Ingrese

logo sencillo fondoazul

Banner azul 2018 portal

[BRASIL] Conozca las irregularidades del juicio a Lula

Compartir

Lula

Este miércoles será el juicio en segunda instancia del ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Salva, en el marco de la Operación Lava Jato.

Compartimos esta nota de Brasil de Fato a partir de datos que facilitó el Frente Brasil de Juristas por la Democracia, y abogados de la defensa del ex presidente, que señalaron por lo menos seis ilegalidades encontradas en el proceso, que lo tornan frágil para llegar a una condena.

1. Conducción Coercitiva

En marzo de 2016, policías intentaron llevar a Lula a la fuerza a Curitiba para declarar. Con la reacción del pueblo, el ex presidente declaró en una comisaría en el aeropuerto de Congonhas en São Paulo. Esto es ilegal porque el Código del Proceso Penal dice que las conducciones forzadas solamente pueden realizarse luego de intimaciones previas que no hayan sido respetadas. Pero Lula todavía no había sido intimado cuando intentaron conducirlo a la fuerza.

2. Filtración de audios

En marzo de 2016, Moro divulgó audios de llamadas telefónicas interceptadas entre Lula, sus familiares y Dilma Rousseff. Esto es ilegal [destaque aqui]  porque la conversación entre Lula y Dilma fue grabada después del plazo establecido por Moro y sin autorización. Como Dilma era presidenta, las grabaciones solamente se podrían haber hecho con autorización del Supremo Tribunal Federal (STF).

3. Pinchar el teléfono del estudio de los abogados de Lula

Moro autorizó que las llamadas del estudio de los abogados de Lula fuesen interceptadas (oídas). Esto es ilegal porque las conversaciones entre abogados y clientes son inviolables. El único caso similar que ocurrió en el mundo fue en España, donde el juez responsable fue alejado de sus funciones por más de diez años.

4. Competencia  (no hay relación entre Lula y casos de corrupción en Petrobras)

Lula fue juzgado en Curitiba, cuna de las investigaciones sobre la Petrobras. Las acusaciones en su contra, hechas por procuradores de la República, supuestamente por un esquema de favorecimiento en la petrolera. Esto es ilegal porque no hay ninguna relación entre Lula y casos de corrupción en la Petrobras, comprobada por el Ministerio Público Federal. El caso ni siquiera tenía que haber sido juzgado por Moro.

5. Uso indebido de delaciones

Lula fue condenado por el contenido de delaciones de empresarios de la construcción acusados y condenados por la Lava Jato, que cambiaron sus versiones y pasaron a citar al ex presidente. Esto es ilegal porque los relatos de colaboraciones premiadas solamente pueden ser usados como fundamento para sentencias si están acompañados y validados por otras pruebas, como documentos.

6. Utilizar el apartamento en Guarujá para criminalizar a Lula

El punto central de la acusación contra Lula es que él habría recibido un apartamento en Guarujá, a cambio de beneficiar empresas de construcción civil en contratos con la Petrobras. El inmueble sería fruto de dinero desviado. Esto es ilegal porque no se demostró cómo el dinero habría sido desviado, ni se comprobó ninguna relación de Lula con la Petrobras en ese sentido. La defensa presentó documentos claros que muestran que los derechos sobre el inmueble pertenecen a la Caja Económica Federal.

¿Qué intereses hay detras del juicio? Mantener el poder sobre los recursos del país

En Brasil, durante 500 años, el poder fue repartido entre dictaduras o en breves y frágiles democracias. No así entre 2003 y 2016, con el Partido de los Trabajadores (PT), con el que el país experimentó un incremento en su desarrollo integral, se recuperó la administración de los recursos nacionales y se consolidaron las políticas en beneficio de la población.

Luego le dio continuidad a esta gestión la presidenta Dilma Rousseff, pero en medio de la pugna por el poder, quedó destituida con el denunciado golpe parlamentario que puso como presidente interino a Michel Temer.

El derechista ahora frente a la Presidencia ha aplicado medidas de corte neoliberal como las privatizaciones y la eliminación de beneficios para los trabajadores.

En septiembre pasado, Lula denunció el plan que calificó como la “caza de brujas” que había iniciado la justicia brasileña. El juez Sergio Moro es acusado de servir a esta tarea y dirigir una persecución judicial contra el líder del Partido de los Trabajadores (PT) que aparece de primero en las encuestas y tiene posibilidares reales de llegar a la Presidencia de nuevo.

“Los conservadores temen su influencia y hacen cálculos para no convertirlo en víctima y aumentar su popularidad, cálculos que hasta ahora se revelan abstractos”, afirma Martin Granovsky.

¿Qué significa esto para América Latina?

A pesar de una ola de reveses de gobiernos progresistas en América Latina, sigue siendo un territorio en disputa entre quienes pretenden un manejo neoliberal de las riquezas en el continente, bajo la mirada complaciente del aliado histórico: Estados Unidos y proyectos nacionales soberanos que pujan por políticas cercanas a las necesidades populares y que rechazan el injerencismo. En este caso, Lula es el candidato que representa a la clase popular.
 
Este 2018, es un año de elecciones presidenciales en Venezuela, Colombia, Mexico y Brasil, será definitorio para el destino político de la región y su papel en el escenario mundial, de igual forma, supone retos para movimientos y organizaciones populares que se han fortalecido o tejido en estos ultimos quince años, que reclaman reconocimiento político y que mantienen firmemente una posición anti-neoliberal.

 

Compartir