[ANÁLISIS] Intervenciones bancarias: ¿Qué pasa en Venezuela?

Hasta el 7 de marzo de este año el Banco Central de Venezuela (BCV) ha realizado 11 Intervenciones Cambiarias, inyectando más de 700 millones de dólares en las subastas de las mesas de cambio. Esto representa más del 45% de los 1535 millones de dólares inyectados en todo el 2021. Enero fue el mes con más intervenciones en el plazo estudiado, sumando 6 con un consolidado de 362.5 millones de dólares, 51.6% de lo inyectado hasta ahora. El promedio por intervención de enero a marzo ronda los 63.7 millones dólares.

Los efectos de la política cambiaria del BCV se reflejan coherentemente en el comportamiento del precio de la divisa. En el tiempo señalado el precio oficial de dólar BCV ha retrocedido de 4.58 bolívares soberanos por unidad, a comienzos de enero a 4.32 bolívares soberanos por unidad para 7 de marzo una disminución de 5.61% en el precio de la divisa. El valor más alto que alcanzó la divisa en el plazo señalado fue 4.68 bolívares soberanos por unidad, el pasado 11 de enero, día en que se realizó una de las intervenciones más altas hasta la fecha de 80 millones de dólares. Sin embargo, desde la fecha se vienen mostrado con claridad una tendencia a la baja fruto de las intervenciones.

Precios del Consumidor – Cesta Petare

A pesar del retroceso que ha sostenido la divisa, la variación en el costo de la vida no refleja dicha tendencia. Según el BCV la variación de los precios al consumidor alcanzó en los dos primeros meses del año un 9.6%, aunque inferior a los 80.4% que se reflejaron en los primeros dos meses de 2021, no es coherente con el proceso de disminución del valor de la divisa que se viene sosteniendo en el presente año, fenómeno inexistente en 2021.

Esta tendencia también es recogida por el Observatorio Venezolano de Finanzas, y verificando en el comportamiento que ha sostenido el costo de la cesta de Petare (indicador basado en el costo promedio semanal de 8 productos alimenticios de primera necesidad, marcados en bolívares y en dólares, en el mercado de Petare). La cesta marcó un precio de 145.80 bolívares soberanos o 30.96 dólares, promediando el dólar a 4.7 bolívares soberanos el 1 de enero del 2022, para el 5 de marzo de este año alcanzó los 156.80 bolívares soberanos o 34.69 dólares, promediando el dólar a 4.52 bolívares soberanos.

Esto significa que la variación en el precio de la cesta Petare entre el 1 de enero y el 5 de marzo fue de 7.54% en bolívares y 12.04% en dólares, por su parte la variación del promedio dólar/bolívar en el mismo tiempo disminuyó en un 3.82%. Lo cual muestra que a pesar de que el precio del dólar ha retrocedido hoy se paga tanto más dólares como bolívares por los mismos productos.

Cesta Básica

Este mismo efecto se verifica también en el costo de la cesta básica, que ascendió de 340.24 dólares en diciembre a 384 dólares a comienzos de marzo de este año, verificándose una variación de 12.86 % demostrando al igual que la cesta Petare que hoy se paga más dólares por los mismos productos.

¿Con qué nos quedamos?

Bajo la lógica capitalista, los precios de las mercancías son los encargados de regular la repartición de las fuerzas productivas de la sociedad capitalista y el modo de intercambio, fungiendo como elemento disciplinante de la clase obrera y como mecanismo oculto de los procesos de acumulación burguesa. El movimiento de los precios engendra una adaptación de la oferta de mercancía a la demanda, obligando al capital -por medio del aumento y disminución del índice de beneficios- a pasar de uno a otro sector de la producción. Al subir los precios la riqueza producida socialmente va a quien posee los medios de producción, al bajar los beneficios el obrero obtiene mayor fuerza frente al capital, poniendo en riesgo el dominio de este último sobre su fuerza de trabajo, los precios de las mercancías son en tal sentido un reflejo más de la lucha de clases.

La ralentización de los índices de inflación refleja por ende los exorbitantes beneficios que parte del sector empresarial está registrado, gracias a exoneraciones de impuestos, licencias de importación para descontar aranceles, dolarización de las estructuras de costos internos, estancamiento de los salarios y acceso indefinido a dólares subsidiados por las intervenciones cambiarias de BCV.

Dentro de las mesas de cambio autónomas y libres es hoy el BCV el principal proveedor de divisas, transfiriendo recursos públicos al sector privado por medio de este mecanismo, muestra notoria y evidente de las nuevas lógicas y mecanismo que determinan tendencias en nuestra economía.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.