Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Con el Pueblo como Constituyente, Socialismo es lo siguiente

Compartir

SoyConstituyente

A casi ningún pueblo le es ajena la situación que actualmente vivimos en Venezuela, la cual algunos no muy difícilmente logran remontar hasta los primeros años de la llegada de la revolución bolivariana al poder, en manos del estadista Chávez, cuando éste decidió que los recursos de Venezuela eran para su pueblo y para los expoliados pueblos latinoamericanos, y dijo NO a los beneficios que durante décadas habían disfrutado las transnacionales principalmente norteamericanas, aunque también algunas otras de distinta latitud geográfica pero del mismo hemisferio. Tras su fallecimiento, o incluso desde algunos meses antes cuando su estado de salud agravó en el 2012, arreció nuevamente la arremetida neo‑imperial con el constante apoyo de sus lacayos apátridas, quienes han afinado sus estrategias y a través de una guerra no convencional[i] intentan doblegar a esta revolución -léase pueblo chavista-, y lograr el quiebre institucional que les permita recuperar el poder y los privilegios económicos, y con ello el acceso a los valiosos recursos naturales que esta patria ha tenido, a bien preservar por y para la supervivencia de la especie humana, y en contra de un modelo que pone la mercancía -principalmente el dinero- por delante de los seres humanos.

Esta guerra no convencional, referida por los venezolanos y venezolanas comúnmente como "Guerra Económica", por ser el factor más agravado pero también por ser el más palpable en la cotidianidad de las familias de este país, no ha hecho sino profundizar los anti‑valores propios de la "cultura" del capital: acaparamiento, especulación, bachaqueo[ii], contrabando de extracción, además de un golpe monetario y un cerco financiero; son solo algunas de las manifestaciones de esta guerra que en la realidad profunda y estructural ha socavado todo el orden, la legalidad y la institucionalidad del estado-nación venezolano, haciendo cada vez más difícil la gobernanza, que se ha visto incluso boicoteada desde dentro a causa de un revés electoral para la revolución (segundo frente a diecinueve victorias) a finales del año 2015, que le permitió a la oposición hacerse con el poder legislativo nacional. Llegado a este punto, durante el año 2014 y nuevamente durante el año en curso, hemos sido víctimas de una guerra sin cuartel, patrocinada a través de los emporios financieros, comunicacionales y hasta políticos (OEA) neoliberales, conocida popularmente como "Guarimbas"[iii]. La "guerra económica" y las "guarimbas", no son más que el principal par de estrategias extraídas de los manuales de Gene Sharp[iv] y de las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército de los EE.UU.[v] para socavar las bases de un gobierno que no convenga a sus intereses, a través del desgaste y descrédito del aparato institucional, y la disminución de su respaldo popular.

En vista de este golpe de Estado continuado que sufre el pueblo venezolano, el presidente, democráticamente electo, Nicolás Maduro ha convocado (según lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, CRBV) al poder originario de la nación, que reside intransferiblemente en el pueblo y lo ejerce de distintas maneras, como es el caso de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), única vía legal y pacífica para solucionar la grave descomposición institucional y social que vive la nación bolivariana.

La asamblea constituyente es un mecanismo constitucional en el que se convoca al poder originario -el pueblo- para "transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución" (CRBV, artículo 347), y como en cada proceso de transformación propuesto por la revolución bolivariana la derecha lo ha atacado de las formas más bajas y viles, teniendo como principales herramientas la falacia y la manipulación. No obstante, la mayoría de la población -no solo los partidarios de la revolución- ha manifestado rechazar la violencia[vi], expresando preferencia por opciones como el diálogo y la constituyente.

"El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana", tal como lo señala su constitución ha participado masivamente en todo el proceso constituyente. Durante la etapa previa fueron cientos de asambleas populares las que se han desarrollado, no solo para la postulación de sus candidatos sino para el análisis y debate sobre la constitución, y todo el marco legal vigente, además de la elaboración y recolección de propuestas, entre las que creemos imprescindible mencionar:

  • La propiedad social como derecho progresivo de todo el pueblo en ejercicio de su soberanía.
  • Los derechos hacia la auto‑determinación ecosocialista, también denominada derechos de la naturaleza.
  • La des‑patriarcalización del Estado y el tema de identidad de género como eje transversal dentro de los derechos socio-políticos.
  • La urgencia de declarar el control del Estado sobre los recursos naturales estratégicos para el desarrollo de la nación y la satisfacción de las necesidades de todos sus ciudadanos.
  • La transversalización del poder popular en el que-hacer del Estado, y su participación en la toma de decisiones estratégicas de la nación.
  • La comunicación como un derecho político y humano por encima de la libertad de empresa en que se ha convertido la libertad de expresión.
  • La superación del modelo económico rentista, mono‑productor y dependiente.

Mientras que en la otra acera política, la oposición venezolana se desgastó en un nuevo llamado inconstitucional a una consulta sin árbitro, sin garantías ni control, pero principalmente sin propuestas, simplemente un capricho: arrebatarle el poder a un pueblo que ha conseguido mejorar su dignidad de vida y desea que esa posibilidad más nunca sea invisibilizada. Esta última es la apuesta constituyentista del pueblo bolivariano que, parafraseando al Che, dijo basta en el '99, y su marcha de gigantes ya no se detendrá con esta constituyente.

En otras palabras, la asamblea nacional y popular constituyente, apenas se instala, y ya es abundante la ganancia democrática y política en general para la patria de Bolívar, y lXs venezolanXs pueden comenzar a radicalizar esta revolución pacífica, amorosa y profundamente socialista, "Pueblo mediante".

Referencias y Notas:
[i] "Conjunto de actividades dirigidas a posibilitar el desarrollo de un movimiento de resistencia o la insurgencia, para coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno"
(http://pcc.umcc.cu/wp‑content/uploads/2014/05/guerra_no_convencional.pdf)
 
[ii] "Actividad ilegal cada vez más común en Venezuela que consiste en revender los productos básicos que no siempre se encuentran en tiendas" (http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150818_venezuela_bachaqueros_dp)
 
[iii] "acciones vandálicas que implican el cierre arbitrario de calles, quema de basura, agresiones con objetos contundentes, alambres dispuestos a la altura del cuello y disparos, que suponen el encierro de los ciudadanos en sus casas por temor a perder la vida" (https://laradiodelsur.com.ve/2014/03/12/claves-conozca-que-son-las-guarimbas-en-venezuela-y-quienes-estan-detras/)
 
[iv] https://cnnespanol2.files.wordpress.com/2014/04/la-lucha-politica-nonviolenta.pdf
 
[v] https://nsnbc.files.wordpress.com/2011/10/special-forces-uw-tc-18-01.pdf
 
[vi] http://hinterlaces.com/violencia-o-constituyente-analisis-situacional-de-oscar-schemel/
     http://hinterlaces.com/84-esta-de-acuerdo-con-un-dialogo-entre-gobierno-y-oposicion/
     http://hinterlaces.com/54-de-acuerdo-en-mejorar-constitucion-para-no-perder-conquistas-sociales/
Compartir