Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

Vivimos en medio de la estupidez: Lipovetsky

Compartir

celular

De esta manera, el pensador francés Gill Lipovetsky se refirió al consumismo como una estupidez. El escritor y filósofo irrumpió en el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia con su conferencia “Se puede hablar de estupidez en la hipermodernidad”, en el marco del segundo foro, organizado por la Personería de Bogotá y la Universidad Nacional.

“No es la estupidez como tal el objeto de mi conferencia, sino las estupideces que se han dicho sobre la sociedad hipermoderna”, anotó.

Al ser uno de los primeros autores en hablar de la sociedad posmoderna, habló también del impacto de la hipervelocidad sobre la vida. “Vivimos en un mundo de virtualidad, creemos que con internet lo podemos hacer todo en casa y damos por hecho que ya no necesitamos encontrarnos frente a frente con los demás”, explicó.

Añadió que esta hipervelocidad también se ve en las modas efímeras y en el afán con el que se vive en el mundo actual. “La vida pasa cada vez más rápido, ya ni siquiera tenemos tiempo de saborear la comida, la velocidad nos mata, nos asfixia”, precisó.

Durante su conferencia, el invitado internacional habló sobre las distintas formas en las que se desarrolla la sociedad contemporánea y cómo estas han generado escenarios para hablar estupideces.

En su discurso abordó el concepto de “posmodernidad” y de que tanto ha sido modificado. “Estamos viviendo una nueva forma de modernidad. Las grandes narrativas revolucionarias y las grandes ideologías han perdido velocidad, ya no se cree en la revolución”, explicó.

Lipovetsky explicó que la sociedad mercantil actual va a llevar a la muerte del arte y la desaparición del sentido estético. “Ahora, todos los artistas deben hacer creaciones que se vendan, sin pensar en la esencia artística. La música, el cine, los libros, todo se convirtió en un negocio comercial que debe venderse”.

Por último, terminó con una reflexión sobre internet y la estupidez que acompaña a los que piensan que las nuevas herramientas de comunicación pueden remplazar la educación. “Ya muchos piensan que los dispositivos móviles y las redes pueden permitirnos dispensarnos de las instituciones, vivimos en medio de la estupidez”.

Al preguntarle si la estupidez era inherente al ser humano, respondió que este defecto no es solo un asunto de inteligencia. “Las acciones estúpidas están en las actividades cotidianas, por ejemplo, cuando alguien nos hiere y afecta nuestros sentimientos, podemos tener actitudes estúpidas porque nos sentimos mal y son reacciones espontáneas”, anotó.

A pesar de lo incompleta e inconclusa que resulta la vida para este pensador, invitó al auditorio a permanecer en la fiesta sin dejarle espacio a la angustia ni al aburrimiento.

Compartir