Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Morir sin biografía. Por Santiago Alba Rico

Compartir

Para matar a ciertas criaturas no hay más remedio que dirigirles una última mirada desde el aire: los afganos, los iraquíes, los palestinos. Para mirar a ciertas criaturas, al contrario, no hay más remedio que matarlas de un palmotazo: las moscas, las abejas, los aviones. Y luego están las flores. Reconozco que he llegado a una edad en que me parecen mucho más espectaculares las rosas que las carreras de coches y mucho más excitantes las hojas de un ciruelo que una pasarela de modas. Túnez, el país donde vivo, tiene pocos museos y pocas librerías, pero basta esperar con paciencia para que todos los años sus calles se vean invadidas por las más refinadas y vanguardistas obras de arte: la primavera. Todas las mañanas de este mes de mayo hago mi peregrinaje floral, localizo nuevos brotes imprevistos, registro cambios en los muros y visito religiosamente el callejón de la Aurora y la rue de Boulogne, donde -ascendente y descendente- una sucesión espumosa de blancos, rosas, naranjas, lilas y fucsias estalla al final en el suavísimo malva nocturno de una jacarandá lentísima. En las selvas hay verdes húmedos que envenenan el alma; en la plaza de Mendes France hay un rojo tan irracional, tan inmoral, que puede volver loca a una mente frágil. Si se quiere conservar el juicio hay que explicar ese color o compartirlo y para ello no caben atajos: o se lleva a empujones a los amigos al pie del arbusto y se les obliga a mirarlo o se dedican minutos -y minutos- a describirlo pacientemente. Nada que podamos contemplar en una pantalla es tan espectacular, exigente y amenazador como un ciprés que sangra bouganvillas por todas sus ramas -o un flamboyán en llamas.

Compartir

Leer más: Morir sin biografía. Por Santiago Alba Rico

El Arca es el Socialismo. Por Rosa Tristán

Compartir

el arca es el socialismoFuente: http://www.debatesocialistadigital.com/rosatristan/a32010/julio/el_arca_es_el_socialismo.html

“…Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más alto subieron las aguas…fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia…y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca. Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días”... (Génesis 7 El diluvio)

La historia del diluvio bíblico no es la única sobre este tema. Existen otras historias de diluvios en otras culturas, desde los judeocristianos, hindúes, pasando por los mayas, aztecas, mapuches e incas.

Compartir

Leer más: El Arca es el Socialismo. Por Rosa Tristán

Libros Necesarios. El imperio contracultural: del rock a la postmodernidad Luis Britto García.

Compartir

Abrimos una sección que denominamos “Libros Necesarios” a través de la cual reseñaremos libros que consideramos instrumentos indispensables de trabajo y de lucha frente a la ofensiva del Imperio a través de la Guerra de IV Generación.

El actuar revolucionario nos obliga a adentrarnos en el estudio, en la formación. Nos exige dejar de seguir pensando en la teoría y la Práctica como cosas separadas y asumirlas como “dos caras de la misma moneda”. Es entender la praxis como “acción consciente”. Marx nos enseña que el pensar la realidad para conocerla y poder actuar sobre ella para transformarla revolucionariamente es una acción de producción teórica, de práctica teórica. Si el imperativo ético fundamental de un revolucionario es hacer la revolución, cada acción concreta lleva implícita ese actuar práctico teórico (¿praxico?). Así el estudio metódico y cotidiano, no es una lujo es una obligación, una tarea revolucionaria.

El imperio contracultural: del rock a la postmodernidad libro escrito por Luis Britto García y publicado por primera vez en 1996 (llamado en aquel entonces por ciertos movimientos contraculturales “El Libro Azul”, por el color de sus tapas) realiza, desde visiones políticas, sociales, económicas, filosóficas y estéticas, un muy acertado análisis de los fenómenos culturales que tuvieron lugar en la sociedad de consumo ya bien entrada la segunda mitad del siglo xx. Desde una mirada nuestramericana se adentra en los pormenores de los hecho que permiten reconocer la existencia de una guerra cultural (hoy la llamamos guerra de IV generación) que el poder imperial ha venido librando contra los pueblos, a fin de perpetuar sus intenciones hegemónicas.

Este es uno de los libros que hay que leer hoy. Nuestro mensaje es a los jóvenes militantes del proceso bolivariano para que lo trabajemos, individualmente y/o en grupo y descubramos en él si inmensa actualidad.

Recientemente fue reeditado por el Plan Revolucionario de Lectura en la Biblioteca Popular para Los Consejos Comunales. Es fácil ahora conseguirlo.

También les dejamos una dirección web en donde es posible conseguirlo digitalizado.http://www.lajiribilla.co.cu/pdf/libroimperiocont.html

Repetimos, este es uno de los libros que hay que leer hoy. Bien usado es un excelente instrumento o herramienta sólida en esta lucha que tenemos por delante.

Compartir

La Cuestión Social. Por Ignacio Ramonet

Compartir

Bajo el lema “¡Alto a la miseria!”, la Unión Europea (UE) ha declarado 2010 “Año de la pobreza y de la exclusión social”. Y es que ya hay, en la Europa de los Veintisiete, unos 85 millones de pobres (1)… Un europeo de cada seis sobrevive en la penuria (2). Y la situación se sigue degradando a medida que se extiende la onda expansiva de la crisis.

La cuestión social vuelve a colocarse en el corazón del debate. La ira popular se manifiesta contra los Planes de austeridad en Grecia, Portugal, España, Irlanda, etc. Las huelgas y las protestas violentas se multiplican. Muchos ciudadanos expresan también un rechazo a la oferta política (crece la abstención y el voto en blanco) o una adhesión a diversos fanatismos (sube la extrema derecha y la xenofobia). Porque la pobreza y la desesperación social ponen en crisis al propio sistema democrático. ¿Asistiremos a una explosiva primavera del descontento europeo?

En España, el 20% de la población, o sea unos diez millones de personas, se hallan ya en la pobreza (3). Con casos particularmente indignantes como el de los hijos de extracomunitarios (más de la mitad de ellos viven en la indigencia), y el de las “personas sin hogar”, nivel máximo de exclusión social (4). Hay más de 30.000 personas sin hogar (en Europa, cerca de medio millón). Centenares de ellas, cada invierno, mueren en la calle…

Compartir

Leer más: La Cuestión Social. Por Ignacio Ramonet

Guillermo Villarreal Altamar... por un Parlamentarismo Revolucionario. Por: Rodolfo Quintero Noguera

Compartir

La Gran CampañaFuente: http://www.aporrea.org(Por Mérida Circuito N° 3 comprende Municipio Libertador y Municipio Santos Marquina)

Sigo creyendo que la labor de un asambleísta debe ser un ejercicio permanente de desprendimiento y compromiso total, eficaz, y revolucionario con el pueblo que le ha elegido, con el país y con la construcción de un sistema social y político que garantice el bienestar supremo de la patria. No es necesario hacer memoria de lo que fue aquel congreso de crápulas, holgazanes y boludos diputados que levantaban sus manos para aprobar la debacle de un país ya encorvado de tanta miseria; que levantaban sus manos para bofetear la dignidad y la esperanza de un pueblo. La Asamblea Nacional debe ser el escenario natural y dinámico donde concurran los criterios más probos y progresistas que apuntalen la construcción del modelo socialista que consolide la decidida transformación social, política, económica y cultural que adelanta este proceso bolivariano y revolucionario. No tengo problemas en señalar que esta Asamblea Nacional adolece aún de cierta modorra política e intelectual que dificulta el ritmo que la revolución impone. Desconozco el rostro de la mayoría de los diputados que fueron elegidos por el estado Mérida y cuales fueron sus aportes en los debates legislativos… o de qué manera brindaron asistencia a la comunidad que les eligió.

Compartir

Leer más: Guillermo Villarreal Altamar... por un Parlamentarismo Revolucionario. Por: Rodolfo Quintero Noguera

Revolución o no Revolución…He ahí el dilema. La Mandarria. Por Chelo Guzmán

Compartir

Revolución o no revolución es una frase disyuntiva que con frecuencia viene a mi mente cada vez que visito alguna oficina pública o cuando veo a algún compañero que antes tenía casi nada y ahora lo tiene casi todo dada su vinculación con la burocracia, más aún – y debo confesarlo- se acentúa en mi un paradójico pensamiento –casi reaccionario- cada vez que oigo a algún vocero supuestamente revolucionario del buró de nuestro partido revolucionario - hasta que se demuestre lo contrario- (aquél cuyo nombre comienza por P) exponiendo un discurso casi de memoria y que no guarda en lo absoluto correspondencia ética con su acción.

Estas breves líneas son profundamente honestas, solamente buscan una reflexiva atención para hacer un modesto llamado a que no caigamos en la trampa de sentirnos decepcionados o peor aún, sentirnos sentenciados a un estado de escepticismo tal que nos empuje a abandonar nuestra verdadera lucha revolucionaria, sí, léase bien: R E V O L U C I O N A R I A.

Sí yo fuera una persona que nunca se ha acercado a la teoría revolucionaria y que no haya estudiado al menos algo de historia y el único referente que tuviera como “revolucionario” fuera el desempeño del actual funcionario público- por ejemplo-lo más seguro es que no me hubiese sumado a la causa y mucho menos estaría dispuesta hacer aportes para la transformación política de nuestro país y de ser necesario, dejar la vida en ello; pero es que el problema fundamental es que aquí -pese a las buenas intenciones de nuestro presidente y a algunas medidas estratégicas asumidas para transformar el sistema político, económico, social y cultural de nuestro país- no hemos avanzado en dicho proceso ya que toda transformación estructural implica NECESARIAMENTE una transformación ideológica, es decir, en la conciencia, en la forma de pensar y no es necesario ser incisivamente explícito para comprender que los cambios ideológicos –sin exagerar- pueden tardar cientos de años.

El elemento meramente formal de llamar revolucionario o revolución a todo aquello rojo rojito que se cruce por nuestro camino, es algo que en principio puede llegar a enfurecer, sin embargo, lo realmente importante es estar en la capacidad de comprender que nuestro sentido común cotidiano responde –aún- a la lógica del sistema hegemónico mundial, por lo tanto, nuestros lideres, personeros del gobierno, funcionariato público, estudiantes, trabajadores y todos nosotros, en consecuencia, nos comportamos siguiendo esta lógica, es decir, no actuamos teniendo conciencia de clase explotada y todavía muchos de nosotros pensamos que la medida de nuestra superación personal es la total satisfacción de necesidades y expectativas materiales por encima de cualquier tipo de interés colectivo.

Ciertamente, aún no podemos afirmar que hemos ideológicamente avanzado -al menos en un tilín- en el llamado proceso revolucionario, toda vez que una revolución si no es ideológica y cultural, no es revolución.

Entonces, es decisivamente necesario estudiar, profundizar analíticamente todo conocimiento quenos permita entender todo el fenómeno político y social de nuestro contexto. Sólo acercándonos a la teoría podremos ser conscientes de lo que verdaderamente está pasando y lo que está por suceder. No debemos crear juicios en base a lo que expresenlos medios de comunicación. Debemos ser unos empedernidos observadores de todo nuestro contexto. Así, podremos participar activamente y con conciencia en esta guerra a muerte que le hemos declarado al capitalismo y que sólo un proceso revolucionario sustentado en la comprensión y formulación de propuestas serias fundamentales y fundamentadas con ideas claras, lograremos el avance hacia la victoria…quedando resuelto nuestro dilema: revolución o no revolución…por si acaso quedan dudas: SIEMPRE EN REVOLUCIÓN!

Compartir