Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Primer Paso Hacia "El Frente de Comunicadores por La Expresión de Los Pueblos"

Compartir

cinco y un libro horizontal

 

El martes 24 de mayo se desarrolló en el Hotel Bauen, de la Ciudad de Buenos Aires, el primer encuentro camino a la conformación de un Frente de Comunicadores por la Expresión de los Pueblos.

La actividad, planteada como charla abierta, que se desarrolló en el auditorio “Abuelas de Plaza de Mayo”, fue coordinado por la periodista Lourdes Zuazo y precedida por la periodista argentina Stella Calloni y el filósofo mexicano Fernando Buen Abad, impulsores también de la propuesta junto al periodista de HispanTV, Sebastián Salgado.

Aunque el  gran disparador de la idea fue el Informe MacBride, aquel que recogió la inquietud que planteaba el Movimiento de los Países No Alineados frente al proceso de concentración monopólica que ya se vislumbraba en plena guerra de Vietnam y que invitaba a abrazar la idea central de conformar un Nuevo Orden Mundial de la Comunicación: Un solo mundo. Voces Múltiples.

La Nave de la Comunicación, representada por una de sus editoras, Beatriz Chisleanschi estuvo presente junto a integrantes de numerosos medios y experiencias de comunicación propia, o de empresas recuperadas como el caso de Tiempo Argentino. También hubo presencia de militantes de base o de organizaciones sociales y políticas barriales.

Luego de ver un video presentación sobre el Informe MacBride realizado por Sebastián Salgado, se escucharon las intervenciones de Calloni y Buen Abad quienes se autodefinieron como “Locos por la Patria Grande”.

Padecemos una balcanización informativa

El filósofo y semiólogo mexicano Fernando Buen Abad, abrió el fuego realizando un importante descripción sobre la situación que atraviesan hoy los pueblos en la mayoría de los países latinoamericanos, pero también hizo especial hincapié en los padecimientos del pueblo de Estados Unidos que “reniega hoy contra el capitalismo desaforado” y de los pueblos de los países centroamericanos. “La Patria Grande –señaló Abad, que levanta la mirada, olfatea, busca y ve dónde están las luces” cuando clama justicia, o se movilizan en las calles.

“Parte de las dificultades para extender puentes están en lo que yo llamó el bloqueo mediático que sufrimos en América Latina” –agregó. “Padecemos a diario una balcanización informativa por eso, cuando vemos las necesidades continentales y a los pueblos en pie de lucha se nos vuelve imprescindible hermanar agendas y buscar un eje organizador.”-remarcó,para subrayar luego: “estamos en un momento histórico para pensar cómo organizarnos, debemos tener capacidad de generar acciones informativas y divulgadoras que nos den una plataforma y redes con carácter universal y horizontal. Necesitamos construir la palabra que requiere hoy la historia que estamos viviendo en la Patria Grande y ejercer el legítimo derecho humano, social y político de saber que está pasando en nuestro planeta y de informar sobre lo que está pasando”.

Para nosotros la historia no se acabó, está empezando

A su turno la periodista e investigadora argentina Stella Calloni hizo referencia al “mismo guión” que se escribió para intervenir en Brasil, en Argentina o en Venezuela, sin embargo resaltó Calloni, “no estamos viendo el peso que tiene nuestra presencia en las calles. Estamos viendo marchas históricas”.

El intenso camino recorrido por Stella Calloni, y su inclaudicable lucha a favor de la liberación de los pueblos la cargan cada día con más energía por eso resaltó que “si bien estamos viviendo momentos muy difíciles, a mí no me hacen caer en el escepticismo, nunca.  Estos gobiernos que parecen decididos a todo, son débiles”.

Más adelante y luego de hacer referencia a la situación que viven hoy el gobierno ilegítimo de Brasil y el de Argentina, la periodista expresó: “Son momentos para pensar por qué nos dejamos atrapar por el pensamiento colonial y tiempos para poner en juego acciones creativas que rompan con lo colonial que tenemos en nuestros cuerpos bien apretaditos. Debemos ponernos de pie y empezar a inventar, romper con la telaraña colonial es complejo, pero si no lo hacemos, nos convertiremos en colonia”.

Un espacio especial le dedicó a la resistencia con acción “así como éste es un proceso colectivo, la resistencia es colectiva, siempre.” Y exclamó “tenemos todo el derecho de hacer lo que se nos dé la gana para defender nuestra dignidad. Para nosotros la historia no se acabó, está empezando”.

Y porque la historia está empezando, surgió la idea de conformar un Frente de Comunicadores, un Frente que para la autora del libro Operación Cóndor. Pacto Criminal, “denuncie cada acto de Terrorismo Mediático que ejercen los medios criminales.”

Hacia el Frente de Comunicadores

Al finalizar las exposiciones se proyectó el último tema del rapero Daniel Devita, presente en el encuentro, y que refiere a las Offshore.

Luego se abrió la charla a los participantes.  Representantes de los diferentes medios intervinieron realizando aportes y celebrando la iniciativa de la constitución del Frente.

Beatriz Chisleanschi habló en nombre de La Nave de la Comunicación. Hizo referencia a cómo los medios de comunicación, tal como señala el periodista Ignacio Ramonet, son los nuevos partidos políticos y remarcó la idea de que “el capitalismo no sólo produce instrumentos de poder, sino que genera instrumentos de resignación y nos hacen creer, ahora que está tan de moda la meritocracia, que somos merecedores de lo que tenemos”.“Para ello debemos valernos de nuestras herramientas” –acotó y dio los ejemplos de las cadenas mediáticas RT, Sputnik, HispanTV y Telesur “a quien debemos defender porque Telesur es Venezuela y Venezuela es Telesur”. Luego de poner La Nave de la Comunicación a disposición del armado del Frente,  concluyó “ante la mentira organizada por los pulpos mediáticos, debemos empezar a organizar nuestra verdad dispersa y para eso la lucha es territorial y nuestro territorio hoy son las Redes”.

Cuando finalizó el encuentro y mientras despejábamos la sala, se escuchaban bombos y cantos, venían del auditorio que estaba en el piso de abajo, donde los clubes barriales se habían reunido para organizarse en pos de defender su continuidad.

Algo huele mal en Argentina pero hay fuerzas populares dispuestas a cambiar el aroma y ayer en el Hotel Bauen eso se sintió.

Compartir

¿Libertad de prensa en América Latina?

Compartir

1341

Con el asesinato de 43 periodistas y trabajadores de prensa ultimados este año en 8 países de América Latina, la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Ciap-Felap) observa que estos asesinatos se incrementaron en 60% entre 2006-2015, sin considerar las “desapariciones forzadas”, más difíciles de seguimiento, muchas veces ocultadas por el temor de las propias familias y siempre opacadas y olvidadas ante el perverso incremento de los asesinatos en los países con más víctimas. A los 43 asesinatos de 2015 debe añadírseles dos desapariciones forzada en México.

En la década 2006-2015 hubo 342 asesinatos en 17 países, prácticamente todos en la mayor impunidad, con un incremento de 60%, pero existen 16 naciones de América Latina y el Caribe donde no asesinan periodistas ni trabajadores de prensa: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Costa Rica, Cuba, Chile, Dominica, Granada, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad Tobago y Uruguay.

En diferentes países de la región presenciamos hoy cómo aumentan las víctimas de un perverso  recrudecimiento del neo terrorismo contra periodistas y trabajadores de prensa promovido por los más altos niveles de poder de una clase política corrupta, generalmente todopoderosa a escala local, municipal, provincial, estadal, departamental, e incluso en altos cargos de nivel nacional y federal. El 87% de los periodistas asesinados eran reporteros locales y más de la mitad trabajaban online, según diversos estudios académicos.

Los poderes fácticos han infiltrado las instituciones públicas, policías, procuradurías, etc., y actúan hoy con bastante impunidad en los países que exhiben la mayoría de los asesinatos.

Las mafias de políticos corruptos utilizan como mano de obra criminal a los servicios locales o estadales de policía, pero además cuentan con los ejércitos privados que manejan sus “socios o aliados comerciales”, es decir, las mafias delictivas de la más diversa índole, cuyo espectro de negocios ilegales incluye preferencialmente tráfico de drogas, de armas y de personas. Esa fuerza letal presente en un continente sin guerras formales tiene poco que envidiarle al llamado estado islámico.

Pero la alianza de políticos-bandas criminales por fin comienza a ser desenmascarada. Por ejemplo, el 4 marzo fue capturado en Brasil Vilmar Acosta, ex alcalde paraguayo de Ypejhú, extraditado a Paraguay el 17 de noviembre para que responda como autor intelectual del asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Almada, del diario ABC Color, ultimados el 16 de octubre de 2014 por órdenes del alcalde que descubierto huyó a Brasil.

En el estado Veracruz, que ofrece la tasa mexicana más alta de asesinatos de periodistas, acusan de frente al gobernador Javier Duarte de Ochoa, del PRI, el partido que gobierna México. Duarte ejerce la gobernación "más mortífera para los periodistas, pues de 2011 a la fecha (noviembre 2015) han asesinado a 14 comunicadores que tienen en común el haber sido críticos a su gobierno", escribió Shaila Rosagel en SinEmbargo. Incluso, Rubén Espinosa Becerril, de 31 años, el reportero gráfico veracruzano asesinado en la capital del país el 31 de julio, buscó refugio  en Ciudad de México el 9 de junio precisamente porque dijo estar amenazado por el gobierno de Duarte, cuyos verdugos lo descubrieron y ultimaron en el Distrito Federal.

Omar Cruz Reyes, alcalde de Medellín de Bravo, Veracruz, fue acusado como autor intelectual del secuestro y homicidio de José Moisés Sánchez Cerezo, de 49 años, editor del periódico local La Unión, secuestrado el 2 de enero en su domicilio y hallado asesinado el 24-01-2015 en Manlio Fabio Altamirano, Veracruz. Del estado Veracruz son 4 de las 14 víctimas mexicanas de 2015. La sección México de la ONG Artículo 19 documentó 37 casos de desplazamiento forzoso de periodistas del estado Veracruz, considerado el lugar más letal para dedicarse a esta profesión. Asimismo, documentó el asesinato de 17 periodistas, desde 2000, entre ellos 12 registrados durante el actual gobierno estadal de Duarte.

México,  14 víctimas y dos secuestros

•23-09-2015: José Joaquín Pérez Morales, de 61 años, periodista y abogado, fue hallado asesinado en un hotel de Villahermosa, Tabasco.

•23-09-2015: Aurelio Hernández Herrera, fotógrafo, de 65 años, fue encontrado junto a José Joaquín Pérez Morales.

•13-08-2015: Juan Heriberto Santos Cabrera, ex corresponsal de Televisa, fue asesinado en un bar de Orizaba, Veracruz, junto a otras 5 personas.

•04-08-2015: Adrián Martínez López, de 35 años, fotógrafo, fue encontrado asesinado a orillas de un río, atado de manos y con signos de tortura en Jalpa de Méndez, Tabasco.

•31-07-2015: Rubén Espinosa Becerril, de 31 años, fotoperiodista de Veracruz refugiado en Ciudad de México desde el 9 de junio fue asesinado junto a cuatro mujeres que se hallaban en su domicilio.

•09-07-2015: Édgar Hernández García, de 36 años, director del blog Foro Político, fue asesinado en Santa María Huatulco, Oaxaca.

•02-07-2015: Filadelfo Sánchez Sarmiento, de 45 años, director y conductor de un noticiero de La Favorita 103. 3 FM La Voz de la Sierra Sur, fue asesinado en Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca.

•01-07-2015: Juan Mendoza Delgado, de 46 años, fotógrafo de Medellín de Bravo, Veracruz, desaparecido el 30 de junio fue hallado asesinado el 1 de julio en la carretera federal Santa Fe-San Julián.

•26-06-2015: Gerardo Nieto Álvarez, de 59 años, director y reportero del periódico impreso El Tábano, del municipio de Comonfort, Guanajuato, fue encontrado degollado.

•18-06-2015: Ismael Díaz López, de 58 años, reportero de los diarios El Criollo y Tabasco HOY, fue asesinado con arma blanca en Teapa, estado de Tabasco.

•04-05-2015: Armando Saldaña Morales, de 53 años, periodista de ‘La Ke Buena’ y ‘Radio Max’ de Tierra Blanca, Veracruz, fue hallado asesinado en San José Cosolapa, Oaxaca, estado limítrofe con Veracruz, tras denunciar robos en Pemex.

•14-04-2015: Abel Manuel Bautista Raymundo, de 46 años, director y fundador de Radio Spacio 96.1, fue asesinado en Juxtlahuaca, Oaxaca.

•24-01-2015: José Moisés Sánchez Cerezo, de 49 años, editor del periódico local La Unión, de Medellín de Bravo, Veracruz, secuestrado el 2 de enero en su domicilio, fue hallado asesinado en Manlio Fabio Altamirano, Veracruz. Omar Cruz Reyes, alcalde de Medellín de Bravo, fue acusado como autor intelectual del secuestro y homicidio.

•04-01-2015: Jazmín Martínez Sánchez, de 26 años, ex reportera en Televisa Tepic, y su esposo Alejandro Ramírez Topete, desparecidos la noche de año nuevo, fueron hallados asesinados cerca de una autopista de Ixtlán del Río, estado Nayarit.

Desapariciones forzadas 2015:

•07-05-2015: Bernardo Javier Cano Torres, conductor del programa “Hora Cero” de ABC Radio 93.9FM, de Iguala, estado Guerrero (sudoeste), fue secuestrado junto con otras personas.

28 de junio de 2015. Claudia Robles Terán, reportera de la revista Ser Empresario, especializada en temas económicos y sociales, de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue interceptada por varios sujetos a las puertas de su domicilio;

•28-06-2015: Claudia Robles Terán, reportera de la revista Ser Empresario, especializada en temas económicos y sociales, de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue interceptada por varios sujetos a las puertas de su domicilio.

Continúa desaparecido Tomás David Matus Galván, de 73 años, autor de la columna Cafetópolis, que se publicaba en el El Regional de Coatepec, Veracruz, quien fue visto por última vez el 26-10-2014. La ONG Artículo 19 asegura que en su lista de desaparecidos tiene a 16 periodistas, mientras la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX) y Club Primera Plana registran 22 desapariciones forzadas históricas de periodistas y trabajadores de prensa.

Artículo 19 documenta un promedio de una agresión contra un periodista cada 24 horas, es decir unas 360 al año. Para los últimos 15 años, denuncia 88 periodistas asesinados, en tanto Ciap-Felap registra 123 asesinatos de periodistas y trabajadores de prensa sólo en los últimos 10 años. La ONG, asimismo, asegura haber ayudado a proporcionar protección a más de 500 periodistas a lo largo de la última década, entre ellos a una decena que abandonó México.

El presidente de FAPERMEX, Teodoro Rentería, reiteró "su demanda a las más altas autoridades del país para que terminen con esta vergonzosa impunidad en cuanto a los atentados a los informadores, y cumplan con las medidas cautelares para protegerlos, como lo ordenan las leyes correspondientes". Añadió que "redoblamos nuestro reclamo de justicia y de que se implementen los mecanismos de protección a los periodistas, trabajadores de prensa, de sus familiares y amigos que también han sido victimados en hechos, inclusive directos, para amedrentar a los comunicadores. ¡YA BASTA! Es nuestro grito permanente".

 Honduras, 10 asesinatos:

•22-07-2015: Adelmo Arturo Cortez Milla, de 42 años, locutor de radio Galaxia 21, en Gracias, departamento de Lempira, fue asesinado en su vivienda del barrio San Cristóbal, según informes de prensa.

•28-06-2015: Deibi Adalí Rodríguez, camarógrafo colaborador de Canal 13 Telemas, fue asesinado en el departamento de Copán, occidente del país, informó la Red de Alertas y Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales (Rapcos).

•25-06-2015: Jacobo Montoya Ramírez, de 52 años, periodista de radio y televisión, fue asesinado por dos hombres que irrumpieron en su domicilio de Copán Ruinas.

•22-06-2014: Juan Carlos Cruz Andara, de 50 años, reportero del canal Teleport de Puerto Cortés (norte de Honduras) y activista LBGTI, fue encontrado asesinado en su domicilio.

•13-05-2015: Franklin Johan Dubón, de 27 años, locutor no vidente de radio Sulaco, fue encontrado asesinado a cuchilladas y apedreado en Sulaco, departamento de Yoro, norte de Honduras.

•23-04-2015: Cristel Joctan López Bermúdez, de 26 años, camarógrafo-editor de Vica Televisión, fue asesinado Lempira de Comayagüela, barrio céntrico de Tegucigalpa.

• 23-04-2015: Artemio Deras Orellana, de 24 años, locutor de una radio católica, fue asesinado en Valladolid, departamento de Lempira, junto al abogado Jorge Pérez Alemán, juez de paz del municipio La Virtud.

•04-07-2015: Joel Aquiles Torres Alvarenga, de 48 años, propietario del canal 67 Taulavisión de Comayagua, en el norte de Honduras, fue asesinado con 29 impactos sobre su automóvil.

•23-02-2015: Erick Arriaga, de 21 años, operador y editor de Radio Globo de Tegucigalpa, fue asesinado a balazos en Comayagüela, al norte del Distrito Central capitalino.

•05-02-2015: José Carlos Fernández Umaña, de 54 años, periodista del programa Ciudad Desnuda del canal local 27, fue asesinado en Roatán, departamento de Islas de la Bahía, en la Costa Atlántica.

Honduras es el segundo país latinoamericano donde es más riesgosa la tarea de informar. Desde 2003 fueron asesinados 60 periodistas, comunicadores comunitarios o trabajadores de medios informativos según la Asociación Comité por la Libre Expresión (C-Libre). Según los registros Ciap-Felap, sólo desde 2007 fueron asesinados 53.

Por la unanimidad de sus 128 diputados de siete partidos, el Congreso de Honduras aprobó el 15 de abril la denominada Ley de Protección de Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia. Pero el mecanismo de protección de esta Ley aún no entra en funcionamiento pues no se ha reglamentado ni cuenta con presupuesto.

Existe en Honduras una Ley de Libre Emisión del Pensamiento de 1958, que contiene muchas normas que criminalizan y censuran el ejercicio periodístico. Ni esta Ley ni el Código Penal, establecen normas sancionatorias específicamente por agresiones a la libertad de expresión. La Ley de Secretos en Materia de Seguridad y Defensa aprobada en 2014, restringe gravemente el acceso a la información pública.

En 2015, C-Libre emitió 160 Alertas por diferentes agresiones a la libertad de expresión. La estigmatización contra periodistas críticos del gobierno empeora, así como las agresiones de policías y militares a la cobertura periodística de manifestaciones públicas. Todos los casos se encuentran impunes. “Estamos en peligro”, dijo Edy Tabora, de C-Libre, quien fue amenazado de muerte con arma de fuego el 10 de septiembre 2015.

Brasil, 8 víctimas

•07-12-2014: Luiz Manoel de Souza, de 48 años, periodista y locutor de radio, fue abatido a tiros en una zona rural de Ubá, estado Mina Gerais, después que su vehículo fuera interceptado por otro mayor. Denunciaba depredación ilegal de la naturaleza y violación de la legislación ambiental.

•21-11-2015: Orislandio Timoteo Araújo, de 37 años, bloguero y reportero radial, también conocido como Roberto Lano, fue baleado fatalmente en Buruticupu, estado de Maranhão.

•13-11-2015: El bloguero Ítalo Eduardo Diniz Barros, de 30 años, fue asesinado por dos hombres que le dispararon desde una motocicleta en Maranhão.

•10-11-2015: Israel Gonçalvez Silva, de 37 años, periodista y locutor de Radio Comunitaria Itaenga FM, fue asesinado en Lagoa de Itaenga, estado Pernambuco.

•23-05-2015: Djalma Santo Da Conceição, de 53 años, periodista de la radio comunitaria RCA FM del estado de Bahia, fue hallado muerto  después que hombres enmascarados lo secuestraran de un bar la noche anterior, según información de prensa.

•18-05-2015: José Evany Metzker, de 67 años, periodista blogero que investigaba tráfico de drogas y abuso infantil en la región Valle de Jequitinhonha, zona de las más pobres de Brasil, fue hallado decapitado cinco días después de su desaparición, en las afueras de Padre Paraíso, estado de Minas  Gerais, con señales de torturas horrorosas (lengua cercenada). Metzker y Conceição realizaban reportajes críticos sobre el crimen y la corrupción.

•06-08-2015: Gleydson Carvalho fue asesinado de tres balazos por dos hombres que ingresaron a su lugar de trabajo para ultimarlo mientras transmitía en vivo desde su cabina de Radio Liberdade FM, en Camocim, estado de Ceará. Según sus compañeros, el locutor y periodista había recibido amenazas por sus denuncias sobre corrupción política.

•27-02-2015: Ivanildo Viana, periodista de radio con 18 años de experiencia, conductor en radio Líder 100.5, de Santa Rita, fue asesinado el 27 de febrero en el Km 80 de la BR-101 Norte, en Nova, Santa Rita, Grande João Pessoa.

Los asesinatos de periodistas en Brasil se incrementaron brutalmente a partir de 2011 e incluso provocaron más un llamado de la Unesco. En la década 2006-2015 se registraron 42 asesinatos  de periodistas y trabajadores de prensa, por lo que ostenta el tercer lugar de la región, después de México y Honduras.

La mayoría de las víctimas corresponde a periodistas de publicaciones del interior, pequeños medios de internet, radioemisoras y publicaciones de papel, donde frecuentemente abordaban temas sobre depredación ilegal de la naturaleza, incumplimiento de la legislación ambiental, corrupción política, abusos de menores y otras lacras. Las críticas por estas publicaciones irritan a las mafias y a los mafiosos, quienes tienen impunidad para cometer sus fechorías… pero no les agrada que los critiquen en público.

 
Colombia, 5 víctimas

•23-11-2015: Dorance Herrera, de 28 años, fue asesinado junto a un amigo por dos sicarios en motocicleta, en la localidad de Caucasia, Bajo Cauca, departamento de Antioquia, noroeste de Colombia. Por amenazas de muerte, la víctima había abandonado el periodismo.

•27-09-2015: Nimia Esther Peña Pedrozo, de 29 años, asesinada a balazos por un motociclista en Valledupar, Colombia.

•10-09-2015: Flor Alba Núñez Vargas, de 25 años, reconocida informadora radial regional fue asesinada cuando un sicario le disparó por la espalda al ingresar a su trabajo, la emisora “La Preferida Stereo” del municipio de Pitalito, Huila (suroeste).

•02-03-2015: Edgar Quintero, de 57 años, director de Noticias y Algo Más de la radioemisora Luna de la cadena Todelar fue asesinado en el municipio de Palmira, Valle del Cauca.

•14-02-2015: Luis Peralta Cuéllar, de 63 años, director-propietario de la emisora Linda Estéreo de Doncello, Caquetá, fue abatido frente a su casa en El Doncello (Caquetá, sur).

La impunidad marca 152 casos de periodistas asesinados en Colombia durante los últimos 37 años a causa de la corrupción política, el narcotráfico y el conflicto armado, según el informe "La palabra y el silencio", emitido en diciembre por el Centro Nacional de Memoria Histórica, organismo del Estado cuyo propósito declara contribuir al derecho a la verdad de las víctimas y de la sociedad a través de la reconstrucción de la memoria del conflicto armado.

"Un manto, denso y terrible, de impunidad ha cubierto la gran mayoría de los delitos cometidos contra medios de comunicación y periodistas en Colombia", aseguró el reporte. "La libertad de expresión está en grave peligro", advirtió. "Asesinar periodistas no trae mayores implicaciones a sus perpetradores", sentenció.

La investigación, que revisa casos entre 1977 y el 2015, concluyó que los asesinatos tuvieron un mismo objetivo: “acallar, amedrentar, aleccionar, desaparecer, presionar, silenciar”. La principal causa fue la corrupción política, con 30 casos; seguida del narcotráfico, con 27; las guerrillas, con 23; y los paramilitares, con 22. El informe le atribuye apenas 3 homicidios a la fuerza pública del Estado, mientras los 47 casos restantes sin información podrían considerarse "delitos en busca de autor".

De los 152 periodistas asesinados en el periodo del estudio, 21 pertenecían a grandes medios, 112 a pequeños y 19 eran directores de órganos de información. La mayoría trabajaba en prensa y radio de pequeños medios regionales, aunque compartieron su trágico destino con algunas figuras reconocidas a escala nacional.

En la perspectiva de la corrupción política como principal causa de los asesinatos de periodistas, Germán Rey, relator de la investigación, dijo que los crímenes contra comunicadores regionales fueron el desenlace de sus investigaciones y denuncias contra del poder local.

Con 14 reporteros asesinados,

La última década 2006-2015 fue menos sangrienta para quienes ejercen el oficio de informar que los veinte años precedentes, en que Colombia alcanzó la triste marca de los primeros puestos entre los países más peligrosos para el ejercicio de los periodistas. El informe asigna a esta década 14 reporteros asesinados , menos de la mitad de los 38 periodistas y trabajadores de prensa que registra Ciap-Felap para el mismo período. En 1996-2005 hubo 58 asesinatos y 62 en la década 1986-1995, según el informe.

El estudio advirtió que "a pesar de que han disminuido las estadísticas de asesinatos de periodistas desde 2004, aún persisten condiciones que dificultan el ejercicio periodístico de manera grave". El Centro Nacional de Memoria Histórica subrayó que más de un centenar de comunicadores y comunicadoras vive actualmente con medidas de protección. Esto significa vivir y trabajar con escoltas, desplazarse en vehículos blindados y/o portar chalecos antibalas de manera permanente.

Guatemala, 3 víctimas

•13-03-2015: Guido Armando Villatoro, de 20 años, camarógrafo de la empresa Servicable, fue asesinado en el municipio Chicacao, provincia sureña Suchitepéquez.

•10-03-2015: Federico Salazar, de 32 años, corresponsal de Radio Nuevo Mundo, fue asesinado junto a Danilo López, mientras caminaban por la plaza de Mazatenango, en Suchitepéquez, tras un acto del Día Internacional de la Mujer.

•10-03-2015: Danilo Sapón López, de 38 años, corresponsal del diario Prensa Libre, fue asesinado junto a Salazar, también en Suchitepéquez, ataque en que sobrevivió herido Armando Marvin Tunches, presentador de noticias de un canal local de TV.

Según diversas fuentes, anualmente en Guatemala se registra casi un centenar de atentados a hombres y mujeres de prensa y a la libertad de expresión y 19 periodistas y trabajadores de prensa fueron asesinados en la década 2006-2015, según el registro Ciap-Felap.

Haití, 1 víctima

•02-04-2015: Marc Elie Pierre, periodista joven de la radio Melodía FM, fue asesinado a balazos en Carrefour, al suroeste de Puerto Príncipe. Al menos 164 personas murieron tiroteadas sólo en enero y febrero 2015 en Haití, según la Comisión Nacional "Jistis ak lape" (Justicia y Paz, en créole).

Poco sabemos de la vida cotidiana de este país ocupado por tropas extranjeras, entre otras chilenas y brasileras,  bajo la bandera de Naciones Unidas desde la invasión franco-estadounidense que en 2004 depuso por las armas al presidente Jean-Bertrand Aristide.

En octubre 2015 el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) renovó una vez más el mandato de su misión que ocupa militarmente Haití desde 2004. Movimientos sociales, organizaciones y redes populares de América Latina refuerzan su articulación para manifestar su rechazo a esta continuidad, en una campaña continental. Cientos de sindicatos, entidades de la sociedad civil organizada, grupos políticos y de defensa de los derechos humanos, además de dirigentes populares y académicos, engrosan la lista de adhesión a la carta-pronunciamiento “No en nuestro nombre. ¡Que retiren las tropas y cesen la ocupación de Haití ya!”

Paraguay, 1 víctima

•05-03-2015: El periodista paraguayo Gerardo Servián fue asesinado a balazos el 5 de marzo en Ponta Porã, Brasil, mientras se dirigía en motocicleta a Pedro Juan Caballero, a unos 200 metros de la línea fronteriza que comparten ambas localidades. Servián se desempeñaba como periodista en una radio comunitaria de la zona de Zanja Pytã, en el departamento de Amambay.

"Este nuevo atentado contra la vida de un trabajador de prensa muestra la necesidad imperiosa de acabar con la impunidad y de establecer garantías para el trabajo de la prensa", señala un comunicado del Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP) emitido tras el homicidio. En los últimos dos años tres trabajadores de prensa fueron asesinados en Amambay y uno en Canindeyú, totalizando cuatro periodistas muertos durante el gobierno de turno.

El SPP manifestó su solidaridad con los familiares de la víctima y anunció que habrá manifestaciones de repudio en las calles, a fin de exigir justicia. La Coordinadora de Periodistas en Alerta, el SPP y el Foro de Periodistas Paraguayos exigieron el esclarecimiento del asesinato. Un comunicado citó también los homicidios de Édgar Fernández, Fausto Alcaraz y recordó que desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner, en 1989, fueron asesinados 17 periodistas. Según el registro de Ciap-Felap, en la década 2005-2015 fueron asesinados 7.

República Dominicana, 1 víctima

•13-04-2014: Blas Olivo Santana, de 64 años, director de Prensa de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), fue encontrado asesinado a balazos en la provincia Monseñor Nouel. Esta nación registra 5 asesinatos de periodistas en los últimos 10 años.

- Ernesto Carmona, Presidente de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap)
- See more at: http://www.alainet.org/es/articulo/174414#sthash.IyaYkUBw.dpuf


El 3 de mayo fue proclamado como el Día Mundial de la Libertad de Prensa en 1993, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo la Recomendación adoptada durante la 26ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991.

Compartir

Linchamiento Mediático

Compartir

pag0a

Metástasis de las ignominias: premeditación, alevosía, ventaja y masividad

Una de las cualidades más perversas del “linchamiento mediático” radica en su impunidad pública masificada. No hay retorno. Las calumnias, las mentiras, los rumores, los chismes… las pruebas falsas y en general todas las agresiones previstas por los códigos civiles y penales, cobran virulencias especiales cuando se producen en público, sin fronteras y ni mesura posible. Nadie puede reparar un daño que hace metástasis fácil en un caldo de cultivo prefabricado, abonado con morbo, impudicia e impunidad sistémicas. Tal como es el capitalismo todo y sus especialistas del linchamiento. Nadie está a salvo.

Algunos creen que la figura jurídica del “linchamiento mediático” es una exageración que no cuenta con sustento legal suficiente. Algunos creen que es imposible sancionar a los linchadores sin rozar, o lesionar, la “libertad de expresión” en alguna de sus variedades liberalistas. No faltan los que rechazan radicalmente el “linchamiento mediático”, con pretextos incluso filológicos, para rechazar íntegramente los cuerpos legales que lo tipifican.

Hay casos a granel, no sólo para demostrar la génesis y las consecuencias de un episodio de “linchamiento mediático”, sino para exigir que se lo estudie y profundice, con deslindes de responsabilidades y sanciones, atándolas siempre a la reparación exhaustiva y pública del daño. Especialmente cuando se lincha a los líderes de movimientos políticos o partidos democráticos. Justicia social, pues. Hoy es imposible cuantificar y cualificar el daño producido por el “linchamiento mediático” a Fidel Castro, Hugo Chávez, Cristina Fernández, Evo Morales, Rafael Correa… e incluso contra países enteros como Cuba Revolucionaria. Si CNN, “El País” de España o “The Guardian”… tuviesen que reparar el daño hecho al prestigio, la obra y las tareas de esos líderes… reparación íntegra en su profundidad y extensión, debido a las falsedades mediáticas, defraudaciones periodísticas, tergiversaciones televisivas… hechas con premeditación, alevosía y ventaja (entre tras muchas decenas de conductas delincuenciales) no alcanzarían los espacios ni los tiempos para “reparar el daño”

Junto a las agravantes de la premeditación, la alevosía y la ventaja, el “linchamiento mediático” contiene el agravante, además, de ser delito cometido en público, con difusión masiva y con profundidad y extensión mayormente incalculables. Daña a la víctima en círculos sociales próximos y lejanos. Sin retorno. Un delito cometido en público, y masificado con herramientas cuya capacidad de propagación puede dañar en calidad y en cantidad los valores, los principios y las conductas de las víctimas; funda una pedagogía criminal que tiende a empeorar por la impunidad efectiva que se deriva de la imposibilidad de reparar el daño.

La asociación de los términos “linchamiento” y “medios” sirve para afianzar una categoría delincuencial nueva que no está exenta de antecedentes. La distinción dura producida por la asociación de los términos no descansa en su fuerza “metafórica” ni “literaria” (como pretenden algunos reduccionismos de alquiler) esos conceptos dejan de ser lo que son de manera separada para, unidos, revelar el territorio nefasto de una forma delincuencial propia de la expansión tecnológica, su multi-presencia y los intereses subyacentes en usarla para fines aviesos, descalificatorios y criminales.

Las víctimas no tienen defensa efectiva ni suficiente. No sabe con exactitud quiénes ni cuántos conspiraron. No sabe con precisión cuántos medios participan ni hasta dónde se expande el daño. No hay políticas de corto, mediano y largo plazo para resarcir ni sancionar. Tampoco se sabe a cuántos debe sancionarse si se hicieron cómplices de una calumnia, por ejemplo. La víctima queda marcada de por vida. Un ejemplo de “linchamiento mediático” es el propio concepto de “linchamiento mediático”.

No menos terrible es el peso de la premeditación especializada que se fabrica en los laboratorios de guerra psicológica profesionales de la siembra de zozobra, miedo, depresión y descrédito a mansalva contra personas, países, decisiones democráticas o proyectos revolucionarios. Basta con ver la portada del diario español “El País” con la imagen que atribuyeron al presidente venezolano en un quirófano. Operaciones golpistas. “…planificado, conociendo las posibles consecuencias del acto y abusando de una posición de ventaja”.

Cuando alguien incita, con algún medio de comunicación, a una masa (incuantificable) a juzgar y dar por verdadero un dicho o hecho del que no hubo debido proceso jurídico, e instala, con ese juicio, expresiones o conductas que dañan la reputación, el estado de ánimo o las relaciones sociales de alguien, el delito que comete el linchador originario se replica en todos aquellos que participan y se convierten en cómplices (y en víctimas de engaño también) con grados diversos.

Pero la escala más dañina del “linchamiento mediático”, por su perversión y volumen, no está en sus tufos golpistas y magnicidas, está en su capacidad de infiltrarse como cultura de la descalificación, como hábito de la marginación impune o como tradición inamovible, reservada para los poderosos cuando se les viene en gana satanizar a una persona, a un movimiento político o una revolución social para anular su pensamiento y encadenarlo a un cepo de mentiras, ridiculizaciones y falacias degradantes. Con ayuda de conglomerados mediáticos burgueses. A “voz en cuello” y a los “cuatro vientos”.

Está claro que en una situación de guerra, también mediática, entre clases sociales, el papel y el valor de un cuerpo jurídico es relativo al nivel de las tensiones de clase y que sólo presta utilidad mientas exista alguna tarea democrática que la burguesía deba agotar antes de su desaparición. Eso no impide que se estudie la categoría “linchamiento mediático” y se la use como camino hacia la demostración palmaria de todas las canalladas que el capitalismo es capaz de idear para atacar a la clase trabajadora, no sólo en el campo objetivo de la plusvalía sino, también en el de la “plusvalía ideológica” y la subjetividad. Objetivamente.

No está de más recordar, cuando uno explora territorios de Justicia Social, que la única fuerza capaz de resarcir a los pueblos (contra toda la parafernalia de los miles de “linchamientos mediáticos” perpetrados cotidianamente), es la Revolución Socialista y Científica que han de impulsar los pueblos para los pueblos, sin concesiones reconciliatorias, sin camaleonismo reformista y sin burocratismo bacteriológico. Mientras tanto podrá ser usada en su contra toda herramienta de lucha que permita derrotar (toda o en partes) la ideología (y las prácticas) de la clase dominante. El “linchamiento mediático” debe ser sancionado legal y políticamente de inmediato. Observen este caso de “linchamiento” del “gobierno” mexicano servil a los intereses oligárquicos y a TELEVISA: “Denuncia campaña de linchamiento del gobierno federal contra los maestros disidentes”… “Los medios, salvo honrosas excepciones, están justificando la represión de manera irresponsable. Es lamentable que conductores de radio, televisión y otros periodistas estén alentado la represión. Yo les diría que se serenen, que se tranquilicen. Los docentes tienen derecho a defenderse, es su legítimo derecho”. 

Compartir

La Cámara no es la Mirada

Compartir

camaraojoB

Imagen, luego existo.

Fernando Buen Abad Domínguez

Rebelión/Universidad de la Filosofía


Perogrulladas al margen, hay momentos en que viene bien recordar que los modos con que las “cámaras” muestran al mundo, son decisiones y recortes planificados por alguien que, desde su modo de ver, desde sus intereses o sus limitaciones, quiere que veamos. El mundo está infestado por cámaras que sirven a finalidades múltiples. Cámaras de televisión, de cine, de fotografía, de vigilancia, de espionaje… cámaras en estudios de filmación, en “cajeros automáticos”, en avenidas, en corbatas, en lápices… cámaras para el espectáculo y para el control. La realidad recortada  por el marco de una cámara.

Compartir

Leer más: La Cámara no es la Mirada

Trompadas, Gritos y Balazos

Compartir

pistola

 

Trompadas, Gritos y Balazos
Recetarios semióticos del espectáculo masivo.
Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Universidad de la Filosofía
 
Se compran en el supermercado ideológico de la estética farandulizada para estereotipar gustos y consumos. Se fabrican en serie y constituyen la “fórmula magistral” del opio mediático con que se estandariza la producción masiva de valores alienados. Son ingredientes de fácil adquisición y consumo, los venden a granel envueltos en coartadas melodramáticas para crear campos emocionales muy rentables. Y “a cobrar se ha dicho”.

Compartir

Leer más: Trompadas, Gritos y Balazos

Medios Públicos y entes del Estado deben organizarse en una sola estrategia comunicacional

Compartir

Luis-Jose-Marcano

Crear plataformas comunicaciones entre los medios públicos y entes del Gobierno Bolivariano es la tarea comunicacional a la que está llamada esta nueva etapa de la Revolución, “todos deben organizarse en una sola estrategia, basta de desorganización”, así lo manifestó el ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Luis José Marcano.

Compartir

Leer más: Medios Públicos y entes del Estado deben organizarse en una sola estrategia comunicacional