Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Amado Chávez, Amado Pueblo

Compartir

CH fantasma socialismo.avi.Still001

Fragmentos de su primer y último discurso de masas como Comandante de la Revolución Bolivariana. Chávez desde el año 1998 expresó con claridad su conexión amorosa con el pueblo al que se debía. Hugo Chávez dejaba de ser un hombre para convertirse en un pueblo.

Compartir

Estreno Oficial: Nuevo Cortometraje de TatuyTv "Gallinas", Cuando lo que creemos poseer, en realidad nos Posee

Compartir

Basado en el cuento homónimo de Rafael Barret.

Santiago, siendo un hombre humilde pero culto, con nada mas que su bliblioteca y su catre, experimenta la obtención de unas gallinas que en adelante cambiarán su vida. Deja de ser un hombre para convertirse en un propietario.

"Gallinas" es una metáfora de la deshumanización del humano, de la enajenación fruto de la propiedad privada.

Para leer el cuento original de Barret acceder a: http://tatuytelevision.blogspot.com/2010/12/cien-anos-de-la-muerte-del-genial...

Compartir

Spot: Humanidad

Compartir

Spot realizado por Tatuy Televisión - Canal 48 en Mérida, para la reflexión necesaria ¿Qué mundo le está dejando el capitalismo a nuestros hijos?

Compartir

Juramos

Compartir

Existe una gran diferencia entre apostar la vida misma luego de un juramento y simplemente...jurar.

Compartir

Mensaje de Fin de Año 2012

Compartir

Compartir

Cortometraje: Recuerdos de un Prisionero

Compartir

Cortometraje basado en el artículo de un Grano de Maíz "Recuerdos de un Prisionero", que anexamos a continuación.

Releemos un libro de Francisco Jesús, escritor revolucionario que siendo nicaragüense luchó en Venezuela toda su vida. Relata en este breve libro un incidente que queremos compartir con Uds.

Dice Francisco:

“Nos agarraron en Valencia, a mi y al Chino, estábamos pintando las paredes con lápices de cebo y negro humo, formábamos parte de una protesta por el aumento de una locha en el litro de leche. Los policías municipales nos trataron bien, casi con cariño, sería porque éramos unos niños.

Cuando llegamos al calabozo nos recibieron con canciones y gritos revolucionarios, yo no conocía de nada, el Chino era el político, yo de frasquitero fui a acompañarlo, ahora estaba arrepentido, ¡dígame eso, preso yo! que soy corrido en diez mil plazas, preso por una pinta contra el aumento de la leche, qué me importa a mí la leche, ni que fuera un carajito, yo lo que tomo es cerveza, quién me manda a meterme en lo que no me importa.

En la cárcel los días pasaban monótonos: en la mañana un curso de Socialismo que dictaba un tal Nery, al medio día ejercicio, y en la noche reunión de calabozo para discutir tonterías, discusiones interminables, por cualquier palabra nos fajábamos como si de un asunto de vida o muerte se tratara. Los días pasaban.

Nery hablaba de materialismo dialéctico, y yo me dormía, decía que las clases sociales son antagónicas, y para mí era una grosería nueva. Un día dijo que estábamos en una lucha armada continuidad de la de Bolívar y Zamora ¡Tonterías, pensé! No podía ser la misma porque ahora no había caballos.

Una noche tocaron ¡alerta, todos contra la pared! La guardia iba a entrar en el calabozo, fue falsa alarma, se trataba de un grupo de nuevos prisioneros.

En la mañana, saludamos a los nuevos colegas: un viejo y dos muchachos, eran campesinos de Lara, parcos en el hablar, pero cordiales, su olor a humo me impresionó, era el olor de la montaña, eso lo supe después.

Me senté en el suelo a desayunar junto a ellos, hicimos una rueda, alguien se acercó y le obsequió al viejo un vaso de gaseosa. El viejo se paró y la repartió entre los cinco presos que formábamos la rueda, a cada uno nos tocó un sorbito, y al viejo el sorbito menor.

Aquello me estremeció, yo que venía de un barrio donde escupíamos los raspados para que no nos pidieran, o nos comíamos las empanadas escondidos, y sacábamos los cigarros Fortuna de uno en uno para no compartir.

En la tarde se llevaron a los tres nuevos, antes de irse le pregunté al viejo por qué había repartido el refresco, él me contesto: “es muy simple, somos socialistas, y el bienestar de todos es el bienestar de cada uno”.

Desde ese día me hice socialista.

Con el tiempo supe que aquel viejo se llamaba Argimiro…”

¡Hagamos el Socialismo, no hay excusas!

¡Rodilla en tierra con Chávez y el Socialismo Auténtico!

http://ungranodemaiz.blogspot.com/2009/10/recuerdos-de-un-prisionero.html 

Compartir