[JUSTICIA] Johanna González, con boleta de excarcelación, lleva más de 100 días detenida ilegalmente

Johanna González (43 años), con dos hijos, trabajadora de Pdvsa, está detenida injustamente y tras un retardado proceso en el que transcurrió más de un año padeciendo penurias en la cárcel del INOF, recibió su boleta de excarcelación el día 29 de abril del presente año.

Han pasado más de cien días después de tener dicho documento que contempla su INMEDIATA LIBERTAD emitida por el Tribunal de Ejecución Número 13 de Caracas,  pero Johanna sigue en la cárcel.

Es importante dar a conocer que después de tener boleta de excarcelación, mantener a Johanna privada de libertad es un hecho arbitrario, ilegal e inconstitucional. Al respecto, el artículo 44 de la CRBV dice:

«Ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de excarcelación por la autoridad competente o una vez cumplida la pena impuesta.»

Las autoridades de la cárcel del INOF le niegan el derecho a la libertad, alegando que «la propia Ministra es la que debe autorizar dicha salida». Durante este tiempo, la ministra ha visitado varias veces el penal, pero ni Johanna, ni otras compañeras que padecen la misma arbitrariedad, han sido liberadas.

Cabe destacar que la violación de este mandato constitucional es sancionado con cárcel, así lo establece el Código Orgánico Procesal Penal:

«Artículo 180.- El funcionario público que rigiendo un establecimiento penitenciario o un establecimiento penal, reciba en calidad de preso o de detenido, a alguna persona, sin orden escrita de la autoridad competente, o se niegue a obedecer una orden escrita de excarcelación emanada de la misma autoridad, será castigado con prisión de cuatro a seis meses.»

¿Quién es Johanna González?

Es una trabajadora que tenía 10 años de labores en la filial de Pdvsa Etanol, como analista de operaciones portuarias.

Tiene un hijo de 6 años llamado Santiago, quien desde que su mamá está detenida no recibe la atención médica necesaria con un nefrólogo debido a que libera todos los minerales y nutrientes por la orina y su peso siempre ha estado por debajo del promedio de niños de su edad.

Santiago, hace unos días, pasó al primer grado de primaria y tenía la ilusión de ser acompañado por su mamá en la graduación, pensando que ella está ausente desde hace tanto tiempo por su trabajo.

También tiene un hijo de 15 años llamado Miguel, que acaba de pasar al 5to año de bachillerato y vive en permanente preocupación por su mamá.

La abuela que se encarga de ambos durante el día, hace pocos años le diagnosticaron osteopenia (una enfermedad en los huesos), por lo que tiene fuertes dificultades de movilidad y requiere de tratamiento.

Durante las noches y fines de semana, ambos hijos están con su papá, quien es el único sostén del hogar.

Esta familia vive en un sector humilde de Puerto Cabello.

¿Por qué está presa Johanna González?

Es acusada de: Asociación para delinquir, tráfico de material estratégico, peculado doloso, forjamiento de documento y mal uso de sello. Cabe destacar que fiscalía no mostró medios probatorios para sustentar dichas acusaciones.

Las acusaciones hacen referencia al desvío de una turbina, pero solo uno de los verdaderos responsables fue judicializado.

Johanna estuvo detenida durante 9 meses esperando la audiencia preliminar, que debe ocurrir en un máximo de 60 días después de la detención.

Presiones para que se declarara culpable

Cuando se efectuó la Audiencia Preliminar, el 2 de diciembre de 2021, a Johanna le plantearon dos opciones:

Primero: Asumir culpabilidad de delitos menores, el juez cuadraba una pena de 5 años con derecho a beneficios y al reunir un conjunto de requisitos como: buen comportamiento y la aprobación de un examen psicosocial, le permitiría en poco tiempo obtener la suspensión de la condena, dándole la libertad plena.

Segundo: De no admitir algún delito, el juez ordenaría pasar a un proceso de juicio (aunque fiscalía no presentó medios probatorios de que ella hubiese cometido algún crimen), y durante dicho juicio tardaría varios años en la cárcel para probar su inocencia, debido al inmenso retardo procesal que existe en el país.

(Lo que debió ocurrir es que Johanna saliera absuelta de toda acusación por carencia de pruebas en su contra, en vez de presionarla con someterla a largo juicio si no se declaraba culpable).

Johanna llevaba 9 meses sin ver a sus hijos, comiendo solo arroz con granos, por lo que rebajó más de 20 kilos en esta estadía, durmió la mayoría de las veces en el piso, sin agua potable, preocupada por la situación de su familia, quería pasar la navidad y el fin de año en su casa, conoció en el penal a personas que llevan hasta 6 años en proceso de juicio (tiempo quizás mayor al que les tocaría pagar si hubiesen asumido culpabilidad), y un sin fin de motivos más llevaron a Johanna a declararse culpable, a pesar de ser inocente; con la esperanza de estar pronto en libertad.

Asumió culpabilidad de dos delitos menores: Agavillamiento y peculado, con la promesa de salir muy pronto de la cárcel.

A los pocos meses, Johanna cumplió los requisitos exigidos y el juez le otorgó la boleta de excarcelación.

¿Esta lamentable situación le ocurre solo a Johanna?

No, es una práctica recurrente de los jueces para validar la acción ilegal de fiscales al ordenar detención de personas inocentes sin nada que sustente que son culpables, para no tener que reparar daños ante cualquier demanda al Estado por retardo procesal y otras violaciones al debido proceso, al tiempo en el que agrandan sus estadísticas de condenas; validando los métodos de un Estado que no está garantizando los derechos procesales.

Esta aberrante situación la reconoció hace pocos meses el diputado del Psuv, Pedro Carreño, también la diputada Iris Varela. El propio presidente de la República ha reconocido la necesidad de una «Revolución Judicial» debido a la podredumbre del sistema. Pero se observa, con gran preocupación y angustia, que no se toman las medidas pertinentes para revertir esta situación que miles de personas, en su mayoría en condición de pobreza, están padeciendo.

Johanna González es una víctima de la descomposición ética que existe en el sistema de justicia

Desde su detención transcurrieron 17 meses de padecimientos, separada de sus hijos ¡Ya basta!

¡Exigimos de inmediato, Libertad Plena para Johanna! Como lo contempla su boleta de excarcelación.

*Por: Thaís Rodríguez
Integrante del Comité de Familiares y Amigxs por la liberación de lxs trabajadorxs presxs

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.