[OPINIÓN] Chavismo Originario: La hora de los hornos

Nada es producto del azar desde el inicio de los tiempos. Ni siquiera la primera roca que se movió, ni la gran explosión del Big Bang, lo fueron. El planeta tierra estaba destinado a existir como resultado de la necesaria población y a la expansión de la gran masa silenciosa de la que el génesis bíblico nos dice que eran vientos, ráfagas que estaban por doquier. No conocía la humanidad, de divisiones en clases sociales, ni de armas nucleares, ni de enfermedades o pandemias mortales y la vida recién se iniciaba. Comenzaba un ciclo aun en tránsito.

El actual orden económico, político y social, impuesto en el mundo, es totalmente insostenible. No es esta una verdad dogmática o convertida en predica ilusoria, no. Es el resultado de las condiciones subjetivas y objetivas por las cuales transitan a diario los pueblos. No puede sostenerse un modelo que agota sus dos principales fuentes: La tierra y la energía. El hombre, es cada vez más, un esclavo moderno del que nos hablara Marx, en las páginas inmortales del Manifiesto Comunista. Un esclavo asalariado, pero sin siquiera tener ciertas condiciones que estos poseían, al ser considerado como “propiedad” por los dueños de estos. A la revolución científico técnica, convertida en panacea en la década de los años 90 cuando iniciaba sus primeros pasos, se suma ahora la de las llamadas Redes Sociales, las cuales son la gran carta en lo ideológico, como creadoras de “contexto de opinión pública”. Una ventana para bien o para mal. Nunca lo sabremos, quizás.

Las más de quinientas transnacionales que dominaban el mundo en el siglo pasado, se han estrechado cada vez más, en un lucha inter imperialista que amenaza, como bastante lo alerto el Comandante Fidel, la supervivencia de la especie humana. Un capitalismo monopolista se viene imponiendo . Teorías van y vienen, hasta ahora. Ya se sabrá en los años por venir sobre el origen real del Covid-19 y su posible instrumento biológico por parte de los servicios de inteligencia y de biotecnología de EEUU y sus planes de reducción obligada de la población mundial, control de nuevos mercados y arrinconamiento de China y su ruta de La seda y su exitoso modelo político y económico, en lo geopolítico. Ayer apenas, las farmacéuticas estadounidenses anunciaban un leve aumento de los costos de venta de las vacunas contra la actual pandemia. Una respuesta miserable de las patentes gringas en momentos en los que nuevas oleadas sacuden al mundo. Ahí está, en esencia, el rostro real del capitalismo en decadencia, lo inmoral y lo cínico de su pomposa “defensa de los derechos humanos”. Rusia en cambio anuncia hoy un aumento de la producción global de Spunik-V para asegurar la vacunación contra la variante Delta.

Hemos visto la escalada reciente contra Cuba, usando libretos viejos de las llamadas revoluciones de colores en Europa del este. Ensayos híbridos en contubernio con sus mercenarios dentro de nuestros países. Sancionan, cuales emperadores romanos, a altos funcionarios del Gobierno de Nicaragua, empezando por la actual Vice Presidencia Rosario Murillo. Todos sabemos que estas medidas, son la antesala a otras de asfixia económica, en momentos de cercanas elecciones ahí, donde el Frente Sandinista, arrasara en las elecciones presidenciales… Ahí está la respuesta para los que soñaban con una “suavidad” del Gobierno del Señor Biden. Por muchas concesiones que se piensen en hacer, el Imperialismo es y será siempre el mismo. Quieren avasallarnos. Nosotros, queremos independencia. Son visiones irreconciliables. Nada que hacer ahí sino desarrollarnos desde adentro, con y para nosotros mismos. En alianza con el nuevo mundo, pluripolar y pluricentrico, que tanto brego el Comandante Hugo Chávez. El Chavismo tal como lo dijo el ex Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, es un proyecto para la humanidad, es una fuente de la que las y los revolucionarios venezolanos y de nuestro mundo, debemos nutrirnos en el ejemplo de la teoría y la acción, más allá del discurso.

Ser fuente implica triturar los vicios de lo viejo, de la vieja sociedad capitalista, del viento que como dijera Víctor Hugo en Los Miserables, aun mueve los molinos de viento, aun cuando cambiamos los molinos.

Es una batalla de largo aliento, para hacer irreversible en nosotros, el pensamiento chavista y la Revolución Bolivariana. Recordemos las sabias palabras de Marco Aurelio: “Cuando se te presentan muchos caminos, elige siempre el más recto, que al mismo tiempo, es el más corto y seguro; la experiencia y la verdad te lo indicaran…”

Vayamos pues a las raíces, en la implícita forma de ser radicales en el sustento martiano, y con el decimos: “Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz.”

Hasta salvar la humanidad, con el Chavismo Originario permanente.

*Por: Daniel García

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.