidad, necesitamos la hora de la inteligencia en el Gobierno.

Primera impresión

Saludamos el decreto de emergencia económica que elimina el actual billete de 100 bolívares de circulación en Venezuela. Es la primera acción directa contra la manipulación del valor de la moneda nacional. Reconocer al otro y actuar puede conducir a superar el aletargamiento y la pérdida de confianza.   Pero lo mejor es ver al gobierno salir de su burbuja.

1 http://jacinto-davila.blogspot.com/2010/08/el-fin-de-la-neutralidad.html El fin de la neutralidad

Compartir