[CHÁVEZ RADICAL] «Es imposible que el capitalismo tenga rostro humano»

En los primeros años de la Revolución Bolivariana, el Comandante Chávez simpatizó activamente con el proyecto reformista que los laboristas británicos denominaron Tercera Vía. Sin embargo, muy pronto y gracias a las propias contradicciones del proceso bolivariano, Hugo Chávez desechó para siempre ese cuerpo ideas, y en su análisis de la realidad venezolana constató que las contradicciones históricas que enfrenta no pueden ser resueltas dentro del mismo capitalismo.

En este episodio de Chávez Radical, el presidente rememora desde la autocrítica aquel episodio de su vida política; “yo llegué a creer en aquella tesis de una tercera vía y hasta lo decía porque yo creía en eso en verdad, yo creía que era posible buscar una vía intermedia entre capitalismo y socialismo o lo que algunos llaman todavía el capitalismo con rostro humano” afirmaba.

Esta reflexión sirvió como punto de partida para reflexionar sobre las contradicciones del capitalismo, haciendo especial énfasis en la contradicción capital-trabajo, en la que el aumento de las tasas de ganancia solo puede producirse en detrimento de los ingresos de la clase trabajadora: “En el capitalismo el objetivo de cualquier acción política, económica es la acumulación de ganancia de capital pues y de allí bueno, salarios bajos porque en la medida en que el capitalista o el capitalismo o el modo capitalista logre mantener los salarios más bajos mayor ganancia tendrá el capitalista y el modo capitalista de acumulación de ganancia y de excedente” afirmaba el Comandante en este discurso de 2006.

Esta explicación resulta bastante pertinente para abordar la situación actual de la clase trabajadora venezolana, depauperada por un proceso de deterioro progresivo del salario y de las condiciones de vida, que aunque ciertamente, ha sido provocado en buena parte por las sanciones en tanto han mermado el ingreso nacional, se termina omitiendo y ocultando el incremento grosero y sostenido de las tasas de ganancia de la burguesía nacional y transnacional que viene inaugurando un nuevo ciclo de acumulación.

Mientras que la dirigencia oficialista intenta frenar o neutralizar cualquier clamor, denuncia o protesta en torno a la necesidad del aumento del salario y el mejoramiento de las condiciones de vida de la clase trabajadora, argumentando el nefasto efecto de las sanciones, las tasas de ganancias siguen creciendo mientras que la burguesía acumula cada vez más y la brecha de la desigualdad social se profundiza dramáticamente. Si las sanciones impiden el incremento salarial, ¿por qué no ocurre lo mismo con las tasas de ganancia?

Hoy 28 de julio, reafirmemos nuestro compromiso con el legado de lucha y rebeldía del Comandante Chávez. Abramos el debate y construyamos una gran propuesta nacional como clase trabajadora, unida y articulada para construir un programa de lucha que nos reivindique como pueblo. Es nuestra responsabilidad como pueblo con la patria y con Chávez.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.