[SERVICIOS] Mérida: ¿crisis eléctrica o problema cotidiano?

Históricamente la región occidental del país padece los efectos de las fallas eléctricas con mucha más fuerza que otras latitudes del territorio nacional. El pueblo merideño y andino en general testifica que los cortes eléctricos que padecen superan en ocasiones las 9 horas diarias, y en su mayoría no obedecen a programaciones previamente comunicadas, ni vienen acompañados de explicaciones oficiales.

Ante este panorama vale la pena preguntarse, ¿Cuál es el motivo de la crisis eléctrica la región?

La realidad es que, aunque es un problema históricamente recurrente, es poca y confusa la información que se maneja al respecto de las causas que le preceden y las posibles soluciones.

El sistema eléctrico nacional

3 eslabones de infraestructura de propiedad estatal son los destinados a atender la demanda eléctrica nacional: generación, transmisión y distribución. A su vez la totalidad del sistema es controlada por un sofisticado software automatizado, encargado de medir las oscilaciones en la carga y tomar medidas para prevenir posibles daños de gravedad.

El 62% de la generación eléctrica está centralizada en los embalses de la región Guayana. El porcentaje restante, en hidroeléctricas y termoeléctricas desplegadas a lo largo del territorio nacional.

Según CORPOELEC la capacidad instalada de generación del sistema asciende a 24.000 mega vatios. Lo que no se sabe con certeza (porque no hay información oficial al respecto) es cuántas estructuras del parque eléctrico nacional se encuentran operativas y en funcionamiento, y tampoco la cantidad de megavatios necesarios para satisfacer la demanda residencial e industrial a nivel nacional.

Ricardo Cadenas gerente de Corpoelec en el estado Mérida, aseguró en declaraciones emitidas el 20 de febrero del año 2020, que la demanda era de 1400 mega vatios en la región, pero que en el momento solo se estaban generando cerca de 300 mega vatios, lo que obligaba a depender principalmente del sistema interconectado nacional.

Las posibles causas del problema

El sistema eléctrico nacional está concebido en su fase de transmisión (cables de alta tensión encargados de transportar la carga eléctrica a lo largo del territorio) como una especie de arco con ramificaciones en el que los estados del occidente del país ocupan el último lugar. Cuando se presenta una sobrecarga en algún punto, el sistema automatizado de control y seguimiento desconecta ciertas partes de la instalación para proteger al resto.

Si la generación local, concentrada principalmente en plantas termoeléctricas dedicadas a atender territorios bien delimitados, no es suficiente para atender la demanda de la región, automáticamente esta padece una desconexión imprevista del sistema.

Las consecuencias

No es un secreto cuál es el panorama que cíclicamente viven las comunidades merideñas. Cortes prolongados del servicio eléctrico impiden el desenvolvimiento óptimo de las actividades cotidianas, las fallas en telecomunicaciones se suman casi automáticamente y las oscilaciones eléctricas frecuentemente generan daños en transformadores, dificultan el bombeo de agua en algunas comunidades y deterioran equipos de uso público y personal.

Las explicaciones

Ante la falta de datos de carácter sistemático de la situación, es posible recurrir a un breve barrido a propósito de las declaraciones emitidas por los organismos competentes en el último tiempo:

2020

  • En abril del año 2020 el gerente de CORPOELEC para el estado Mérida, Ricardo Cadenas, declaró que la crisis presentada en ese momento se debía a la insuficiente capacidad de la planta termoeléctrica Don Luis Zambrano para abastecer a la región, debido a una falla grave en una de las dos turbinas y la consecuente dependencia del sistema interconectado nacional, copado también en su capacidad de generación.

“Nosotros tratamos de cumplir con los bloques de administración de cargas, pero cuando hay una perturbación en el sistema eléctrico, una variación, una caída del sistema, automáticamente no podemos acatar el cumplimiento de la administración de cargas”

  • En mayo de ese mismo año, Jehyson Guzmán denunció hechos de sabotaje contra el sistema eléctrico, a propósito de la muerte de una persona que supuestamente se encontraba cortando un árbol y manipuló líneas de alta tensión.
  • Meses más tarde, en septiembre de 2020, en el marco del foro online “Servicio eléctrico y los nuevos métodos de generación de fuentes de energía” planteaba:

“Somos víctimas del bloqueo y del sabotaje, pero también nosotros avancemos en esa alternativa de generación de construcción de paneles solares; sin duda alguna es hacia allá donde tenemos que voltear nuestra mirada”.

2021

  • El 3 de febrero de 2021, nuevamente Jehyson Guzmán declaraba que: “a pesar de la disminución de los embalses, el servicio eléctrico en la región merideña mejoró en comparación a enero 2020, en los 41 circuitos del estado Mérida el Programa de Administración de Carga (PAC) estuvo en un promedio de 2.80 horas, mientras que los 07 priorizados no mostraron ninguna alteración.”
  • Luego, el 27 de febrero de 2021 agregaba: “Es notorio que antes pasábamos hasta 12 horas sin servicio eléctrico. Se ha ido incrementando la calidad del servicio. No está al 100 por ciento, pero cosas como esas que están haciendo son positivas. Hay situaciones que son producto de la temporada de sequía, que necesariamente van a llevar a la disminución del servicio. No está lloviendo en las cabeceras de los ríos, muy poco”

2022

  • Más recientemente, el 24 de abril de 2022, en el evento oficial de prensa de presentación “señorita asodegaa” emitió varias declaraciones a propósito del impulso de las exportaciones de producción local, de la complicada emergencia por las lluvias en el estado, la instalación de una Planta de Cemento y Asfalto en Alberto Adriani, y sobre el reciente recrudecimiento de la crisis eléctrica en la región.
  • El gobernador merideño comunicó que la situación del suministro de energía en la región es compleja, y por tanto se requerirían al menos 16 meses para reestablecer el sistema:

«Cada mes irá mejorando el servicio hasta que se restablezca por completo (…) Se han establecido tres proyectos de recuperación de la Termoeléctrica y un proyecto de ingeniería militar para recuperar el nivel de los embalses»

Anunció durante el mismo evento el avance de estudios de radiación en la zona “El Anís”, donde se pretendería ejecutar un proyecto que apuesta por “Un modelo de energía alterna”, con la instalación de un parque de energía solar destinado a abastecer de electricidad una parte de las comunidades andinas.

No existe hasta el momento mayor precisión sobre las características técnicas de la obra ni la capacidad de generación en contraste con la demanda de consumo del pueblo merideño.

A propósito de la realidad que afecta la cotidianidad del pueblo merideño, se vuelve cada vez más urgente dar respuesta a la crisis sistemática y a las preguntas sobre la situación eléctrica en la región, que siguen quedando abiertas y ocasionan un grave malestar en la población.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.