Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

[MEMORIA LIBRE] - Educación Interactiva a Distancia

Compartir

707b09eb21a825a0fb8e49641b662916

La educación a distancia es una vieja idea que puede convertirse en una gran noticia gracias a la tecnología. Pero las innovaciones educativas deben contarse entre las más difíciles. Además de la dificultad habitual de parir la nueva forma de la idea, de lograr un buen efecto o función real y que se le use o adopte ampliamente, es preciso resolver la razonable resistencia a experimentar con humanos en una de sus actividades más sensibles y una en la que no queremos errores o abusos que se multiplicarían fácilmente. Por si todo eso fuese poco, también hay que enfrentar la resistencia de un establishment académico que a su vez se resiste al cambio alegando esas buenas razones, pero realmente solo para defender un sistema que cree suficientemente bueno porque algunos han descubierto cómo vivir con él o de él.

En Septiembre de 1998, la Universidad de Los Andes inició un experimento de Educación Interactiva a Distancia por intermedio de su Postgrado en Computación[1]. El objetivo de ese experimento era explorar el alcance y efecto de las tecnologías de la información en la práctica educativa y en las circunstancias de esta universidad, con una pequeña ciudad por dentro, en medio de la cordillera andina con su escarpado relieve y difícil acceso y lejos de los centros industriales y políticos tradicionales del país. El proyecto había sido evaluado y considerado por diversas instancias e inclusive criticado por su orientación a las empresas[2].

19 años después, con más de un centenar de MSc[3] egresados y egresadas de toda la geografía nacional y de los países vecinos, y en medio de una muy difícil situación económica, nos disponemos a evaluar ese experimento y todas las experiencias asociadas a la generación y difusión del conocimiento en esta Escuela de Computación. Para ello, apelaremos al diseño original del experimento[4] que pretendió “validar los mecanismos y plataformas instruccionales en nuestras circunstancias”, los cuáles implicaban en forma crucial “Una metodología instruccional que permita al estudiante aprovechar la información que recibe y cumplir con los objetivos de aprendizaje de cada asignatura”. Pero, además, queremos invocar los criterios pedagógicos, tecnológicos y de la nueva educación que se han discutido en los años posteriores al lanzamiento del experimento. En particular, los criterios de pertinencia y relevancia territorial para la educación a distancia y la nueva conciencia sobre la educación abierta que aun pugna por surgir.

Aquella metodología, adaptada a su cátedra por cada profesor o profesora participante en el experimento, incluyó un diseño estratégico que conduciría a resultados objetivables, algunos de los cuáles ya han sido presentados en forma preliminar[5]. Por ejemplo, el curso de lógica computacional[6] fue diseñado y realizado de forma tal que:

1.- Los grupos presenciales se convirtieron en grupos de control del experimento interactivo a distancia.

2.- La evaluación ha sido siempre presencial y la misma para ambos grupos.

3.- Las clases presenciales han sido grabadas y todos los videos[7] se ofrece a todos los participantes oportunamente.

4.- Una bitácora[8] de cada clase resume los contenidos tratados en cada semana a propósito de las clases presenciales y marcando el ritmo para los distantes.

5.- Un compromiso de interacción frecuente (una semana máximo para que el facilitador responda cualquier mensaje) se dispuso y se ha cumplido estrictamente. Compromiso verificable en buena medida, gracias a los registros de las interacciones que permiten los medios informáticos.

6.- Un compromiso de versatilidad en la interacción también fue dispuesto y cumplido a cabalidad con A) Presencia web permanente de todos los contenidos instruccionales a ser usados en el curso; B) Correo electrónico activo permanentemente; C) Atención telefónico garantizada en horarios regulares; D) Acceso via fax o correo electrónico para manuscritos capturados por scanner; E) Software de apoyo totalmente libre y perfectamente adecuado al curso.

Al evaluar sistemáticamente la efectividad de tal metodología, los primeros resultados con posible significación estadística, solo posibles en los últimos años luego de acumular un número suficiente de casos, ofrecen una respuesta poco sorpresiva pero también halagadora: Es posible cumplir con los objetivos de aprendizaje de un curso prescindiendo total o parcialmente de la presencia en el aula tradicional. Esa es nuestra interpretación de los primeros estudios estadísticos (ver presentación UPTM 2015).

Desde luego, esos resultados deben ser revisados cuidadosamente. Es preciso, además, considerar las experiencias en otros cursos, algunas de las cuáles se atrevieron a experimentos más extremos, como la supresión de toda interacción, dejando a las y los estudiantes únicamente con los contenidos en línea (incluyendo videos de ediciones previas), pero sin la interacción con un profesor (el facilitador así convertido en mero evaluador del curso).

No obstante, ya contamos, sin duda, con una preciosa experiencia de innovación educativa que puede servir como apoyo al inevitable proceso de virtualización de la institución: la Universidad será cada vez menos un edificio para reunirse y cada vez más una referencia a un grupo de apoyo permanente, en línea desde luego.

Para ese proceso, una serie de lecciones pueden ya ser compartidas. Permitan acá un simple listado de algunas de esas ideas y conclusiones preliminares:

1.- Es posible alcanzar el mismo nivel de aprendizaje en tecnologías de la información, TI, con la educación interactiva a distancia que el que se obtiene con la educación tradicional (de cuarto nivel).

2.- La interacción a distancia no es un proceso simple o de esfuerzo despreciable, aún con los últimos avances en TI. La interacción supone un desafío para cada lado y definitivamente no es trivial su masificación. A distancia, en forma diferente a la presencial, la interacción también consume tiempo. Sin interacción el proceso de enseñanza-aprendizaje puede degenerar rápidamente. Es un mito el postgrado a distancia sin dedicación horaria suficiente.

3.- Estas dinámicas a distancia requieren una dotación tecnológica significativa y relativamente costosa (frente al costo simple de la mera presencialidad en un aula). Pero los participantes rápidamente notan que el costo es mucho menor de lo anticipado, sin mencionar el impacto de la libertad relativa de movimiento.

4.- La burocracia, con sus demoras y complejidades operacionales, puede comprometer esas dinámicas educativas a distancia. Cierto personal técnico público, por ejemplo, parece ser muy volátil y relativamente ineficiente. Quizás es una complicada línea de mando la causa de ese problema.

Remembranza

Nos preguntamos, ahora, ¿cómo llegamos hasta allí?. Tratemos de rescatar el imaginario compartido por un grupo muy poco uniforme de profesores y profesoras de la academia tradicional, que se plantearon el reto. No es fácil volver a pensar lo que pensamos dos décadas atrás. O quizás no es fácil saber si ahora pensamos diferente.

Entonces, ¿Qué motivó ese experimento?. Pensábamos en abrir posibilidades. Pensábamos en llegar más lejos hasta otras personas interesadas en estudiar pero imposibilitadas de hacerlo en la forma tradicional. Pensábamos en las dificultades particulares de estudiar en medio de estas montañas. Pensábamos en cómo desarrollar una práctica educativa local y sostenible con un propósito global. Pensábamos en resolver el problema a nuestra medida y en nuestra manera.

Pero, no pensábamos, no podíamos imaginar, esas caras, esas imágenes de las personas con quien hemos vivido la experiencia estudiantil, interactiva a distancia. Al pensar en cada uno y cada una, en sus logros, en sus esfuerzos, en sus tristezas y en sus alegrías, uno no puede dejar de pensar que los verdaderos motivos son cada uno y cada una de ellos y ellas. Nuestro respeto y afecto les acompaña siempre.



[1]http://www.pgcomp.ula.ve/ Postgrado en Computación de la Universidad de Los Andes

[2]http://infolac2.ucol.mx/boletin/11_4.pdf Empresarios cursan postgrados con programa virtual

de la Universidad de Los Andes (ULA). Venezuela. INFOLAC, Vol. 11, Nº 4, 1998, pg 36-37

[3]Magister Scientiae en Computación

[4]http://webdelprofesor.ula.ve/ingenieria/jacinto/publica/1999/3ra_conf_latinoamerica_barquisimeto_1999-jacinto-davila.pdf Postgrado virtual y con orientación a productos. Memorias de la 3Era Conferencia Latinoamericana de Facultades y Escuelas de Ingeniería de Sistemas y Ciencias de las Computación. Barquisimeto, Venezuela. Abril, 1999.

[5]https://www.youtube.com/watch?v=OsAlhH5Voh0&feature=youtu.be Un Experimento de Educación a Distancia en Computación. II Encuentro de Experiencias e Investigación en Educación Universitaria a Distancia de la UPTM "Kléber Ramírez" Mérida – Julio 2015

[6]http://webdelprofesor.ula.ve/ingenieria/jacinto/logica/agentes-y-logica-computacional.html Curso de Agentes y Lógica Computacional.

[7]https://www.youtube.com/playlist?list=PLcL8RDzOxvIof5PJ-OSYnlopLeeYB35F- B2016:Lógica para Computación

[8]http://jacinto-davila.blogspot.com/ Bitácoras de Cursos de Lógica, Matemática y Computación.

 

Compartir