Ingrese

FOTO DE PERFIL

CABECERA PAGINA

El medio de comunicación de masas en la lucha de clases * . Por Armando Mattelart

Compartir

Descifrar la ideología de los medios de comunicación de masas en poder de la burguesía constituyó la primera etapa de un quehacer que proyectaba incorporar dichos instrumentos a la dinámica de la acción revolucionaria {1}. Hoy aquella fase debe ser superada o por lo menos aprehendida sólo como un peldaño en la tarea de creación de un medio de comunicación identificado con el contexto revolucionario. «Los filósofos hasta el momento explicaron la realidad, se trata ahora de trasformarla.» La trasposición en el caso que nos interesa de la frase tan manoseada de Marx ilumina de inmediato el sentido de nuestro propósito.

Compartir

Leer más: El medio de comunicación de masas en la lucha de clases * . Por Armando Mattelart

En la Selva. Por Néstor Kohan

Compartir

Los “Cuadernos de lectura de Bolivia” fueron redactados por Ernesto Guevara en forma paralela a su “Diario del Che en Bolivia” (diario de campaña militar). Estos apuntes teóricos condensan su laboratorio mental y ambicioso programa de investigación marxista.

Aunque dejan debates abiertos, los “Cuadernos de lectura de Bolivia” el punto de llegada de largos años de estudio y reflexión sobre los clásicos del marxismo y El Capital; la historia del pensamiento revolucionario; la crítica de la economía política; la concepción materialista de la historia y la filosofía de la praxis.

“En la selva” se propone estudiar rigurosamente al Che, indagando en su mundo cultural, político e ideológico y en los libros y autores que él leyó y estudió. Intenta rescatar al Che del museo, el monumento y el póster inofensivo. Ni momia embalsamada ni muerto sagrado, el Che es un revolucionario de nuestro tiempo presente. Utilizar sus reflexiones es imprescindible para el “socialismo del siglo XXI”.

Desde lo más profundo de la selva de Bolivia, enfrentando a la CIA , al Ejército y los rangers, con una mano en su fusil guerrillero y la otra en sus “Cuadernos de lectura” y sus libros de teoría marxista, el Che nos sigue interpelando.

LAS LECTURAS DE BOLIVIA Y EL LABORATORIO MENTAL DEL CHE

Estos Cuadernos de lectura de Bolivia constituyen un indicio importante para continuar explorando el laboratorio mental del Che Guevara. Tomar conocimiento de ellos nos permite penetrar en ese ámbito privado donde se comienzan a elaborar nuevas ideas a partir de la lectura atenta y la reflexión crítica sobre las producciones anteriores.

En la historia del marxismo son varios los textos —siempre publicados en forma póstuma— que han cumplido este papel, imprescindible a la hora de reconstruir la génesis y el desarrollo de determinada concepción teórica y política.

Para mencionar sólo algunos pocos ejemplos (incluyendo únicamente los más importantes), podríamos recordar las Notas de lectura de 1844 de Marx, donde el revolucionario exiliado en París extractaba y anotaba fragmentos enteros de los economistas clásicos (estas notas de lectura, publicadas en castellano por Adolfo Sánchez Vázquez con el título Cuadernos de París , fueron la base documental que Marx utilizó para elaborar inmediatamente después los famosos Manuscritos económico-filosóficos de 1844 ).

En este mismo género también se deberían incluir las célebres anotaciones que Lenin [1870-1924] hacía en los márgenes cuando leía y extractaba largos fragmentos de la Ciencia de la Lógica de Hegel durante su exilio suizo, en medio de la primera guerra mundial y la crisis terminal de la II Internacional (publicadas posteriormente bajo el título de Cuadernos filosóficos ). Lo mismo vale para las anotaciones manuscritas de Trotsky sobre Lenin, la dialéctica y el evolucionismo, reunidas en sus Cuadernos de notas de 1933-1935 (aparecidos en inglés en 1986 y recientemente publicados en nuestro idioma). Seguramente no pocas lecturas y reseñas bibliográficas de Antonio Gramsci, incluidas en sus Cuadernos de la cárcel , conforman uno más de los innumerables ejemplos similares.

Los apuntes, reflexiones y materiales teóricos del Che Guevara, incluidos en los Cuadernos de lectura de Bolivia , se inscriben en esta larga tradición de textos clásicos que, desde el formato manuscrito, han ido acompañando, dentro de esta vertiente política, a las obras más conocidas y agudas del pensamiento marxista.

LOS AUTORES LEÍDOS Y ANALIZADOS POR EL CHE EN BOLIVIA

  • En Bolivia el Che Guevara lee, analiza, extracta y reproduce fragmentos y anota conclusiones sobre los siguientes libros:
  • C.Wright Mills: Los marxistas [Antología]. México, ERA, 1964. (extracta y reproduce 25 fragmentos en total, incluyendo los que pertenecen al compilador y los de diversos autores marxistas incluidos en el volumen).
  • György Lukács: El joven Hegel y los problemas de la sociedad capitalista . México, Grijalbo, 1963. (Extracta y reproduce 14 fragmentos).
  • Friedrich Engels: Dialéctica de la naturaleza . México, Grijalbo, 1961 (Extracta y reproduce 26 fragmentos).
  • Fidel Castro: “Discurso en la Plaza de la Revolución de La Habana del 2 de enero de 1967. (Reproduce un fragmento de una intervención oral-radial).
  • León Trotsky: Historia de la revolución rusa . Buenos Aires, Tilcara, 1962. Tomo I y Tomo II (Extracta y reproduce en total, de ambos tomos, 16 fragmentos).
  • Mark Moisevich Rosental y G.M. Straks: Categorías del materialismo dialéctico . México, Grijalbo, 1962. (Extracta y reproduce 12 fragmentos).
  • Jorge Ovando Sanz: Sobre el problema nacional y colonial de Bolivia. Cochabamba, Editorial Canelas, 1961. (Extracta y reproduce un fragmento).
  • Mikhaíl Aleksandrovich Dynnik (y otros): Historia de la filosofía . México, Grijalbo, 1960. Tomo I. (Extracta y reproduce 2 fragmentos).
  • Rubén Darío: Cantos de vida y esperanza [sin datos editoriales] (Extracta y reproduce tres poesías).

Antes de realizar en concreto el análisis de cada uno de estos libros, el Che los había incluido en las mencionadas libretas, donde enumeraba sus futuras lecturas (incluyendo únicamente títulos y autores, sin ningún otro dato).

La lista que figura en las libretas era tan extensa que, por ejemplo, en la sección correspondiente al mes de octubre de 1966 —cuando Guevara se encuentra todavía en el campamento de entrenamiento en Cuba, antes de partir a Bolivia— la misma llegaba a incluir cincuenta y un (51) títulos. ¡Sólo para un mes! Semejante acumulación indica que el Che no los leyó todos. Sólo figuran allí como un plan a futuro, pues resulta imposible para cualquier ser humano —incluido el Che— leer todos esos volúmenes en un mes, aunque se dedicara a esa tarea las veinticuatro horas (que no era precisamente su caso...).

Entre noviembre de 1966 (estando todavía en Cuba) y febrero de 1967 (instalado ya en Bolivia), el Che incluye en la lista —entre muchísimos otros nombres mencionados— los títulos de los libros que están extractados en los Cuadernos de lectura de Bolivia.

La antología de Wright Mills figura allí anotada en el mes de noviembre de 1966. Lo mismo sucede con el libro de poesías de Rubén Darío. El volumen de Lukács, el de Engels y el tomo primero de Trotsky aparecen en diciembre de 1966. El de Rosental-Straks y el de Ovando en enero de 1967. El tomo segundo de Trotsky y el tomo primero de Dynnik en febrero de 1967.

Es más que plausible que los libros leídos en Bolivia hayan sido conseguidos allí mismo. No podemos saber si fue el Che quien los adquirió personalmente o si fue alguno de sus compañeros quien se los envió por encargo suyo (puede haber sido Inti Peredo, durante los primeros meses, o también Tania, desde La Paz ). Lo que sí es completamente seguro es que Guevara no los llevó personalmente desde Cuba. Por dos razones. En primer lugar, no hay una sola edición cubana en los volúmenes que lee y anota en sus Cuadernos . En segundo lugar, al haber viajado clandestinamente a Bolivia, completamente disfrazado y con una identidad falsa, supuestamente alejada de la política revolucionaria, invalida desde el vamos la posibilidad de que haya pasado las fronteras y las aduanas portando semejante cantidad de textos marxistas. Si la mayoría son de ediciones mexicanas, al menos los dos tomos de Trotsky pertenecen a una pequeña editorial argentina que no se conseguía en Cuba. Esos dos volúmenes los debe haber comprado en Bolivia.

También es probable que Guevara contara con una cantidad bien grande de textos, mucho mayor que los que efectivamente alcanza a leer, extractar y analizar. Por ejemplo, al anotar sus reflexiones correspondientes al día 11 de enero de 1967, el Che escribe en su Diario en Bolivia (el diario de campaña): “ Alejandro y Pombo se dedicaron a la confección de mapas en la cueva de Arturo y llegaron con la noticia de que mis libros se habían mojado; algunos se habían deshecho y los radio comunicadores estaban mojados y oxidados ”. En esa cueva el Che pierde parte de sus libros, pero no todos, lo cual habla de la cantidad de textos en su haber.

Eso en cuanto a los libros. Ahora bien, en lo que respecta al discurso de Fidel Castro del 2 de enero de 1967 —del cual extrae y anota un fragmento en sus Cuadernos de lectura de Bolivia — el Che no registra ningún dato preciso. No hace referencias concretas ni aclara si lo leyó de algún periódico cubano que le hubiera traído desde la isla algunos de sus contactos de inteligencia (algo poco probable). Sin embargo, aunque no contamos con información al respecto, es casi seguro que escuchó la intervención de Fidel por Radio Habana, ya que su Diario en Bolivia también hace referencia al discurso en La Habana escuchado en oportunidad del 1 de mayo de 1967 y menciona explícitamente esta emisora en sus anotaciones del día 29 de julio. Además, en ese mismo diario, más precisamente el 10 de agosto, el Che hace referencia al “ Largo discurso de Fidel en que arremete contra los partidos tradicionales ”. Para terminar de confirmar que, desde Bolivia, Guevara escuchaba los discursos de Fidel por radio, y que esa es su fuente, pueden consultarse las notas correspondientes al mismo 2 de enero de 1967. Allí escribe que tres compañeros salían del campamento guerrillero “ cuando acababa el discurso de Fidel ” (el mismo que luego él extracta). A continuación, intentaremos abordar con paciencia, detalle y rigurosidad la problemática de cada uno de los textos y la biografía intelectual de los autores analizados por el Che en Bolivia. Trataremos de rastrear la historia política de cada autor, los debates y polémicas en los que se enmarcan sus producciones teóricas (y sus respectivas ediciones, nunca ajenas —si se trata de marxistas— a las luchas y avatares políticos). Nos interesa aprender en serio del Che Guevara y reconstruir rigurosamente su pensamiento para que nos sea útil en las nuevas batallas ideológicas. Por eso se torna necesario aproximarnos a los estudios desconocidos del Che en Bolivia con una contextualización previa, política, ideológica, biográfica e histórica, única manera de comprender a fondo sus elecciones bibliográficas, sus reflexiones políticas y sus balances teóricos.

Compartir

En Homenaje a su aniverso de nacimiento. Cursillo para corresponsales obreros. Por Julio Antonio Mella (1903-1929)

Compartir

El cursillo consta de diez breves artículos publicados en la columna: “Correspondencia del Taller y el Campo” del periódico del PCM: El Machete. Apareció entre el número 67 (3ª semana de junio de 1927) y el número 77 (27 de agosto de 1927). Estos artículos han sido tomados del libro: Julio Antonio Mella en El Machete de Raquel Tibol.

I. ¡¡Un paso más!!

Podemos decir sin jactancia alguna que El Machete es el periódico proletario de México que más corresponsales tiene. La gran campaña iniciada desde hace meses ha dado sus resultados. Pero ahora hay algo más que hacer. Los corresponsales de nuestro semanario van a tomar un curso libre a través de estas columnas, para perfeccionarse. Vamos a convertir a cada camarada en un corresponsal que no tenga nada que envidiar a los corresponsales de la prensa diaria burguesa. Todos los secretos del periodismo, todas las recomendaciones, toda la experiencia de los corresponsales de otros diarios del mundo, van a desfilar por estas columnas para el perfeccionamiento de los compañeros que lo escriben.

La conquista de los corresponsales obreros y campesinos ha sido una sólida viga de hierro en el edificio de la revolución social que estamos construyendo por medio de nuestras columnas y del Partido Comunista. Ahora, el perfeccionamiento de estos corresponsales, su educación y preparación como periodistas será, para continuar con el símil anterior, una magnífica y útil decoración a este mismo edificio.

¡Un paso más!, compañeros, un paso más hacia la conquista de nuestro ideal: la Republica Socialista de Obreros y Campesinos de México.

Así, paso a paso, llegaremos.

El Machete, Núm. 67, 3ª semana de junio de 1927

II. Brevedad y concisión: dos virtudes fundamentales del periodista

¿Qué significa ser breve y conciso? No decir una palabra más ni menos e lo que es necesario y expresar cada idea con el mínimo de palabras.

La brevedad es una virtud fundamental porque el periódico de los proletarios lo forman unas cuantas hojas que deben recoger todas las palpitaciones de la vida mundial que tengan interés para la clase trabajadora. Si usted no es breve roba espacio, impide que se puedan poner otras notas tan interesantes o más que la suya. No ser conciso, es decir, escribir más de lo necesario, constituye también una grave falta en un periodista. El periódico semanal o diario es una conquista de la vida moderna. Y, en esta época de grandes industrias, de vuelos trasatlánticos en menos de 40 horas, todo el que vive de veras, vive algo rápidamente. Por lo tanto, si usted, querido corresponsal, escribe algo más de lo necesario, no va a conseguir que su trabajo sea leído por todos, lo que debe ser aspiración de un buen periodista.

El Machete, Núm. 68. 25 de junio de 1927

III. La unidad

¿Cómo ser breve y conciso, sin dejar de expresar lo necesario? Vamos a intentar decir de qué manera. Cada artículo, información o crónica debe tener una sola idea central.

Esta idea central debe guiar al escritor durante todo el desarrollo del trabajo. Debe cuidar que nuevas ideas —"ideas parasitas"— no vengan a su mente y sean como hongos u otras plantas alrededor de un grueso tronco. Así se tendrá ganada la concisión. Nada, fuera de lo necesario para explicar la idea central, ocupará lugar. Es útil recomendar que los artículos se escriban dos veces siempre. Primero, un borrador. Una vez terminado este, debe corregirse bajo los siguientes aspectos: de acuerdo con lo expuesto, para ver si es breve y conciso, todo lo superfluo debe quitarse. Una segunda revisión, de lo que reste, será para aclarar bien los términos y palabras; se verá, antes que nada, si cada palabra indica lo que el escritor tenia en mente. Una buena manera de hacer este trabajo de análisis es "olvidar" lo escrito y ponerse en la disposición de un lector que va a conocer lo que hemos escrito. De esta manera se podrá dar cuanta todo corresponsal el efecto que va a causar en sus lectores lo escrito.

El Machete Número 68, 25 de junio de 1927.

IV. Cómo expresar ideas

Después de la brevedad y la concisión, nada más interesante para el periodista que la forma de expresar ideas. Esto podrá parecer una simpleza; pero no todos saben expresar con propiedad las ideas, y muchos se creen incapacitados. ¿Qué es una idea? No vamos a contestar repitiendo la definición de un tratado de psicología. Esta es una sección popular. Una idea es para todos los compañeros la representación, la imagen de una cosa de la realidad que se la representan en su cerebro y desean expresarla por la palabra escrita o hablada. También pueden venir comentarios, deducciones, de acuerdo con sus conocimientos y experiencias anteriores, y que llamaríamos, no con mucha exactitud, ideas originales, porque las “produce” su cerebro. Las primeras serían reales porque representan la realidad.

Pues bien, no hay un ser humano que no tenga ideas y no las sepa expresar de algún modo. Algunos afirman que hasta los animales tienen ideas y las expresan, como el perro que ladra ante un extraño. Todo el mundo está constantemente transmitiendo ideas a sus amigos en las conversaciones. Nadie puede, por lo tanto, declararse incapacitado para “expresar sus ideas” en el periódico.

Es necesario, después de lo dicho, señalar algunas conclusiones:

1.Todo mudo puede expresar ideas con solo fijar bien en su mente lo que ha visto: la acción del patrón o del capataz, el atropello de los guardias blancos de los federales.

2.Debe ser expresada esta idea con la misma naturalidad y espontaneidad con que se habla a un amigo o se cuenta cualquier suceso familiar.

3.Debe huirse de todo lo artificial, es decir, de palabras huecas, “literarias”, “cursis”, párrafos inútiles, que no son comentarios naturales, ideas originales, sino “frases hechas” que se han quedado en nuestra cabeza, producto de las lecturas de libros de otros autores. Esto es muy común, a veces sin darse cuenta el mismo escritor.

Los camaradas deben ensayar y escribir para El Machete, que es el periódico para la defensa de sus intereses. Si algo no está bien, aquí se arreglará. Nadie nació sabiendo, y un obrero ni después de nacer puede aprender, como no sea con la práctica.

El Machete, Núm. 69, 2 de julio de 1927

V.  La Estructura de los artículos

Una vez conocido todo lo expuesto en esta sección en los números pasados, nada más importante quela escritura de los artículos. Sabemos ya cómo fundir el bronce, necesitamos ahora saber cómo hacer el molde. Para esto, como para las cosas anteriores, no puede haber una regla infalible, de hierro. Pero si son útiles las sugestiones. Como tales se dan estas reglas:

Un artículo informativo como los que escriben los corresponsales, debe tener un título que reúna estas condiciones: ha  de expresar claro lo que es la parte fundamental, y expresarlo de una manera sugestiva, llamativa.

Julio Antonio Mella en México Debe entrarse inmediatamente a la materia, diciendo lo ocurrido, el lugar, la fecha –si es importante–, etc. Hay, que huir de hacer un “prólogo”  para cada artículo. Este “prólogo” no debe ser ni literario ni filosófico, es decir, a los lectores no les interesa, por ejemplo, cómo “estaba el Sol”, cómo estaba “su alma” o “su corazón”. Tampoco interesa a los lectores que se les haga para cada información una síntesis de las doctrinas que el escritor sustenta.

Después de esta parte, que llamaríamos la exposición de los hechos, debe venir el juicio propio del corresponsal sobre el asunto. Aquí tampoco es el lugar de lanzar maldiciones o lamentaciones. El juicio propio debe consistir en relacionar el asunto tratado –pero con datos exactos, no con divagaciones– con la política general de lugar, con los intereses y la política de los que mandan allí: el gobernador, el dueño de la fábrica, el cacique, el militar, etc. Un hecho no sucede aisladamente. Tiene siempre relación, si es contrario a los intereses de los trabajadores, con la organización social, política y económica en general. Enseñar esos hilos entre toda la tela de araña que nos cubre en la sociedad capitalista, es hacer labor de gran convencimiento revolucionario.

Finalmente, alguna sugestión práctica debe ser dada, según el pensar el corresponsal, para remediar la situación o luchar contra ella. Con esto basta. Así habrá lugar para todos los corresponsales.

El Machete, Num. 70, 9 de Julio de 1927

VI. El Periódico de y para todos

Nuestra primera tarea inmediata, aquella en que debemos concentrar todas nuestras actividades, es la solidificación del órgano nacional del partido. Para Lenin, en los comienzos del movimiento bolchevique ruso, la organización de un “periódico nacional” era el primer paso. Hoy en México, como en la Rusia de 1901,  padecemos de dispersión. “La mayoría de los socialdemócratas (el partido de donde salieron los bolcheviques) están sumergidos en la obra localista, lo cual estrecha sus puntos de vista, limita sus actividades y daña sus habilidades”.

La situación fraccionada de México, la política particular de los Estados favorece el fraccionamiento y dispersión del trabajo del partido. Un periódico nacional de intensa circulación será el que luche y hasta contribuya poderosamente a la unificación y nacionalización (en el sentido unitario), del movimiento obrero y campesino de México.

Hay que cambiar la educación personal que los miembros del partido pueden hacerse con sus libros, lo mismo que la agitación y propaganda en los pequeños círculos, por la educación y la propaganda en los pequeños círculos, por la educación y la propaganda a escala nacional por medio del periódico nacional. Esta labor no es solamente del Comité Ejecutivo y de la redacción del órgano oficial del partido, sino que ha de ser también obra de las locales del partido, de las células en las fábricas, de los simpatizantes en general. Todos deben enviar noticias de los sucesos y su opinión sobre los asuntos locales y nacionales. Por medio del periódico nacional vamos a interesar a todas las secciones revolucionarias del país para pensar con el verdadero criterio socialista.

Los agentes y corresponsales son la base del trabajo. Pero ellos tienen que trabajar en contacto con las locales del partido. Agentes, corresponsales y locales son los que permitirán hacer el periódico nacional y efectivo. Es de esperar que esta labor se coordine por los distintos camaradas. Claro es que no se intenta que el periódico trate solamente las cuestiones puramente nacionales. Por el contrario, gran parte de la vida del mismo ha de venir de la exposición de la situación local, estatal; pero nunca podrá olvidarse que el régimen que nos oprime no es ya nacional, siquiera, sino internacional.

Solamente estando escrito por todos y expresando el sentir de toda la masa, en sus varias manifestaciones, el periódico será útil. Vendrá a ser un inmenso fuelle soplando  en todos los lugares donde exista el descontento de una lucha de clases, para encender la hoguera general.

El Machete, Núm. 71, 23 de julio de 1927

VII. El periódico político nacional

Antes que nada, demos una interpretación popular y clara de o que es política. Todo acto o declaración que se haga sobre el régimen social actual es un acto político porque se relaciona con el Estado, la institución política por excelencia. Se dice, por ejemplo, que una huelga es política cuando no se limita a un movimiento económico, a hacer demandas puramente económicas, sino que demanda cambios en la organización política capitalista o choca con esta. Como se ve, el concepto comunista de política no tiene nada que ver con lo que se entiende casi siempre por política: caudillaje, asalto a los puestos públicos, sucias maniobras electorales.

Mural Diego Rivera en la SEPUn órgano nacional político no será, como podría decir cualquier ignorante o mal intencionado, un órgano para apoderarse de los puestos públicos y para beneficiar a los “águilas”. No. Ese órgano será el periódico político de los comunistas y de todos los simpatizantes. Por las campañas de El Machete ya hemos levantado el entusiasmo para el ataque en el terreno económico. Los obreros dicen todo lo que les pasa en la fábrica y en el sindicato; los campesinos cuentan lo que ocurre en sus rancherías o comunidades. Pero ahora es necesario dar un paso más: es necesario que cada trabajador sepa dirigir sus críticas hacia el Estado capitalista. Eso es la lucha política. Un órgano para esta lucha queremos hacer de El Machete cuando decimos que sea el órgano político nacional de los obreros y campesinos.

Queremos que en él se denuncien, al mismo tiempo que otras cuestiones, las injusticias, fallas y abusos de la estructura política del país, que es el Estado capitalista, y se propongan cosas mejores.

Solamente acusando al Estado capitalista, luchando por convertirlo en un Estado proletario, levantando la capacidad de la clase obrera para que adquiera conciencia de sus derechos y del valor de su fuerza.

El Machete, Núm. 72, 23 de julio de 1927

VIII. El periódico como organizador colectivo

Un periódico, órgano oficial de un partido de clase, tiene una función importantísima, además de la de propaganda en todas sus formas y de la creación de la unidad de pensamiento en el partido. El periódico debe ser el mejor organizador colectivo. El partido debe enseñar a resolver los problemas de cada día desde las columnas de El Machete. Los problemas de organización de cada una de las entidades el partido deben encontrar una solución. Cómo se organiza una célula de barrio, de taller o de campo. Cómo debe funcionar. Cuáles son sus fines revolucionarios. Cuál es el trabajo político, sindical y de propaganda de las locales. Cómo se reparte la propaganda. Todos estos temas es necesario tratarlos –se tratarán uno a uno− para hacer del periódico lo que debe ser: un organizador colectivo.

Pero la enseñanza no puede venir de la simple exposición teórica de la doctrina y de los principios de organización. Para que el periódico de resultado como organizador, es necesario que todos expongan sus experiencias, lo mismo cuando fracasan que cuando triunfan. Nosotros no somos burgueses hipócritas para ocultar nuestros fracasos e ineptitudes. El análisis de un fracaso puede impedir otros fracasos, y un triunfo prepara el terreno para los triunfos de los demás compañeros.

Desde el próximo número existirá una sección especial de organización en El Machete para discutir los problemas de organización del partido. En esa sección se expondrá teóricamente la organización, y después se discutirán los ensayos, hasta darle al partido la estructura férrea que necesita un Partido Comunista.

El primer tema que se discutirá en varios números hasta su realización completa es la organización de las células.

El Machete, Núm. 73, 30 de julio de 1927

IX. Temas de organización: Campaña de reclutamiento

Para que la organización de las células, la base orgánica del partido, pueda ser efectiva, hay que ampliar más las filas de las locales.

Es innegable que se han hecho muchos progresos en lo que respecta a la entrada de nuevos miembros. En esta campaña la local de México va a la cabeza. Pero mientras todos los que deben estar en el partido no lo estén, no será posible darles una organización sólida que ponga las bases del partido de masas que queremos.

Antes de la campaña por la organización celular hay que hacer una campaña de todas las locales a un tiempo para el ingreso de nuevos miembros. Lo primero que debemos tener en cuenta es el gran número de simpatizantes que tiene el partido. Gran parte de ellos puede convertirse en miembros activos si se les sabe atraer. El Machete está imprimiendo y distribuyendo estratégicamente 7,000 mil ejemplares. Esto indica más del doble de lectores, si se tiene en cuenta que en las fábricas y rancherías cada ejemplar es leído por muchos compañeros.

Desde estas páginas haremos una campaña nacional para el reclutamiento de nuevos miembros. Todos los simpatizadores que asiduamente leen el órgano del partido; todos los compañeros que ayudan en los trabajos sindicales a los miembros del partido; todos los corresponsales y agentes que han demostrado su amor a la causa comunista sin formar parte del partido; todos los socialistas y revolucionarios honrados que no  encuentran ambiente en los partidos “moderados” tienen su puesto en el Partido Comunista. Todos los luchadores sindicales que quieren y no saben cómo destruir al capitalismo deben venir al Partido Comunista para emprender la verdadera ruta.

El Machete, Núm. 76, 20 de agosto de 1927

X. Agitación y propaganda*

Asesinato de Julio Antonio Mella - El MachetePara la captación de nuevos miembros, nada más importante que la propaganda metódica, especializada y práctica. Ya dijimos la importancia que tiene El Machete en esa propaganda. Pero él solo no basta. El órgano del partido es de agitación y de educación, mediante la divulgación de los problemas nacionales e internacionales. El exceso de noticias impide que se desarrolle una amplia campaña educacional y de convencimiento. Así, pues, la propaga de nuestro semanario debe ser acompañada con la distribución de literatura comunista: libros, folletos y manifiestos especiales.

Cada miembro del partido debe ser un propagandista diario y eficaz. No basta solo con comprar y repartir el órgano del partido. Es necesario hacer también la distribución de folletos y libros. Claro esta que estos no pueden darse gratis. Pero es un deber de cada miembro venderlos. Publicaremos en el próximo número una lista de las obras que tenemos para dar a la venta. Las locales deben hacer que sus secretarios de Propaganda se impongan como misión principal, en este momento de la vida del partido, la difusión de los libros y folletos. En cada junta el secretario responsable debe exhortar a los miembros para que lleven libros y los vendan. El comunista que no lleva un poco de convencimiento a alguien en los días que pasan entre junta es un comunista inútil, una rémora.

La otra parte importante de la propaganda es la impresión de hojas sobre problemas locales y de lucha inmediata para núcleos especiales de trabajadores. Esto se tratará en el próximo número. Pero es necesario que cada miembro del partido comience, como tarea inmediata, la difusión de la literatura, repartiendo el folleto que acaba de imprimir el partido sobre La situación actual, que es reflejo de la opinión del Comité Central. Los 10,000 folletos impresos deben traer muchos miembros a nuestras filas. Háganse los pedidos a la Administración.

El Machete, Núm. 77, 27 de agosto de 1927

Compartir

COMUNICADO DE CALIPSO TVe A TODO EL PUEBLO DE GUAYANA Y VENEZUELA

Compartir

El Colectivo de Planta y Operaciones de Calipso TVe, Canal 69 UHF, rechaza de manera categórica los actos de violencia ocurridos en los últimos días contra diferentes medios de comunicación; tanto privados como comunitarios, por parte de funcionarios de la Policía del Estado Bolívar.

Desde una perspectiva de clase, Calipso TVe asume su compromiso con la Comunicación Popular, es por esto que precisamos la lucha en el marco de lo económico, político e ideológico, a la vez de distanciarnos de toda forma de coacción y/o amedrentamiento contra medio alguno por parte de grupos políticos y económicos que actualmente juegan a la desestabilización de la Región Guayana.

Nos asumimos como una herramienta para la construcción del Socialismo, y al servicio del Pueblo explotado estamos, sin hacerle el juego a burócrata ni empresario alguno.

Esta televisora la construyen las comunidades organizadas, y a ellas nos debemos. La tarea diaria es hacer la Revolución "ENCENDIENDO EL PODER POPULAR".

COLECTIVO DE PLANTA Y OPERACIONES

CALIPSO TVe
http://calipsotve.blogspot.com/

Nota: Tatuy Televisión Comunitaria del Estado Mérida, se solidariza con los compañeros y compañeras, comunicadores populares de Calipso TV y demanda junto con ellos y junto al movimiento de Medios Alternativos y comunitarios,  respuesta inmediata de las autoridades por este atropello al Pueblo y a las organizaciones revolucionarias que construyen y defienden día a día la Revolución Socialista,a la Patria y al Comandante Chávez.

¡NO MAS ATROPELLOS Y ATAQUES AL PUEBLO ORGANIZADO!

Compartir

La Vida. Reflexiones de un buen amigo para TatuyTvc

Compartir

En otras oportunidades hemos dicho que “la vida humana es todo lo que ella es o no es nada” Hemos insistido en que el ser de un revolucionario comienza en la ética, y esta sólo tiene sentido si parte de reconocer la vida humana completa, de reconocer que la lucha es por la vida humana, con todas sus consecuencias, y no únicamente por unas ciertas “relaciones de producción”.

El problema es que en este momento se le agolpan a uno una cantidad de razones que demuestran la vida humana completa está pasando de ser una utopía  a ser un mito, y hasta casi una mentira.

No es sólo Japón. No es sólo ese desastre que hiela la sangre. Es toda la mentira que gira alrededor. Hace unos días oía, en VTV, a uno de “esos” expertos decir que no hay peligro para Venezuela. Que el desastre japonés no va afectarnos. Y yo me pregunto ¿puede alguien de verdad calcular los efectos que los japoneses van a sufrir con este desastre? Y es más ¿Puede alguien determinar en este instante el efecto que ese monstruo del átomo liberado tendrá sobre el mundo entero? ¿Alguien puede decir que sabe de los efectos, que no sólo Hiroshima, Nagasaki, Chernóbil, sino los cientos de ensayos nucleares a cielo abierto, los dueños del mundo han realizado?

Hoy nos enteramos de dos cosas, por un lado Chávez “congela” el programa nuclear venezolano. Fíjense, no lo elimina, sólo lo “congela”. Por el otro lado Piñera el “presidente” chileno firma un acuerdo secreto para construir en Chile centrales nucleares, por cierto de la misma tecnología de las que estallaron en Japón.

Lo de Chile es claro. Obama viene como buen empleado del poder económico a venderle a sus súbditos toda la porquería que pueda.

Lo de Venezuela es preocupante. Lo era antes y lo sigue siendo ahora. ¿Por qué no se han firmado acuerdos reales (no sólo proyectos) para desarrollar tecnologías para la generación alternativa de energía? Y lo que es más grave parece que nadie a nivel del gobierno “revolucionario” se ha planteado el problema de que el consumo de energía, el consumo desaforado de energía no se resuelve creando nuevas fuentes de generación. Se resuelve única y exclusivamente cambiando, no sólo el sistema económico, sino la cultura del Capital. Se resuelve sólo profundizando el Socialismo como vía de transición para la construcción de una nueva cultura, una nueva forma de relación entre los seres humanos que le reintegre a estos su condición de personas y les elimine el yugo de ser sólo mercancías. Pareciera que algunos de los señores economistas y “planificadores” revolucionarios siguen pensando en las famosas épocas del subdesarrollo y de las políticas de sustitución de importaciones. Es decir siguen pensando en que hacer el Socialismo es buscar la manera de generar capital de otra manera.

Pero, el tema de este momento es la vida. Insistimos de la vida humana completa. Entonces nos enfrentamos a Colombia, al desastre del innumerable número de falsos positivos, y también a la estupidez de las acciones de sectores que pretender ser vanguardia. Los errores del Santos y sus “ángeles” son evidentes y claros. Pero, y ¿los de los “revolucionarios”, como coño los justificamos?

Pero además esta Libia. No es sólo el problema de la actitud imperial (atacar a Libia e ignorar la matanza en Bahréin) la cual es justamente la única que se podía esperar del Imperio. Pero y ¿el Socialismo Libio? Hoy nos golpea Gadafi al comparar su victoria a la de Franco. Coño ¿dónde estamos? ¿Dónde coño estamos?

Podría seguir nombrando casos, así, desordenadamente. La pobreza de las intervenciones de algunos diputados “revolucionarios” en la AN. El bloqueo mediático (de los medios “nuestros”) al Encuentro Internacional de Mujeres realizado en carnaval en el Nuevo Circo (los medios “nuestros “no tenían espacio, pues estaban ocupados promocionando el “carnaval revolucionario”), que determinó por cierto que un numeroso grupo de camaradas colombianas no pudieran asistir. Lo triste de la estupidez de unos ciertos artículos y opiniones en reconocidos programas también revolucionarios, sobre el tema de la homosexualidad. Podría seguir y esto se tornaría infinito e inútil.

Retornemos al principio. El problema de un revolucionario, el problema de “ser” revolucionario comienza cuando asumimos la vida. Cuando la asumimos no en el discurso, también ahí por supuesto, pero sobre todo en la praxis. Es decir cuando lo que decimos comience a parecerse a lo que hacemos. Nuevamente, estamos equivocados si pensamos que el problema es cambiar formas o maneras de producir. Eso es tratar de construir el Socialismo con las armas melladas que nos deja el Capital. El problema es comenzar a cambiar la cultura, empezar a luchar por hacer que la vida humana pueda comenzar a ser todo lo que ella debe ser o simplemente seguiremos siendo tontos útiles del Capital, no importa que nuestro discurso sea pretendidamente revolucionario.

Construir el socialismo sólo se puede hacer desde la restauración de la persona en comunidad, de la persona que vive para Vivir y no para vender y ser vendido. Es decir, el socialismo solo se puede comenzar a construir cuando comencemos a sentir la necesidad de la vida humana en colectivo, es decir la vida comunista.

Compartir