Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

Soberanía alimentaria: aportes al II Plan Socialista Patria 2013-19. Por: Miguel Ángel Núñez

Compartir

Se debate en nuestra Venezuela revolucionaria el II Plan Socialista Patria 2013-19 o el Plan Patria 2013-19(IIPSP13-19). Otra nueva e inédita acción constituyente, la cual invita a reflexionar no sólo a los desmembrados sectores de la oposición política venezolana; también otras sociedades vecinas deben saber interpretar: la profundización de nuestra democracia participativa con el marcado sur, de sustancialmente colaborar en la organización social de la producción, para ir consolidando la segunda independencia nacional que estamos construyendo.

Especial atención necesariamente debemos darle a la condición estratégica de la producción de alimentos, máxime si esta, se ve directamente relacionada con el IIPSP13-19 en el V Objetivo: Contribuir con la Preservación de la Vida en el Planeta y la Salvación de la Especie Humana. De hecho y porque no decirlo de derecho, el despliegue de las tantas acciones y objetivos, nacionales u estratégicos que el referido plan impulsa; demandan sean expresados en la consolidación de la agroecología. Precisamos, en dicho plan de 35 objetivos estratégicos que tocan el área de la soberanía alimentaria 17 tienen en su desarrollo la visión y mandato de avanzar en el accionar agroecológico.

Para apoyar el avance anterior, otras dos gruesas acciones simultáneamente están dando pasos agigantados: De nuestro MPPAmbiente nace: La Estrategia Nacional para el Conservación de la Diversidad Biológica 2010-2020 y su Plan de Acción Nacional (única en el mundo como cumplimiento del Objetivo 16 del Milenio-ONU). Y la segunda gran tarea, la concentramos en los distintos procesos formativos y educativos que se vienen adelantando en la agroecología. Ello se ha materializado en el Programa Nacional de Formación(PNF)en Agroecologia, que el MPPEducación Universitaria en cuestiones de días debe anunciarle al país su puesta en marcha. Programa que sera promovido por lo menos en 17 Universidades y Politécnicos Territoriales en todo lo ancho de la geografía nacional.

Nuestras reflexiones sobre la oportuna, válida y trascendente creación de dotar a la Venezuela Revolucionaria con un PNF en esta área del conocimiento, la ubicamos en la necesidad de avanzar en la construcción de un nuevo conocimiento, el cual va sedimentando las bases de hacer agricultura, de producir alimentos sanos y contribuir en la solución de los distintos problemas agro-ambientales que estamos acarreando. Se trata de florecer y evolucionar en una nueva forma de hacer ciencia agrícola, pecuaria y forestal, la cual se etiquete como una ciencia emergente de carácter radicalmente transformador en lo productivo y tecnológico, teniendo la pertinencia social por el respeto a la autentica diversidad cultural y territorial que nuestro país tropical nos brinda. En tal sentido proponemos al IIPSP13-19 se permeen y se hagan sustentables las siguientes reflexiones:

1) La agroecología como ciencia emergente para la formación y educación de un ciudadano común, se valora desde el prisma de la complejidad, el cual parte del que hacer diario de la vida, en cada proceso formativo fomenta el compromiso y la correponsabilidad social (individual y colectiva) orientándolos a los distintos cambios sociales, culturales y económicos para mitigar y encarar la crisis agroambiental contemporánea.

2) Las dificultades agroambientales que la agroecología tiene que manejar, exigen salidas eficientes. La visión debe ser totalizadora, no parcial como el desarrollo de las ciencias agrícolas convencionales lo han venido haciendo y pretendiendo. Esta última no tiene respuestas técnicas a los propios problemas agroambientales que han creado.

3) La eficacia en la agroecología se verifica, en la capacidad de diseño, manejo y gestión agroecológica a ser implementada en los agroecosistemas. Eficacia que va atada con la formación permanente de todos los sujetos involucrados; las condiciones de la producción y la sensibilidad por la solución de los agravios socio-ambientales.

4) La efectividad en la agroecología se constata a partir de la dinámica de los fenómenos biológicos, los cuales concurren en nuestra sociedad de formas diferentes. Con tiempos totalmente distintos a lo que el paradigma científico-técnico reduccionista nos ha inculcado. Los fenómenos biológicos-ecológicos de recuperación que valoramos en nuestros agroecosistemas no tienen duración definitiva. Se dan aproximaciones, ideas y posibilidades donde no hay recetas que se expresen de forma lineal y que no toman en cuenta las distintas interacciones que la agroecología exige considerar.

5) La agroecología en su devenir productivo siempre estará presentando diversas riquezas en los enfoques metodológicos que podamos incluir en los procesos productivos. Es evidente que el método científico per se, puede alimentar algunos componentes del desarrollo metodológico en actividades productivas agroecológicas. Sin embargo hemos trabajado otros enfoques metodológicos que se ajustan a las relaciones sociales, productivas y agroamabientales. Enfoques epistémicos, interpretativos, etnográficos, sistémicos, hermenéuticos, dialécticos, prospectivos, multicriterios entre otros se han considerado. Los cuales exigen profundizar los distintos conocimientos que amalgaman las tantas interacciones que se consiguen en el devenir agroecológico.

6) La agroecología no propugna enfoques de trabajos rígidos, inflexibles y que no tomen en cuenta las corresponsabilidades que emergen en la dinámica de las comunidades y comunas. Para ello es necesario ocupar más tiempo en la interpretación y sistematización del dialogo de saberes y los distintos condicionamientos que se dan en dicha correponsabilidad.

7) Es evidente que la postura de la agroecología no es ni será de vocación extractivista. Por lo tanto la relación con la economía de la naturaleza también es diferente. Es la agroecología creadora de riquezas, de producción y de equilibrio. Otras tantas actividades económicas no lo son. Lo que genera contradicciones entre las dinámicas sociales con la naturaleza, las cuales siempre se han propuesto en cada cultura ser superadas.

8) El centro de la agroecología es la relación entre las interacciones e interrelaciones entre el ambiente y las relaciones sociales. Exige distintas formas de desarrollo local participativo. Lo que naturalmente va a generar procesos en las comunidades productivas y comunas que implican la sustentabilidad del entorno, a través de las formas de manejo de los componentes naturales y en concreto, de las nuevas actividades agrarias.

9) Las eco-tecnologias además de alimentarse de los diálogos de saberes ancestrales, también capturan conocimientos de las más avanzadas técnicas de prospección y teledetección, lo que enriquece y profundiza las condiciones conceptuales y metodológicas que exigen tiempo para la formación y la aplicación de los tantos conocimientos que se exigen interactuar-se en el proceso de transición al modelo económico eco-socialista.

10) La agroecología se valora como una justa, oportuna y desafiante herramienta de la transformación social y de los distintos ordenes que la sociedades revolucionarias están demandando. De allí la importancia que el Gobierno Venezolano le esta dando a ella para su propio desarrollo, componente de motivación social para continuar progresando en la misma agroecología en si y en los tantos desafíos que recogemos en el objetivo V anunciado anteriormente.

Debemos destacar que en el IIPSP13-19 presenta el siguiente potencial agro-productivo: 2% del territorio nacional sin limitaciones de clima, drenaje o de condiciones topográficas desfavorables. También se ha concluido que si aplicáramos masivamente las tecnologías(extractivistas y contaminantes) pudiéramos alcanzar cifras potenciales de un 4% que pudieran ser usadas en una amplia gama de usos agrícolas(numerosos cultivos alimenticios, pastizales o forestales). Otro 14% de tierra es para un limitado número de cultivos(alimenticios, pastos, o forestales que resisten bajos niveles de fertilidad, sequía o exceso de humedad), un 30% para cultivos, pastizales o forestales de gran resistencia a fuertes limitantes como muy baja fertilidad, fuertes sequías o inundaciones, y el restante territorio quedaría para coberturas naturales como bosques o sabanas con fines conservacionistas, productores, o prestadores de servicios ambientales como la producción de agua y de biodiversidad. Recordemos el Gobierno Venezolano reconoce las dispersas y serias afectaciones de suelo que estamos padeciendo y que se deben trabajar-se agroecológicamente para tratar de ser recuperadas. Aproximadamente un 20%(184.652,00 Kms²) de suelos se encuentran afectados, cifra hacer verificable por nuestro Satélite Miranda.

Se entiende que en el territorio venezolano, al menos el 70% del potencial de las tierras productivas, por su condición natural, necesariamente demandan zonificarse, clasificarse y manejarse con la visión u enfoque agroecológico. Afirmamos tal aseveración, por cuanto el recurso suelo, agua y biodiversidad definitivamente requieren de un manejo y gestión para su preservación, no de su destrucción. Ello estaría determinando el VERDADERO USO DEL SUELO y sus actividades agropecuarias y de servicios ambientales. En otras palabras es entender el NO DARLE EL USO EQUIVOCADO AL SUELO. Con ello le estaremos proporcionando el uso racional de nuestras eco-bases materiales para el despliegue del V objetivo histórico que anunciamos inicialmente.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Compartir

Educación Ambiental. Reflexiones sobre el 05 de Junio: Día Mundial del Ambiente. 2012

Compartir

Camacho-Acosta, Carlos R.

Prof. Titular de la FHE-ULA. Mérida

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Quién da origen de esta fecha y cuál fue su objetivo? ¿Quiénes son los responsables del deterioro ambiental en el contexto mundial? ¿Qué ha sucedió desde su origen hasta la presente fecha? ¿Deberíamos romper con los esquemas impuestos y crear los nuestros?

La Organización de la Naciones Unidas (ONU), en Resolución 2994, del  15 de diciembre del año 1972, eligió el 5 de junio, porque fue la fecha de inauguración de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre El Medio Humano, efectuada en Estocolmo-Suecia. Su objetivo fue buscar estrategias que permitieran un mayor equilibrio entre el desarrollo tecnológico y el medio ambiente. Así, se estableció el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), responsable de generar acciones educativas para todas las naciones.

Sin embargo, el desarrollo tecnológico ha seguido avanzado para bien y para mal, porque si bien es cierto que se han conquistado medidas que minimizan la contaminación, esta última es avasallante y nos está generando problemas imponderables en el ambiente, tales como el aumento de temperatura por emisiones de gases en las industrias (efecto invernadero) y sus consecuencias, entre las que destacan: derretimiento de las masas de hielo en los polos; aumento del nivel del mar; salinización de los suelos en las costas marinas, lo que hace improductivo los suelos para la agricultura, menos alimentos, aumento de la desnutrición, individuos poco productivos y muertos por inanición, esta es la cadena natural lógica.

Las consecuencias más trágicas son las que se generan producto de las guerras, tales como la invasión a Irak y la destrucción de los pozos petroleros en Kuwait (aumento de temperatura global), consecuencias que hoy día todavía estamos sufriendo. El derrame de petróleo en el mar por las trasnacionales (BP; Shell; Mobil y otras), destruyendo el fitoplancton y su respectiva cadena alimenticia, generando mortandad de individuos marinos y mermando el consumo de los mismos por parte de los seres humanos. Afectando, el fitoplancton, organismo responsable de realizar la fotosíntesis, en consecuencia es consumidor de dióxido de carbono, productor de alimentos y liberador de oxígeno al planeta tierra; son responsables de mantener la vida y, la tecnología poco puede con estas catástrofes.

El problema de la sustentabilidad es tan serio que no se puede dejar en mano de la tecnología y menos en manos del sistema capitalista. La Economía capitalista ha evidenciado su crisis y se encuentra al borde del precipicio, con sus acciones se lleva a la población humana (uso de maquilas y sustancias agroquímicas), a la biodiversidad (cacería de elefantes y búfalos por la monarquía española) y a los suelos (extracción de minerales preciosos) por delante, desmejorando la calidad de vida del ser humano. Aunado a esto, el poder mediático está al servicio del poder económico y nos induce cada día más hacia el consumismo irracional, generando desperdicios que se han constituido en un alto problema ambiental, tal es el caso de los envases de plástico PET (Polietileno tereftalato) y sus consecuencias en la salud humana con la producción de dioxinas, sustancias promotoras del cáncer humano.

Han trascurrido 40 años de aquel entonces y ¿qué ha sucedido? Pareciera que la situación ambiental ha empeorado, deberíamos romper con estos esquemas y promover un consumismo racional y proponer una nueva estrategia educativa dirigida a enfrentar el sector económico y mediático, con énfasis en un mejor conocimiento ambiental, el cambio de conducta y actitud favorable al ambiente. Deberíamos crear el “Día venezolano del Ambiente” y promover actividades de difusión con ONG ambientalistas y con los centros de ciencia, tecnología y educación ambiental dependientes del Ministerio del Poder Popular para la Educación. Plantar árboles con responsabilidad en la cercanía de nuestros planteles o del entorno habitacional; promover el consumo de nuestras frutas en detrimento de las bebidas gaseosas las cuales son endulzadas con aspartemo (a) -dulce veneno-, promotor de la osteoporosis, células cancerígenas en el humano y niños diabéticos; condenar el consumo de drogas en USA, promotor de una economía ilícita, de violencia social e interterritorial y que no es sancionada por la OEA; por la ONU, ni por institución internacional alguna.

¿Hasta cuando la doble moral? ¿Quién reflexiona sobre los males de nuestro planeta? O es que debemos  morir al servicio del Imperio o renacer para vivir con respeto y apego a la madre tierra (Morales, E.04/05/12). ¿Qué nos espera para la Cumbre de Río de Janeiro 2012? Mas consumo, mas basura, mas mentiras, menos responsabilidades. Reflexionemos

Compartir

Excelente impulso a la Agroecología .¿Agroisleña expropiación ambiental? Por Miguel Núñez.

Compartir

Se profundiza el proceso revolucionario agrario al conocerse la trascendental decisión por parte del Presidente Chávez de la expropiación de Agroisleña (filial Monsanto) y Agroflora empresa transnacional, las cuales por décadas venían operando en el país. 

Agroisleña, durante 53 años, es la mayor distribuidora de insumos para el sector agropecuario. Es una empresa de carácter oligopólico haciendo diversas trampas e ilícitos financieros en detrimento de los pequeños y medianos productores. Sus insumos son adquiridos a dólar preferencial. En su aplicación, terminan cobrando elevados costos por servicios de asistencia técnica, servicios de cosecha y almacenaje de productos agrícolas promoviendo la dependencia financiera y tecnológica de los pequeños productores hacia un modelo tecnológico agrícola del alto usos de insecticidas. Además con el apoyo del Banco de Venezuela, quienes les presta dinero a ellos al 8%. Actúan como banca de segundo grado e intermedia otorgándoles créditos a los pequeños productores con una tasa del 13%. Además de obtener esta ganancia del 5% en los distintos insumos que distribuyen, llegan aumentar su especulación hasta el 250% del precio sugerido. Aumentos que sus ejecutivos justifican para sobornar y corromper funcionarios en cargos públicos, quienes mantienen en jaque a los productores imponiéndoles y chantajeándolos con los créditos y su sujeción al uso de los agroquímicos.

Nos preguntamos se dan o no razones para su expropiación frente a la corrupción des-generada; la inexistente pertinencia social y desmedida dependencia tecnológica que promueve dicha transnacional?. Esta actividad usurera se une a la extractivista de recursos naturales, la cual también nos genera pérdidas. Nos referimos a las externalidades ambientales (costos) que directa e indirectamente les han ocasionado a la agricultura nacional. Por ejemplo: en le 2008, investigación realizada por el Idecyt-UNESR en Mucuhies, Municipio Rangel, Edo. Mérida, arroja una perdida de suelo, por el orden de 15.8 toneladas/hectáreas/año. Lo que representa un costo de $117000/año. Perdida en deslave del suelo y biodiversidad. No se incorporan los costos en contaminación, deterioro de cuencas y corrientes de aguas que desembocan en el Lago de Maracaibo, incidiendo en el despliegue de la Lenna. Tampoco nos hemos preocupado en valorar las distintas interacciones (aire, agua, suelo) que tienden a aumentar los efectos tóxicos de los fertilizantes y organoclorados con sus principios activos. Alimentos altamente contaminados, consumidos por la población, independientemente de sus condiciones fisiológicas (niños, mujeres embarazadas, tercera edad) y de las variables conductuales, genéticas, físicas y patológicas que se han demostrado, emergen por uso o contacto con los agrotóxicos. Por otra parte, además de las pérdidas incuantificables en biodiversidad, el 34% de la producción de gases de efectos invernaderos (GEI) provienen del uso de los agroquímicos en la agricultura. De la contaminación del suelo, se estima en 8,5 a 16,5 mil millones de toneladas de CO2 equivalente (entre 17 y 32 % de todas las emisiones de GEI producidas por el ser humano).

Ante la realidad precedida y tangible en los campos venezolanos, Agroisleña, simbólicamente, debiese expropiarse ambientalmente, exigiéndoles una indemnización por los impactos negativos para el ambiente y salud, los cuales directa e indirectamente ha venido generando. No obstante en el proceso de expropiación iniciado y que debe ser lo más rápido posible por cuanto ya están movilizando sus insumos e implementos agrícolas a otras empresas, deben calcularse los activos y pasivos laborales y sociales, particular atención debe dársele a los pasivos ambientales. 

En el decreto de expropiación, solicitamos se incluya un considerando, donde la transformación de la empresa en mención; convenga a un proceso de “adecuación o conversión ambiental u agroecológica”. No se piense y bien puedan ESPECULAR que se regalarán agrotóxicos socialistas o podrán adquirirlos a bajos precios. Se trata también de ir en paralelo y promover una Ley de Transición Total de todos nuestros sistemas productivos hacia la agroecología sustentable, como esta establecido en nuestra Constitución Bolivariana. Ello también estaría, consustanciados con los irreversibles avances que la agroecología ha logrado en Venezuela. A saber: se han redactado 9 leyes que nos dan el derecho al acceso a los alimentos y están orientadas a la producción sana de alimentos; se han otorgado créditos para la producción agroecológica; se han establecido más de 40 laboratorios para la elaboración de bio-insumos; varias universidades han graduado profesionales agroecólogos; se dan diplomados en agroecología; tenemos el Programa Todas Las Manos a la Siembra, sustentados en dos resoluciones educativas que promueven y obligan a incorporar contenidos de la ciencia agroecológica en todo el sistema educativo desde la primaria, secundaria y universidades. También nos complace tener promotores de las Escuelas Campesinas de Formación de Promotores Agroecológicos. 

Es necesario dejar explicito que no existe en los anales históricos de los movimientos sociales del mundo y en otros tantos procesos revolucionarios en donde se allá tomado una ESPERADA Y TRASCENDENTAL decisión de expropiar a una transnacional en tal contexto. A los revolucionarios comprometidos de verdad y consecuentes con esta realidad, debe ser motivo de estimulo y confianza, el seguir avanzando por la consolidación de la agroecología en Venezuela. Ello sería el definitivo y fiel cumplimiento de la tres r: de revisión, rectificación, reimpulso en los procesos productivos impuestos, los cuales, desde hace 53 años exigen los cambios como los que irreversiblemente se avizoran vienen en camino.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Compartir

Página 7 de 7