Hazlo Nuestro, Hazlo Común

En Venezuela diferentes organizaciones científicas y movimientos campesinos se han dado a la tarea de luchar contra la homogeneización tecnológica derivada de la revolución verde cuyo fin último es la producción de semillas modernas o de alto rendimiento, privativas y agrotóxicas.

Las sanciones y el bloqueo económico y financiero impulsado por el gobierno norteamericano contra nuestra nación puso en mayores aprietos al sistema de importación y comercialización agrícola, derivando en consecuencias nefastas para la producción de semillas y alimentos de vital necesidad. Este movimiento campesino y científico comprometido con la nación no ha dudado en apurar el paso en la innovación, libre creación, resguardo y producción de semillas, insumos y rubros autóctonos y ecológicos. Ya existen más de ocho organizaciones y laboratorios en el país que trabajan incansablemente en torno a la independencia agrícola: Se como ellos, hazlo nuestro, hazlo común.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.