Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

siguenosCanal youtube TatuyTVtwitter tatuytvFacebook

Noticalles: Educación Inicial y Formación Agroecológica.

Compartir

En Venezuela el 71, 4% de la población infantil con rango de edad pertinente a la educación inicial, de 0 a 6 años, participan en el sistema educativo nacional. Esto indica un progresivo aumento, puesto que mientras del año 2000 al año 2003 (primeros años de la Revolución Bolivariana, incluido año del golpe de estado y del paro petrolero), la matricula escolar de educación inicial sólo incrementó en 2,8%, en el año 2004 la cantidad de inscritos en relación a la población total con edad pertinente, aumentó en 10%. Así el avance cuantitativo prosiguió en los últimos 8 años, con un porcentaje de incremento del 12,1% (1).

Este aumento en el número de inscritos en el sistema de educación inicial venezolano, es producto de políticas gubernamentales de masificación educativa, dirigidas a la inclusión de los sectores de la población venezolana que carecen de medios de producción económicos, a la estructura formativa nacional pública0, la cual brinda una educación gratuita desde el primer momento de vida del ciudadano.

Uno de los proyectos insignias de atención y educación infantil emanados desde el gobierno nacional venezolano, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, (actual Ministerio del Poder Popular para la Educación), es el proyecto de “La Escuela Bolivariana”, cuyo objetivo era aplicar una nueva concepción sobre la educación inicial, primaria y secundaria, que estuviese estrechamente relacionada, a la situación de transformación revolucionaria experimentada en el país desde el año 1.999, con el nacimiento de la Revolución Bolivariana, la cual acarreó un conjunto de cambios en la sociedad venezolana en materia política y jurídica. Es así como en el marco de La Escuela Bolivariana surge en el año 2002, el proyecto Simoncito Comunitario.

Los simoncitos Comunitarios son espacios educativos instalados en los territorios nacionales y, ubicados en las comunidades más marginadas del país, donde niñas y niños entre 0 y 6 años de edad asisten diariamente. Quienes se encargan del cuidado, atención, nutrición e instrucción pedagógica, didáctica y lógica, de las niñas y niños que asisten a éstas entidades educativas, son las Madres Integrales: mujeres residenciadas en el sector donde se establece el simoncito, y con la formación intelectual y humana propicia para las actividades formativas infantiles(2).

La infraestructura que alberga al simoncito está debidamente acondicionada y dotada para la educación infantil, tiene lugares de esparcimiento y entretenimiento lúdico, aulas para las sesiones de clases y un sinfín de áreas que ayudan a estimular el aprendizaje en los alumnos de manera empírica.

El objetivo de estas entidades educativas nacionales, es insertar en los niños los fundamentos primordiales de higiene, salud, matemáticas, lenguaje y comunicación. Recientemente se han insertado en el programa educativo, otras ramas del conocimiento como la agroecología y el arte, destinados a enriquecer espiritualmente a los alumnos.

La anexión de la agroecología al plan de educación inicial en el caso del Simoncito Virgen de las Nieves, ubicado en el sector Los Curos del estado Mérida, fue por compromiso de los trabajadores de la institución: madres integrales, instructores y directores, junto con el interés de algunos representantes, que aspiraban a la posibilidad de que sus hijos recibiesen información sobre el origen de los alimentos, las bondades nutricionales de los vegetales y del impacto de la contaminación en los ecosistemas de la naturaleza. Esta iniciativa de la comunidad educativa se concretó con la creación del Centro de Ciencias Amigos de la Tierra en la institución. Posteriormente logró éste proyecto emergido de la iniciativa de padres y trabajadores unirse al Programa nacional educativo: Todas las Manos a la Siembra, que impulsa el rescate de semillas locales y el cultivo de rubros criollos como maíz, yuca, batata, auyama y hortalizas, desde los espacios permanentes de educación.

Con éste proyecto los simoncitos, las escuelas primarias y secundarias inician un nuevo trayecto, dirigido a la estructuración de nuevos ciudadanos, ciudadanos mucho más equilibrados con su entorno, con el lugar donde habitan. Se inicia entonces una revolución dirigida a crear nuevos valores y principios, que posteriormente se harían visible en niños, niñas y jóvenes practicantes de la ecología, actitud que en la situación mundial actual, donde el equilibrio planetario pende de un hilo, es necesaria para la continuación de la especie humana en el planeta tierra. Estos niños y niñas, que luego serán hombres y mujeres, se convertirán en revolucionarios al no permitir la explotación indiscriminada de los recursos naturales, se enfrentarán a los grandes capitales que en su afanoso deseo de lucro, deforestan, contaminan el agua, el aire; y motivados por los principios de estar en equilibrio con la naturaleza, se identificarán con los demás hombres y mujeres del mundo, cuya situación incierta de posible extinción les es común.

La educación agroecológica es una incipiente práctica formativa que aspira a altruistas ideales, pero su continuación y permanencia podría brindarnos a futuro a un ser humano muy cercano a un hombre nuevo, un hombre que no destruye para saciar sus apetitos codiciosos, que no contamina para extraer pecunia, cuyos principios ecológicos estarán por delante de los estímulos propios del capitalismo, y al ser poseedor de éstas cualidades, irá a concordancia con la revolución socialista, llevará a las estructuras económicas y sociales, éstos valores de equilibrio, respeto, identificación, inculcados en sus primeros años de su educación.

___________________________________________________________________________________

  1. Instituto Nacional de Estadísticas INE. http://www.ocei.gov.ve/documentos/Social/Educacion/pdf/IndicadoresEducativos2000-2011.pdf
  2. Servicio Nacional Autónomo de Atención Integral al Niño y a la Familia SENIFA.http://200.11.149.178:8080/senifa/index.php?option=com_content&view=article&id=83&Itemid=37
Compartir