Ingrese

logo tatuytv

tatuytv banner 2

Manipulación mediática: el contraste entre la Venezuela real y la que vende la prensa

Compartir

Desde hace varios años, la Venezuela de Hugo Chávez y el socialismo del siglo XXI son el enemigo número uno de los medios de comunicación hegemónicos del mundo, quienes han creado una "realidad manipulada" que se ha convertido hoy en día en "dogma de fe" en la opinión pública mundial.

A esa conclusión llegó Fernando Casado, abogado, comunicador social y analista español en su libro 'Antiperiodistas. Confesiones de las agresiones mediáticas contra Venezuela', donde el investigador se dio a la tarea de analizar la guerra mediática contra la Revolución bolivariana.

El libro es resultado del contraste que sintió Casado entre la Venezuela real y aquella que le vendían los medios de comunicación. El periodista se propuso averiguar "cómo se construía esa diferencia entre lo que yo veía y lo que la opinión pública internacional creía sobre Venezuela".

En primer lugar, el analista explica que una confrontación ideológica entre los medios de comunicación y el socialismo del siglo XXI (y en términos más generales, contra cualquier alternativa al statu quo o al 'establishment') es lógica e inevitable, dado que "los grandes medios de comunicación no son más que empresas cuya motivación principal es la obtención de beneficios". La única diferencia con una empresa cualquiera, es que los medios venden un bien intangible: la información.
 
Víctima de los ataques de esas "empresas de la comunicación" ha sido también toda "iniciativa que pueda resultar una amenaza para los intereses que tienen estos medios, tanto de carácter ideológico, como comercial y empresarial". Pero, además, los intereses de aquellos que pagan la publicidad también son transmitidos a los medios de comunicación que viven gracias a la venta de esa publicidad, explicó Casado en entrevista al programa Voces del Mundo de Sputnik Radio.
 
La realidad venezolana es "la que de manera más obvia y sistemática ha sido manipulada". Cuando el diario argentino La Nación titula uno de sus artículos 'Venezuela, con más muertes violentas que Irak y México', —traducido del artículo de The New York Times— sin tener en cuenta las últimas cifras que hablan de más de un millón de muertos en el país árabe, "lo que parecía en un principio ridículo, se convierte en una realidad construida por los medios de comunicación, muy a menudo publican este tipo de informaciones manipuladas, y como ese estereotipo está tan afianzado ya cualquier cosa vale. Los medios se han dado cuenta de que ese tipo de información sobre Venezuela vende bien".
 
Sin embargo, el investigador afirma que "la demonización de la situación en Venezuela no es un fin en sí mismo", el estereotipo del término 'chavista' sirve para que los medios de comunicación desprestigie a cualquier clase de fenómeno —una ley, una política pública, un Gobierno— sin necesidad de ahondar en explicaciones, sino simplemente calificándolo como terrible.
 
Esto es lo que sucede en Colombia, donde el presidente Juan Manuel Santos es tildado por la oposición de castrochavista, en Chile, donde el diario El Mercurio ha calificado a la presidenta Michelle Bachelet de chavista y en Argentina, donde el Clarín y La Nación buscaron acabar con el Gobierno hablando de los lazos que unían a Néstor Kirchner y a Cristina Fernández de Kirchner con Hugo Chávez, explica el periodista.
 
La construcción del estereotipo de Venezuela, de ese demonio a los ojos de la opinión pública mundial, se ve reforzada por el hecho de que esos diarios hegemónicos trabajan en sociedades conjuntas y comparten información tendenciosa de país en país. Es así, como todos esos diarios, los cuales  pertenecen a la Sociedad Interamericana de Prensa y al Grupo de Diarios América (GDA), comparten información que ya viene manipulada para responder a los grandes intereses.
 
Además de resaltar el control de los medios de comunicación sobre la información, el analista también destacó la situación que viven los periodistas, especialmente "la precarización de la profesión periodística".
 
Por un lado existen periodistas que están de acuerdo con la ideología del medio para el que escriben —como es el caso de Ludmila Vinogradoff, "furibunda antichavista", reportera de ABC de España y colaboradora del Clarín—; por otro lado existen otros periodistas, que tienen una apertura mayor, que son conscientes de la situación en Venezuela y que celebran algunos de los logros sociales en ese país, "pero que no tienen otra solución, para poder llegar a fin de mes y tener un salario digno, que escribir lo que sus editores les solicitan, que normalmente suele tener un mayor componente de sensacionalismo y amarillismo periodístico para diferenciar ese trabajo del de las agencias de noticias".
 
En el caso de los corresponsales, periodistas con visiones mucho más independientes, sus trabajos pueden no ser tomados en consideración por los medios de comunicación si son demasiado positivos con respecto a Venezuela, explica Fernando Casado, por lo que ellos mismos se autocensuran para que sus textos sean publicados.
 
Además, existen los editores, responsables de las publicaciones, los columnistas y los editorialistas. Todos ellos trabajan en concordancia con la línea editorial de sus propios diarios. "De otra manera no estarían ocupando esos puestos de decisión en esos medios".
 
Todos estos factores son usados por los medios de comunicación para construir "una realidad manipulada y estereotipada que hoy en día es un dogma de fe. (…) Hoy en día, tratar de convencer a la opinión pública internacional, debido a ese bombardeo que han tenido y a esa deformación de la información, de que Venezuela no es el demonio es muy complicado, porque esa información ha sido realmente consolidada a lo largo de los años", dice a modo de conclusión Casado.
Compartir