[ENTRELUCHAS] Ni azúcar, ni salario, ni trabajo en la Pío Tamayo

Ni un grano de azúcar ha sido procesado en la Azucarera Pio Tamayo -1ra empresa nacionalizada en el año 2001 por Hugo Chavez Frias- en este año en curso porque no hay materia prima que procesar ni refinar. Es una de las mayores centrales del país, ubicada en El Tocuyo, municipio Morán del estado Lara.

Ni salario, ni condiciones laborales dignas tienen trabajadores y trabajadoras con más de 20 años de servicio, de los cuales 47 están en proceso de pre-jubilación.

Ni trabajo tampoco, porque fueron enviados a casa por el Covid-19 en marzo de 2020, 500 trabajadores despedidos injustamente. Y además un sindicato patronal a está coaccionando a los y las restantes a que renuncien a sus compromisos laborales.

Historia de la Central

Esta empresa creada en 1952 ha sido referencia de productividad de azúcar refinada en Venezuela porque en su primera zafra (1954) se procesaron 60.000 toneladas de caña de azúcar y se produjeron 5.100 toneladas de azúcar refinada.

Desde 1970 hasta el presente, la empresa ha pasado por diferentes modelos de administración.  A saber asociación, corporaciones, compañias anónimas, consorcio nacional e internacional, con la modalidad de comodato, cogestión y por último, lo más actual, una “alianza estratégica”. Los protagonistas han sido empresarios, productores y productoras de caña de azucar, y en esta última gestión de cogestión por trabajadores y trabajadoras”. Así lo describe cronológicamente, en entrevista para Tatuy Televisión la vocera del Comité de Solidaridad Obrera y Popular Viviam Martinez,   lo presentamos en esta infografía que mostramos a continuación:

Pero, de 1970 la historia de la central ha estado marcada por incumplimiento salarial, cierres técnicos, baja productividad, cese total de operaciones, deudas, despidos masivos injustificados, liquidaciones forzadas. En estas infografías lo mostramos más a detalle:

Situación actual

En marzo de 2020, el sindicato de trabajadores notifica a 480 trabajadores que deben irse a casa y notifican el cambio de administración del Central Azucarero a través de la figura de una  “alianza estratégica” entre la Corporación Venezolana del Azúcar (CVA) y un consorcio de capital privado llamado VEINCA, esta última  es actualmente   la responsable de la desidia de estos tocuyanos y tocuyanas.

Así lo manifestó Jesus Ernesto Silva Torres, diputado suplente ante el Consejo Legislativo del Estado Lara quien se ha solidarizado con el pliego conflictivo que sostienen por años: “Dimos un paso atrás, el hecho de tener que exigirle a una empresa privada cuando esa azucarera debería ser de propiedad social. El modelo de alianza estratégica no ha funcionado, allí están las pruebas, los trabajadores económicamente cada vez peor, la productividad en 0”.

Es un tanto curiosa esta “alianza estratégica”. No parece incomodar al Gobierno Nacional que el consorcio VEINCA no invierta capital para la reactivación, no encienda los motores para refinar y/o procesar la caña de azúcar. La empresa ni siquiera cumple con los compromisos laborales correspondientes.

Continúa Jesus Ernesto Silva Torres exponiendo al respecto: “VEINCA se comprometió con la CVA a producir, a traer materia prima para convertirla en azúcar y a mitad de año, no hay ni un grano de azúcar procesado. Es realmente lamentable. Esta empresa se ha convertido en un vampiro, que chupa la sangre al gobierno o a los capitales no sabemos de donde, porque no vemos los frutos por ningún lado”

Situación laboral

Desde enero de 2021, la gestión de VEINCA está siendo cuestionada porque no inicia operaciones en la planta, no invierte en materia prima, no ha pagado las deudas contraidas a tiempo ni responsablemente. Al mismo tiempo las condiciones laborales en planta son cada vez mas precarias.

Por eso la fuerza trabajadora tocuyana está en lucha, en permanente protesta, en asambleismo de calle. Exigen el retorno de una gestión efeciente de un medio de producción con un regimen de propiedad social verdaderamente liderado por la clase obrera para uso de interés publico, social y colectivo como lo propuso el Comandante Chávez.

Los trabajadores y trabajadoras están en permanente discusión, sus dirigentes cuestionando la necesidad de arrebatarle la batalla al reformismo, retomar este medio de producción y aplicar un nuevo modelo económico. En el 2009, el Comandante Chávez afirmó en una clase magistral en la Clausura del I Congreso Nacional de Economía Social: “en el capitalismo domina, se convierte en hegemónico las relaciones de propiedad privada, en el Socialismo no, (…) estamos planteando un modelo económico donde debe imponerse la hegemonía de la propiedad social de los medios de producción, no de la propiedad privada, de la propiedad no social…” [1]

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.