Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

[MemoriaLibre] - Educación Abierta como Servicio Público

Compartir

homenaje-libro

¿Qué tienen en común todos los programas educativos en Venezuela? ¿Qué es transversal a toda iniciativa educativa en este país?. Cualquier respuesta a estas preguntas tiene que incluir el mandato constitucional:

 

“Artículo 102. La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria. El Estado la asumirá como función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles y modalidades, y como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad. La educación es un servicio público y está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento, con la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social consustanciados con los valores de la identidad nacional, y con una visión latinoamericana y universal. El Estado, con la participación de las familias y la sociedad, promoverá el proceso de educación ciudadana de acuerdo con los principios contenidos de esta Constitución y en la ley.”

La CRBV1 establece que la Educación es un Derecho y un Servicio Público. Otros artículos elaboran en cuanto a la condición de derecho, pero no hay, como debe ser, más detalles en el texto constitucional acerca de la condición de servicio público. Eso debería ser parte del sentido común sembrado en el imaginario colectivo venezolano. Pero no lo es.

Permítannos elaborar sobre una definición de servicio que hemos estado explorando2. Un servicio es una experiencia a la que se somete una persona, el usuario o la usuaria, con algún propósito personal y bajo la responsabilidad de quien presta u ofrece el servicio. Este es el servidor o la servidora. Redondeamos la definición agregando que un servicio es público si se ofrece a cualquier persona del pueblo.

El servicio educativo es especial. El usuario o la usuaria, estudiante o aprendiente, se podría declarar ignorante, en el sentido de que hay temas o asuntos sobre los que no conoce o habilidades que no tiene y viene al servidor con la intención de aprenderlas. En algunos casos muy delicados, como cuando se trata de menores de edad, el usuario viene sin creer que necesita aprender y muchas veces sin el deseo de hacerlo.

Tradicionalmente, los servicios educativos se han organizado como prácticas de enseñanza que dependen del encuentro regular de un maestro o maestra con uno o varios estudiantes. En esos encuentros se sigue un programa de estudios, suerte de plan de actividades genérico que, se asume, conducirá a quienes no saben a saber.. Las actividades son diversas, pero hay dos tipos claramente predominantes: las clases magistrales y las evaluaciones. En las primeras, un profesor le presenta a los estudiantes la información que deben conocer. En las evaluaciones, ese mismo u otros profesores verifican con preguntas y tareas si cada estudiante efectivamente aprendió. Las clases y evaluaciones ocurren en un cierto espacio físico y horario calendario en los que profesores y estudiantes se encuentran.

Permitan partir de esa caricatura de un servicio educativo tradicional y, progresivamente, sobre una serie de bosquejos de modelos, aproximarnos a la definición raíz de un servicio de educación abierta. Una teoría de servicios (.ibid) nos guía en la especificación de la organización que presta el servicio y, para ello, el primer paso es la identificación de los participantes en el “juego” que define la organización. Esa identificación describe personas o roles (agentes), las intenciones de cada quien y las acciones que podrían realizar en, por y para la organización. Confiemos que las siguientes tablas nos ayuden a explicar cada modelo. Desde luego, no cabe acá la descripción completa. Es solo una aproximación:

Agentes fundamentales

Intenciones principales

Acciones importantes

Estudiantes

Aprender

Estudiar

Profesores

Ganarse” la vida

Enseñar

Modelo 1: En el ingenuo servicio educativo tradicional

El modelo 1 es una forma muy simple o ingenua de entender el sistema educativo. Las y los estudiantes vienen a aprender, para lo cual deben estudiar. Las y los profesores asumen el trabajo que implica enseñar, para ganarse la vida. Esa simplicidad comienza a ser problema cuando lleva a asumir que las y los estudiantes vienen para que los profesores “les den algo” que no tenían.

Agentes fundamentales

Intenciones principales

Acciones importantes

Estudiantes

Obtener el título

Aprobar

Profesores

Ganarse” la vida

Enseñar

Evaluar

Administradores

Controlar la operación

Coordinar

Modelo 2: En el más realista servicio tradicional

El modelo 2 es más realista pero no porque asuma que la “verdadera” intención de las y los estudiantes es obtener el título. Eso no es más que una reducción conveniente para establecer que hay una relación de intercambio y que, por tanto, necesitamos un contralor. Aparecen las y los administradores, una burocracia que coordina las interacciones entre estudiantes y profesores. Estos últimos, profesores, declaran que su accionar no se limita solo a la enseñanza, sino también a la evaluación de los aprendizajes, otra razón más para que sean necesarios los debidos controles de esa otra actividad. 

Agentes fundamentales

Intenciones principales

Acciones importantes

Estudiantes

Obtener el título

Adquirir el título de cualquier manera

Profesores

Ganarse” la vida

Ganar

Administradores

Controlar la operación

Ganar

Modelo 3: En un servicio educativo con el modelo bancario

El modelo 3 no es la necesaria evolución de los anteriores, pero es un desarrollo muy probable en una sociedad capitalista en la que toda relación tiende a convertirse en un intercambio mercantil. Noten que las intenciones se mantienen respecto al modelo 2, pero el accionar ahora varía, algunas veces en formas sutiles, otras veces no. Este modelo describe la forma extrema y degenerada de lo que Paulo Freire3 llama la educación bancaria que se establece cuando el sistema asume que los estudiantes participan de una relación de intercambio de cierto bien transable: el conocimiento, por un pago o ganancia conveniente a quienes lo mantienen en depósito (profesores y administradores). Noten que no es ni siquiera necesario que los estudiantes paguen directamente. Tampoco que el pago sea únicamente en dinero.

Agentes fundamentales

Intenciones principales

Acciones importantes

Aprendices

Aprender

Estudiar

Obtener el título

Aprobar

Tutores o baquianos 4

Ganarse” la vida

Estudiar

Aprender

Guiar

Evaluar

Administradores

Aprender y controlar

Coordinar

Modelo 4: En un ingenuo servicio educativo abierto

La rebelión contra la degeneración que supone el modelo 3 podría comenzar con la restauración del aprendizaje como objetivo superior para todos los involucrados en el sistema. Para ello se organizaría a todo el sistema a partir de comunidades de aprendizaje e investigación como unidades básicas, con un soporte central dedicado a colectar y compartir las experiencias y resultados. También requeriría que los profesores asuman el trabajo de tutores o baquianos, como decimos en los Andes, guiando a los menos expertos en el cultivo del conocimiento. Pero la variante fundamental y elemento transversal para sostener este modelo abierto es la liberación del conocimiento pues permite que todas las contribuciones intelectuales sean de acceso abierto y libre difusión entre todas y todos los involucrados y el resto de la sociedad.  Solo de esta manera se disuelve la relación de intercambio mercantil.

Agentes fundamentales

Intenciones principales

Acciones importantes

Aprendientes

Aprender Aprendiendo a Investigar

Resolver un problema

Obtener un título

Tutores Aprendientes

Aprender

Resolver un gran problema

Validar las soluciones

Modelo 5: En un servicio de educación abierta orientado a resolver problemas

El modelo 4 podría ser un avance en la rebelión contra la educación bancaria. Pero no es una solución estable, especialmente si sigue operando en el contexto tradicional. Un avance hacia una solución estable tendría que alterar definitivamente la raíz de la relación entre estudiantes y profesores. El modelo 5 propone tal transformación, convirtiendo a todas y todos los involucrados, en cada comunidad de aprendizaje, en aprendices cooperando en procura de resolver un gran problema común y comunitario. La intención de obtener un título podría todavía jugar un papel motivador, funcionando como una certificación o acreditación de que ese aprendiente ha resuelto, en alguna medida razonable, un problema social, subsidiario de un gran problema comunitario o comunal a cuya solución científica se dedica toda esa comunidad. De esa validación para acreditar se ocuparía, justamente, el resto de la comunidad ampliada, usando, por ejemplo, protocolos de evaluación por pares como los empleados en la comunidad científica global.

Remembranza

Aún no se reconoce a la Educación Abierta como una alternativa segura y definitiva para el futuro del servicio educativo. Pero cada vez hay más evidencia de este inescapable destino. En el futuro cercano, toda la educación estará mediada por la tecnología (redes sociales, nubes, internet de las cosas, etc). Si se toman las previsiones adecuadas, esa tecnología permitirá que cualquiera pueda aprender en cualquier lugar, en cualquier momento, a su ritmo y con la mejor atención que le pueda brindar la mejor experiencia cercana y disponible y compartiendo las contribuciones libremente. Así, se restauraría la genuina y gran conversación de la ciencia: todas y todos pujando, como familia, para disolver la gran ignorancia que oprime a la humanidad, destruye al planeta y causa sufrimiento.

Referencias

http://webdelprofesor.ula.ve/ingenieria/jacinto/publica/2016/CONTRACORRIENTE-hacia-una-teoria-de-servicios-pags-28-43.pdf  Jacinto Dávila, Marisol Ruíz, Maria Elena García Díaz, Melva Márquez y Soleida Vargas. Hacia una Teoría de los Servicios: Ontología, Dinámica y Estática de Servicios. Contracorriente, AÑO 2 / N° 2. Julio 2016 / agosto 2016

http://nux.ula.ve/inmemorian/inmemorian-def-baquiano.html Baquiano

 

Compartir